La presidenta del PP en Vigo, Marta Fernández-Tapias, resaltó hoy las inversiones reales de la Xunta en la ciudad frente a las “manipulaciones políticas” que hablan de una “supuesta deuda” del Gobierno gallego con la ciudad, en alusión al alcalde, Abel Caballero, que mantiene que el déficit inversor del Ejecutivo autonómico con los vigueses supera los 2.200 millones de euros.

Al contrario, Fernández-Tapias reivindicó como “determinante” la contribución de la Xunta al desarrollo y la modernización de la que es la mayor urbe gallega, con un papel que resultó clave durante la recesión y la posterior crisis sanitaria para sectores estratégicos de la ciudad como lo son el naval, la automoción o la hostelería y el turismo. En este último caso, con ayudas que superan los 21 millones de euros en Vigo y su área de influencia para “paliar los efectos de la COVID-19 y potenciar su reactivación”.

Considera un “disparate” que no se reconozca el papel del Ejecutivo autonómico como la administración que más ha invertido en la historia de Vigo, para agregar que los 40 millones de euros anunciados este jueves por el presidente Feijóo apuntalan su compromiso de los últimos 13 años. “Con una inversión cercana a los 1.500 millones de euros”, incidió, “Vigo es de largo la ciudad de Galicia que ha recibido mayores recursos y atención por parte del Ejecutivo gallego”. “Vigo hoy tiene mejor sanidad, mejor educación y mejores servicios públicos y sociales gracias a la Xunta”, defendió.

“Una foto electoral”

Para el alcalde, el Consello de la Xunta celebrado en Vigo fue “insignificante”, “irrelevante”: “Han venido a hacerse una foto electoral, pero la ciudad es inteligente y lo sabe”. Caballero volvió a cargar contra los anuncios realizados por Feijóo, muchos de los cuales, asegura, se pagarán con fondos del Gobierno de Pedro Sánchez, y contra proyectos que a su juicio la Xunta no quiere hacer como el instituto de Navia o las pistas de atletismo de Balaídos.

Con respecto al anuncio de viviendas de promoción pública en Navia, lo ha tildado de "patético" porque esas viviendas se construirán "dentro de muchos años" y porque la demanda de vivienda protegida en la ciudad supera con creces a las previstas. Además, ha afirmado que la inversión al respecto es menor que la que se pueda hacer "en cualquier país de Centroáfrica con inmensas dificultades económicas".