Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El crimen de Areal: el ADN del acusado de matar al profesor aparece en los cuchillos usados en el homicidio

Las pruebas se acumulan contra el joven David M.C.: su perfil genético mezclado con el de la víctima está en estas armas y en otros vestigios hallados en el piso

El presunto homicida del profesor de la calle Areal de Vigo. Ricardo Grobas

Las pruebas se acumulan contra David M.C., el joven encarcelado en enero por matar presuntamente al profesor jubilado Benito Torreiro Sío en su piso de la calle Areal de Vigo. En cualquier investigación de homicidio el ADN se constituye como un elemento nuclear para afianzar la acusación contra un sospechoso. Y en este caso la genética ha hablado. Como avanzó FARO, este junio se conocía que los primeros resultados de estos análisis incriminaban y cercaban al investigado. Y según ha podido saber ahora, las pruebas no podrían ser más contundentes, ya que el ADN del supuesto agresor aparece en las consideradas armas del crimen, en los dos cuchillos hallados en la vivienda de la víctima.

Cuando la Policía Nacional entró el 4 de enero en el piso del sexagenario, junto a su cadáver tirado en el salón los agentes se encontraron un sinfín de vestigios –hasta un total de 144– para su posterior análisis de cara a identificar rastros genéticos o huellas dactilares. Pues el ADN de David M.C., mezclado con el de la víctima, está en los dos cuchillos manchados de sangre que había en ese salón: uno de ellos fue hallado sobre la mesa del comedor y el otro estaba roto apareciendo la hoja del mismo en el sofá sobre una toalla con restos de sangre y el mango bajo el mueble del televisor.

Este hallazgo es capital ya que Benito Torreiro sufrió varias cuchilladas, una de ellas en el cuello que le causó la muerte. Otro de los vestigios en los que apareció el rastro genético del supuesto homicida es en un paño de cocina que estaba también en la mesa principal de esa estancia y que contenía una de las siete bolas decorativas de mármol –tres de ellas con manchas de sangre–, alguna o algunas de las cuales se sospecha que también se usaron para dar muerte al docente, ya que, de forma previa a ser acuchillado, recibió un fuerte golpe en la cabeza compatible con haber sido asestado con dichas esferas.

Más evidencias

A la espera de conocer el resultado completo del conjunto de las periciales genéticos y de huellas dactilares que realiza la Policía, el juzgado que lleva el caso tiene también en su poder el informe de geolocalización de los teléfonos móviles de víctima e investigado, que los sitúa juntos y centra el momento del crimen entre las 00.05 horas y las 18.20 horas del 29 de diciembre de 2021, una semana antes del hallazgo del cadáver. Otras pruebas de cargo son el uso que hizo David M.C. de las tarjetas bancarias del fallecido y el hallazgo de una huella ensangrentada que coincide con las zapatillas deportivas que llevaba el joven, una de las cuales tenía un ligero desgaste en la suela que aparece reflejado en esa pegada.

Compartir el artículo

stats