Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos de cada diez nuevos alumnos de la UVigo ya son titulados superiores de FP

El porcentaje subió casi 5 puntos en un año | Convalidar asignaturas o no lograr la nota para la carrera, las causas

AULA DEL CICLO SUPERIOR DE FORMACION PROFESIONAL (FP) DE INFORMATICA DEL INSTITUTO IES DE TEIS MARTA G. BREA

El pasado febrero, los rectores de las tres universidades gallegas junto a la Xunta firmaron un acuerdo para facilitar el reconocimiento de materias de los ciclos superiores. ¿El motivo? Impulsar y facilitar el acceso de los alumnos de FP a carreras universitarias. Y es que cada vez son más los estudiantes que tras superar un Ciclo Superior deciden continuar con su formación en la universidad. Concretamente, este presente curso 2021/2022, el 20% de los alumnos de nuevo ingreso en alguno de los grados de la UVigo eran titulados superiores de Formación Profesional, casi cinco puntos más que los datos registrados el curso pasado, tal y como se recoge en las últimas estadísticas publicadas por el Ministerio de Universidades.

“Las mejores notas de mi promoción en la universidad fueron para los que vinimos de FP”

Diego V. Vilar - Ingeniero Informático

decoration

Concretamente, de los 3.393 estudiantes que ingresaron por primera vez en la Universidad viguesa, un total de 574 lo hicieron a través de la FP, al concluir sus estudios superiores, la proporción más alta desde el curso 2016-2017. Atrás queda el estigma hacia la esta educación, considerada como una enseñanza de segundas. “Sí tenía ese prejuicio hacia la FP, como que la cursabas cuando no te llegaba la nota para nada más. Era la segunda opción. Sin embargo, ahora que tengo mi título y voy estudiar una carrera me doy cuenta de lo preparado que voy. Tuve la suerte de aprender durante dos años conocimientos de mi rama, pude hacer prácticas... Entro con un bagaje que no tendrán los que vengan de Bachillerato. La FP suma, está claro”, cuenta Rodrigo Cordero, recién titulado en el CS de Anatomía Patológica y Citodiagnóstico por el CPR Aloya, y que el próximo curso se matriculará en un Grado de Biotecnología.

“Tenía cierto prejuicio hacia la FP pero ahora sé que voy a la carrera mejor preparado”

Rodrigo Cordero - CS Anatomía Patológica y Citodiagnóstico

decoration

Conocedor en primera persona de la preparación de la FP para afrontar una carrera es Diego V. Vilar. Este ourensano se graduó en 2016 en Ingeniería Informática por la UVigo tras cursar el Ciclo Superior de Informática. “Siempre fui un chico de notas normales, un 5, un 6, pero de repente en el ciclo encontré lo que de verdad me gustaba; me di cuenta que era lo mío. Las notas pasaron a ser muy buenas así que me animé con la carrera. Podría pasar de ser técnico informático a un ingeniero o desarrollador, un escalafón más”, explica Vilar.

Como él, muchos de su clase del Ciclo Superior optaron también por ingresar en la Universidad, y los resultados no han podido ser mejores. “Todos terminamos la carrera y las mejores notas de la promoción fueron las nuestras”, explica este joven ourensano.

Convalidaciones

En su caso, como pasa con buena parte de los estudiantes que se matriculan en una titulación de Grado, pudo convalidar un notable número de asignaturas, lo que casi le restó un curso entero. “Entre primero y tercero de carrera me convalidaron un total de 8 asignaturas; es un pasada porque nunca tuve cinco por cuatrimestre como el resto, había alguno que solo tuve tres materias. Eso te da mucho margen para preparar el resto. Esos dos años en FP me dieron la vida en la carrera, por eso, y también por las prácticas, es un plus, claro”, relata Diego V. Villar.

Vocación

Rodrigo Cordero, por la contra, accedió el ciclo de FP por no alcanzar la nota de corte que exigía medicina. Rechazó de plano elegir otra carrera y prefirió formarse en la rama sanitaria con la finalidad de ingresar en una carrera de esta rama. “Yo tenía claro que no iba a estudiar algo por estudiar. Quería ir por Medicina pero al ver que no podía me decanté por el ciclo y sé que cuando terminé las prácticas, ya me ofrecieron un contrato de trabajo, podía aceptarlo y empezar a trabajar, pero siempre tuve claro que quería seguir formándome. El ciclo, entre muchas otras cosas, me sirvió para reafirmar mi vocación”, explica el ya ex alumno del CPR Aloya.

"Antiguos alumnos a contarnos sus experiencias y muchos de ellos decidieron seguir estudiando"

Mencía Caneda - CS Educación Infantil

decoration

Su reflexión coincide al cien por cien con la de Mencía Caneda, también recién titulada de este centro de Formación Profesional vigués. Le gustaba la enseñanza pero prefirió confirmar esta dedicación. “Quería probar, ver si realmente era a lo que me quería dedicar, y después de hacer las prácticas ya tenía completamente claro que la enseñanza en Infantil es mi verdadera vocación”, cuenta esta titulada en el Ciclo Superior de Educación Infantil. Relata también la joven que de su clase, son más los estudiantes que continuarán con esta formación universitaria. “Somos bastantes, sí; además durante el curso han venido antiguos alumnos a contarnos sus experiencias y muchos de ellos decidieron seguir estudiando”, explica Caneda.

“Por el ciclo he podido descubrir cuál era mi verdadera vocación, y es lo que estudiaré”

Laura Goberna - CS de Administración y finanzas

decoration

Alumna también del CPR Aloya es Laura Goberna, titulada en el CS de Administración y finanzas. Conocedora de su gusto por el mundo de la empresa, se aventuró al ciclo para descubrir su vocación. “Quería dedicarme a la empresa pero no sabía que departamento, es un sector muy amplio. En el ciclo los abordamos todos y me di cuenta que lo relacionados con recursos humanos era lo que más me gustaba”, cuenta Goberna, quien el próximo curso estudiará por la UNIR la carrera de Relaciones Laborales. “Con 18 años es complicado tener claro a lo qué dedicarse. Empezar por el ciclo pienso que fue la mejor decisión, tras hacer las prácticas supe lo que quería hacer”, concluye.

Compartir el artículo

stats