Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Test de antígenos gratis y sin cita en las estaciones de tren y en el aeropuerto vigués

Decenas de personas hacen cola ayer a primera hora de la mañana para hacerse una prueba PCR en la explanada del Náutico. Pablo Hernández

La disparada transmisión de la sexta ola en el conjunto de Galicia y especialmente en el área sanitaria de Vigo ha llevado al Sergas a ampliar considerablemente la capacidad diagnóstica con el objetivo de detectar el mayor número posible de casos y también facilitar a la población oportunidades para confirmar si están sanos y poder comer y cenar con sus familias durante estas fechas. Al dispositivo que está funcionando ya desde hace varias semanas en el Náutico, donde se hacen PCR de forma gratuita y sin cita previa a personas asintomáticas, se suman también ahora otros tres nuevos espacios, ubicados concretamente en el aeropuerto de Peinador y en las estaciones de tren de Guixar y Vialia.

A diferencia del Náutico, en estos tres nuevos puntos diagnósticos, formados cada uno de ellos por tres técnicos de laboratorio y un trabajador administrativo, se realizan test de antígenos de saliva en lugar de PCR, teniendo ya el resultado de la prueba en apenas quince minutos. Están abiertos todos los días, sea festivo o no, en horario de mañana y tarde. En principio están pensados obviamente para viajeros que vayan a coger un tren o un avión y que quieran someterse voluntariamente al test antes de embarcar, bien porque le exijan una prueba negativa en el lugar de destino o bien porque quieren confirmar que no están contagiados. Estos nuevos puntos diagnósticos están dirigidos a los viajeros y podrían ayudar a descongestionar el Punto de Atención Móvil (PAM) ubicado en el Náutico, que en los últimos días está completamente colapsado ante el aluvión de personas que están acudiendo para hacerse una PCR antes de la celebración de las reuniones navideñas.

El Sergas habilita otros tres puntos para hacerse pruebas gratis sin cita previa

Ayer desde antes de su apertura, a las 8.30 de la mañana, la cola de personas era ya kilométrica. Entre las personas que formaban esa interminable hilera estaba la joven Lucía Gómez, de 19 años, que llegó en torno a las 8 para hacerse la prueba y estuvo esperando más de siete horas hasta que finalmente le llegó su turno. “Las pruebas las hacen rápido, pero es que la cantidad de gente que hay es tal que por hay este colapso. Parece que se junta aquí toda la ciudadanía de Vigo”, aseguraba Lucía, que acudía a hacerse una PCR para descartar que estuviera contagiada y poder así cenar en Nochebuena con su abuela, de la que tuvo que estar separada durante las fiestas navideñas del año pasado por precaución.

Otra estudiante viguesa que estuvo varias horas en la cola ayer era la Sara Álvarez. Cursa una carrera en Santiago de Compostela y viene a pasar las fiestas con su familia. “En Santiago estoy con mucha gente y necesito asegurarme que no tengo el virus para poder cenar tranquilamente con mis seres queridos. Eso sí, la espera está siendo terrorífica”, indicaba esta joven antes de que le tocase el turno. A la explanada del Náutico también llega gente de otros municipios. Como Manuel Rodríguez, que estaba ayer desde primera hora de la mañana haciendo cola junto a su pareja tras coger el barco desde Cangas. “Vamos a pasar la Nochebuena con mis suegros y no me quiero llevar ningún susto”, afirmaba este joven.

Las esperas eran tales que la gente que estaba en la cola incluso se turnaba para ir a coger cafés a alguno de los bares de la zona para poder aguantar tantas horas.

Respiro en los hospitales

Mientras tanto, aunque los contagios diarios continúan disparados (520 en la última jornada), la buena noticia es que la presión sobre los hospitales se reduce a niveles de hace dos semanas, con 81 pacientes con COVID ingresados.

Compartir el artículo

stats