Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La demanda de tratamientos estéticos se dispara y anima a abrir nuevas clínicas en la ciudad

Algunos centros se mudan a sedes con más espacio para atender a más clientes | Lo más pedido por los hombres: injertos de pelo

Clinica estética para mujeres que abrirá en Plaza de Compostela tras quedársele pequeño su centro de Príncipe. Alba Villar

Solo hay que darse un paseo por la ciudad, especialmente por el centro, para percatarse de que se está viviendo una auténtica eclosión de la medicina estética y la cirugía plástica. Porque en los últimos meses han abierto una buena cantidad de nuevas clínicas de esta especialidad y otras abrirán en los próximos meses. En algunos casos, como Femme, centro integral de medicina estética dirigido a la mujer, lleva años funcionando en Príncipe, pero próximamente se trasladará a una sede considerablemente más grande en plena Plaza de Compostela porque la actual se le queda pequeña ante el considerable aumento de la demanda que están viviendo en los últimos tiempos. “Necesitamos más espacio, por eso nos trasladamos. Para atender a todas nuestras clientas, era necesaria una ampliación”, explican a FARO desde la clínica. Los tratamientos antienvejecimiento son los que más realizan y prometen una mejora “global”, es decir, no solo el rostro, sino también el cuerpo, las manos o el propio cabello.

La alta demanda que vive esta clínica concreta es generalizada en la mayoría de centros estéticos y de cirugía plástica de Vigo. Aunque algunos cierran por vacaciones en agosto, el interés de los vigueses por este tipo de tratamientos ha sido una constante en los últimos meses. Mercedes Izquierdo, de la clínica Novoa, explica que a nivel de tratamientos estéticos lo que más se está haciendo son rellenos con ácido hialurónico o bótox. Yen cuanto a cirugía plástica, lo más demandado son operaciones de aumento de pecho y liposucciones. El perfil de cliente de este centro de estética y cirugía plástica, uno de los de más actividad de la ciudad, es el de una mujer de más de cuarenta años.

Pero también atienden a jóvenes, que solicitan sobre todo rellenos en los labios. ¿Y los hombres? Pues lo que más están reclamando a nivel estético son injertos capilares, pero también otros tipos de tratamientos que buscan aumentar su “masculinización”, especialmente con retoques faciales y otro tipo de intervenciones. También hay chavales que por su cumpleaños piden a los padres que les regalen una operación estética, ya sea de mama, una rinoplastia o cualquier otro tratamiento o cirugía que consideran en muchos casos “imprescindible” y que suele ser para parecerse a la influencer o artista de moda, en un fenómeno en el que las redes sociales juegan un papel fundamental.

Para algunas intervenciones de cirugía plástica y y de medicina estática, hay clínicas que incluso tienen lista de espera por el elevado volumen de peticiones que están teniendo. Por ejemplo, en cuanto a retoques faciales o intervenciones quirúrgicas como la rinoplastia, que es otra de las más demandadas.

Estamos por tanto ante un modelo de negocio en el que todavía hay más nichode mercado que está por cubrir y por eso cada vez están abriendo más clínicas. Es más, Ribera Povisa por ejemplo abrió recientemente en sus instalaciones de la Clínica Colón 28 una unidad de medicina estética (ya tenía servicio de cirugía plástica), para tratamientos no quirúrgicos como ácido hialurónico, hilos tensores, punta de diamante, mesoterapia, bótox… entre muchos otros, y para los que se incorpora la aparatología y los tratamientos farmacológicos más avanzados.

Uno de los últimos estudios socioeconómicos de la Sociedad Española de Medicina Estética (SEME) refleja varias tendencias actuales en el mercado: la búsqueda de una belleza natural y discreta, para lograr un apariencia de calidad de vida natural; la entrada de un nuevo perfil, por debajo de los 26 años, influenciado por el impacto de las redes sociales; y el aumento constante de hombres como usuarios de medicina estética. Además, dicho estudio desvela que el 35,9% de la población española utiliza estos servicios médicos.

Los más jóvenes acuden a los retoques estéticos para ganar autoestima y mostrar la mejor versión de sí mismos mientras que los usuarios más mayores lo hacen para reducir los signos del envejecimiento, explica el análisis de la SEME, el cual apunta que una de cada dos mujeres y uno de cada cinco hombres son usuarios de tratamiento estéticos.

Compartir el artículo

stats