Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El “banco malo” aun busca comprador para 400 inmuebles en Vigo

La mayor parte de los activos, por los que pide en total más de 20 millones de euros, son terrenos sin urbanizar

Edificio en el casco vello, antes de Aliseda, en proceso de reforma. L. G.

La doble recesión española –se denomina así porque se encadenaron dos periodos consecutivos de caída del PIB, en 2009 y 2011– provocó mucho más que cambios en la economía española; gestó auténticos revolcones en los paradigmas. Uno de ellos es que la banca pasó a convertirse en la primera inmobiliaria del país, con miles y miles de préstamos adjudicados tras el crac financiero y del ladrillo. Un proceso de tan lentísima digestión que hoy, casi diez años después de la creación del banco malo, esta sociedad todavía cuenta en Vigo con cerca de 400 activos disponibles para la venta. Pisos, viviendas unifamiliares, suelos rústicos, garajes, trasteros, naves industriales y hasta hostales.

Todo en búsqueda de comprador a través de cuatro comercializadoras: Altamira Asset Management, Haya Real Estate, Servihabitat y Solvia. El inmueble de mayor precio es una nave industrial en el polígono de O Caramuxo, instalada en una parcela de más de 7.500 metros cuadrados, que se vende por 736.500 euros; el más económico, un trastero de dos metros cuadrados (hay cuatro disponibles) en Príncipe, a cambio de 2.600 euros. En total –y sin contar con los activos que no referencian un precio–, el valor de mercado de este paquete de propiedades supera los 20 millones de euros.

La inmensa mayoría de los activos se venden sin retoques, para su reforma

El banco malo (oficialmente es la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria, Sareb) se convirtió en la alfombra, con dinero público, que empezó a esconder los activos problemáticos de la banca. Nació con una cartera de casi 51.000 millones de euros en ese tipo de préstamos, y 11.343 inmuebles. Entre sus estrategias está la de “convertir” estas deudas en nuevas propiedades; por ejemplo, utilizar un solar urbano o edificio a reformar para desarrollar una promoción nueva y venderla con más facilidad. Es el caso del desarrollo Alur, en la calle Vázquez Varela.

Promoción de Vázquez Varela

Se trata de un edificio promovido por Árqura, la promotora de la propia Sareb y en asociación con Aelca (del fondo de inversión por Värde Partners). El proyecto incluye 33 viviendas, de 1 a 4 dormitorios, que oscilan entre los 213.000 y 487.000 euros. O de la promoción Appia Vigo (Gran Vía, 19), con 17 viviendas; quedan tres disponibles, por entre 326.000 y 333.000 euros. Del edificio Residencial Rosalía de Castro, en la calle homóloga, a Árqura y Aelca solo le queda un local comercial de más de 185 metros cuadrados y 320.000 euros.

En todo caso, la inmensa mayoría de los inmuebles adjudicados en su día por bancos y traspasados a la Sareb no se someten a ninguna operación estética. Como un hostal de dos estrellas y 22 habitaciones en la calle Camilo Veiga, al que Altamira (de DoValue, antes controlada por Banco Santander) busca comprador por 600.000 euros. Necesita una amplia reforma. Diáfanas están doce parcelas que comercializa Solvia en Saiáns, que cuestan en conjunto 457.000 euros, impuestos no incluidos. Frente a la iglesia Santiago de Vigo, la misma inmobiliaria tiene en cartel un bajo comercial de dos plantas por 560.000 euros. Con amplia demanda de vivienda nueva, a causa del plan general municipal, también estas compañías distribuyen promociones completas en calle Colombia (una treintena de plazas de garaje), Antonio Nieto Figueroa o Enrique Lorenzo.

Servihábitat es la inmobiliaria (en el argot financiero se denomina servicer), del fondo LoneStar y CaixaBank, que más activos ofrece a día de hoy en Vigo. Son más de un centenar, con un amplio porfolio de locales comerciales, garajes y algunas viviendas. Haya Inmobiliaria (fondo Cerberus) supera la veintena, por encima de Altamira. Solvia (fondo Intrum) está cerca de los 30 inmuebles.

Claves destacadas

  • Nave en venta / Servihábitat

    El activo más caro

    Es una nave comercial en el polígono de O Caramuño, en una parcela de más de 7.500 metros cuadrados. Se vende por 736.500 euros.

  • Edificio del bajo / Solvia

    Local reformado

    Es otro de los inmuebles de mayor precio: 560.000 euros por un bajo comercial en García Barbón, de dos alturas. Lo comercializa Solvia, antigua servicer de Sabadell y hoy en manos del fondo Intrum.

Compartir el artículo

stats