Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Wöyza se reivindica como reina del hip-hop gallego

La cantante viguesa removió Castrelos con su música urbana

12

Wöyza despliega todo su potencial en Castrelos Pablo Hernández

Diez años han tenido que pasar para que la precursora del hip-hop en Galicia, Wöyza, se volviese a subir al escenario del auditorio del Parque de Castrelos. Una década desde la última vez y dos años de ansias de resarcirse: fue programada en 2020 y 2021, pero la pandemia forzó la cancelación de ambos eventos. Es por esto que las ganas de la cantante moañesa –viguesa de adopción– y su banda, The Galician Messengers, eran palpables desde cualquier ubicación del auditorio.

Su penetrante y nítida voz de cantante de soul genuina hizo vibrar, desde el primer minuto, a las decenas de miles de personas que llevaban esperándola desde primeras horas de la tarde. Una banda amplia, sólida y con horas de ensayo a sus espaldas le dio el soporte armónico y rítmico ideal para que Wöyza desplegase todo su potencial. Ayer reconocía a FARO algo de “presión” por tocar frente a sus vecinos, pero esos nervios se esfumaron y se cristalizaron en uno de los mejores conciertos del verano en Castrelos. Además, con música del país.

Wöyza y su banda, bailarina incluida, arrancaron su actuación con una versión musicada del famoso poema de Curros Eníquez, Unha noite na eira do trigo, que arrancó los primeros aplausos de una noche calurosa de temperatura y de ánimos. "É emocionante estar hoxe aquí. Imos poñer o mellor de nós. Queremos que vós nos collades nos vosos brazos", gritó ante el abarrotado auditorio de Castrelos.

En la tercera canción, Sofía Trigo -ese es su nombre real- cedió el paso a High Paw que, con el bajo en las manos, deleitó a las decenas de miles de personas que la escuchaban con sus líricas sobre ritmos jamaicanos.

Wöyza volvió veinte años atrás. Recordó sus primeros versos escritos en su piso del número 113 de la calle camelias: "Hoy me siento orgullosa de representar a todos los barrios de mi ciudad. Después de estar trabajando dos décadas en mi ciudad, nos subimos aquí".

Otra de las canciones que más llegaron al público fue Cómo sería , el último trabajo de Wöyza con el veterano del rap español, Nach. En su actuación también hubo un sentido homenaje a una de las figuras vanguardistas de la escena viguesa: SLY, que falleció a comienzos de este año de forma repentina a los 42 años.

La canción que escogió Wöyza para cerrar su concierto fue Campo estrelado arrancando un coro entonado entre los seguidores más fieles: "E, chorei, chorei, chorei, chorei, chorei. E fiquei sen palabras".

Compartir el artículo

stats