Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo encabeza la construcción de piscinas privadas en Galicia: “Estamos desbordados”

Según los datos de Hacienda, la ciudad cuenta con 2.568 registros, seguida de lejos por Nigrán y Oleiros | Las listas de espera en el sector se prolongan hasta noviembre

Operarios trabajan en el acabado de una piscina en la comarca. Alba Villar

Con la llegada de las temperaturas más altas del verano, se vuelve a repetir la misma historia. Los teléfonos de las empresas que se dedican a la construcción de piscinas no paran de sonar: “Estamos desbordados de trabajo. Mucha gente tiene la misma idea en cuanto llegan las primeras olas de calor, pero entre hacer servicios de mantenimiento y la agenda colapsada que tenemos es imposible atender estas peticiones de última hora”, explican trabajadores de Iraqua, una de las empresas con mayor cuota de mercado de la comarca.

Los datos que maneja el Catastro y el Ministerio de Hacienda acreditan el colapso de demanda en el sector. Y es que la ciudad de Vigo lidera el inusual ránking de concellos con más piscinas construidas en su territorio. Concretamente, son 2.568 las licencias activas para la creación de zonas de baño en terrenos privados. Unas 2.475 al aire libre y alrededor de 93 cubiertas. De lejos la siguen municipios como el vecino Nigrán o Oleiros, con más de un millar cada uno.

Zonas con mayores rentas

Las empresas especializadas consultadas por este periódico coinciden en señalar cuatro de los barrios y parroquias de Vigo donde se concentra la mayor parte de sus clientes antiguos y nuevos: Alcabre, Coruxo, Bouzas y las zonas de nuevos chalets de Navia. A excepción de O Castro y el centro de la ciudad por una razón evidente de espacio físico, el resto coinciden con los distritos que reportan las mayores rentas de la ciudad. Aunque las condiciones materiales de los ciudadanos son el principal factor en la distribución de piscinas por la ciudad, también hay personas que encargan construir la suya sobre todo en zonas rurales con espacio. “Realmente, una piscina básica te puede costar alrededor de 15.000 euros. Si lo comparas con un coche, es bastante asumible. Aunque no todo el mundo puede permitírselo, la complicación también está en tener o no el terreno”, matizan desde Iraqua. “Lógicamente, hay gente con mucho dinero que no escatima en gastos y se podría construir una piscina por cien mil euros”, añaden.

De hecho, lo más caro no es la base de la piscina en sí, sino estos “extras”. Es decir, cubiertas altas para poder bañarse en invierno; climatizaciones; depuradoras de diferentes calidades; creaciones de zonas de playa artificial o tumbonas; revestimientos de calidades altas; zonas de spa conectadas; altavoces; o piscinas anexas para niños son algunos de los más habituales.

Medio año de espera

A pesar que de que el tiempo medio de construcción de una piscina se encuentra en alrededor de un mes, las empresas del sector reportan una marea de solicitudes que colapsa sus capacidades de oferta. De hecho, en la mayoría de empresas, las piscinas que se están construyendo hoy en día han sido presupuestadas y contratadas en el mes de noviembre del año pasado. “Todos los años pasa lo mismo. Llega el comienzo de la primavera y a los potenciales clientes se les viene a la cabeza la idea”, explican fuentes del sector. El problema es que con la llegada de ese buen tiempo también aumentan las averías y las peticiones de asistencia en mantenimiento, lo que imposibilita la creación de un gran número de nuevas infraestructuras.

Los últimos coletazos del furor de la pandemia

Uno de los sectores económicos a los que benefició, relativamente, la llegada de la pandemia de coronavirus y las restricciones sociales derivadas fue el de la construcción de piscinas.

Desde la primavera de 2020 hasta el verano pasado, las peticiones de presupuestos fueron creciendo de forma exponencial.

Aunque en el sector reconocen que aquel “furor” ha ido a menos, debido a las agendas que manejan, todavía hoy están viviendo de los últimos coletazos de la pandemia.

En estos más de dos años también ha habido curiosos y curiosas que se acercaban a estas empresas sin conocer muy bien los precios reales de la construcción de una piscina.

“Aunque es cierto que los proyectos más sencillos son asequibles al bolsillo medio, si tienes ya una casa con terreno claro, también hay gente que se asusta cuando les das el presupuesto de la piscina que imaginaban”, rematan desde Inaqua.

  • Desde 15.000 hasta más de 100.000 euros

    Desde el sector explican que el precio mínimo para construir una piscina ronda los 15.000 euros de media y hasta los 100.000 con extras.

  • La pandemia disparó la demanda en la comarca

    El sector de la contrucción y mantenimiento de piscinas fue uno de los que notó un gran crecimiento con la llegada de la pandemia.

  • Concentración en zonas de rentas altas

    Los barrios de la ciudad donde más construcciones se registran coinciden con los que reportan las rentas anuales más altas.

Compartir el artículo

stats