Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El bum de las piscinas aún rebosa

En Galicia ya hay tantas como habitantes en Vilagarcía | Las listas de espera para obras llegan a 2023

Una vecina de Pontevedra limpia una piscina particular. | // RAFA VÁZQUEZ

El aumento de la demanda de piscinas particulares que trajo el período de confinamiento en la pandemia –y el cierre de instalaciones municipales como medida de seguridad– aún no ha cesado. Empresas del sector consultadas confirman que este verano prosiguen con un aumento de un 20% de trabajo en piscinas de obra o de poliéster, que se extiende hasta octubre. La lista de encargos llega a 2023. Eso sí, creen que ya han tocado techo. Y los últimos datos facilitados por el Catastro Inmobiliario –registro dependiente del Ministerio de Hacienda– confirman esa tendencia: en Galicia ya hay un total de 38.446 piscinas descubiertas. Es decir, ya se registran tantas piscinas declaradas como habitantes tiene una villa mediana gallega: son casi como la población de Narón o mil más que residentes se registran hoy en Vilagarcía de Arousa o Oleiros. Pero la cifra podría ser infinitamente mayor si a ello se suma la cantidad de piscinas desmontables de lona que sufrieron ‘rotura de stock’ en la primera ola de COVID y que se instalaron en miles de fincas.

“No es el volumen de los años anteriores, pero hasta septiembre y octubre seguiremos con el mismo ritmo de trabajo. No se ve deceleración hasta 2023. La gente se lo está tomando con más calma, pero estamos dando fecha para el año próximo”, explican desde una empresa que trabaja desde Cuntis para toda Galicia. Reflexión similar hacen en otra firma que trabaja desde Vigo. Y en Pontevedra.

Dentro del ranking de piscinas, Pontevedra está a la cabeza con casi 17.000 piscinas descubiertas o, lo que es lo mismo, de particulares. Aplicando la regla de las horas de sol, la provincia de Pontevedra, que disfruta de 2.800 a 3.000 horas de sol al año es la que anota el mayor número. Un estudio reciente de una empresa de venta –idéalo– situaba en Alicante y A Coruña un incremento interanual del 50% en la demanda de piscinas en 2020, seguidas por Madrid, Barcelona y Cádiz con incrementos de entre del 30% respecto 2019. De hecho, la provincia de A Coruña se sitúa ya con casi 12.000 recintos de este tipo instaladas en residencias. La provincia de A Coruña, disfruta de 2.000 a 2.250 horas al año, siguiendo con la comparativa. Muy por detrás estarían Ourense, con 6.394 infraestructuras particulares para el baño exterior y Lugo, con solo 3.204. Las horas de luz y el clima también influyen en la demanda y es habitual establecer un mapa de mayor concentración de piscinas en función de las temperaturas.

En cuanto a las piscinas más demandadas por los pontevedreses, las que más se está solicitando en la actualidad son las prefabricadas y las desmontables (cuyos precios oscilan entre los 1.000 y los 10.000 euros) en función del tamaño de las mismas y de los materiales que las integran. El pedido ‘tipo’ que más se repite es el de personas interesadas en piscinas de poliéster o superpuestas, principalmente de tamaño intermedio de 8x4 metros con forma rectangular, una instalación que podría rondar los 15.000 o 16.000 euros.

Cifras destacadas

En Galicia hay 38.446 piscinas descubiertas y 1.842 piscinas cubiertas (ligadas a centros deportivos y de ocio).

Otras 1.800 de polideportivos

Pontevedra está a la cabeza con 16.949 piscinas, seguida de A Coruña, 11.899; Ourense 6.394 y Lugo, 3.204.

Pontevedra a la cabeza

Como muestra, un botón. Solo en Vigo el listado de empresas que se dedican a la construcción o mantenimiento de piscinas ronda la decena. Las últimas son las llamadas “piscinas ecológicas”, que tienen una apariencia más integrada en el paisaje y en cuyo alrededor suelen utilizarse plantas para purificar el agua.

A la hora de analizar en Galicia la distribución de piscinas por municipios, con datos de 2020, Vigo, con 2.395, se sitúa a la cabeza, con mucha diferencia sobre el resto.

En los momentos de máximo bum, las piscinas se sumaron al catálogo de las plataformas de economía colaborativa, hasta ahora popularizadas por el alquiler entre particulares de habitaciones, viajes en coche o incluso trasteros de intercambio o a precios asequibles. La plataforma Swimmy ofrece la posibilidad de alquilar o disfrutar de una piscina privada por media jornada o días completos a unos precios que rondan los 25 euros por cuatro o cinco personas por hora. En el entorno de Vigo en la actualidad hay unas disponibles para fechas próximas.

Compartir el artículo

stats