Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Caballero eleva la presión sobre el AVE de Cerdedo ante la visita hoy de Sánchez

Pasajeros del Alvia Madrid-Vigo en la estación de Urzáiz.

Mientras las dudas sobre la viabilidad del AVE directo entre Vigo y Ourense siguen sin disiparse después de que este periódico las desvelara hace una semana, Abel Caballero mantiene e intensifica su apuesta por el trazado de Cerdedo. El regidor vigués volvía a calificar ayer de “irrenunciable” la línea de 54 kilómetros que uniría la provincia de Pontevedra con Ourense, un trazado que lleva defendiendo 14 años y que asegura que “el PP de Rajoy lo paró en 2014” y que “fue Sánchez quien lo reactivó con el estudio hidrogeológico”.

Se trata de la segunda jornada consecutiva en la que el alcalde hace referencia a esta infraestructura, después de incluirla también en su discurso del Día de la Constitución de Vigo, en el cual la reforma de la Carta Magna y las competencias de las ciudades fueron el papel central del mismo. Lo hace además horas antes de reencontrarse con Pedro Sánchez en la clausura del congreso de los socialistas gallegos en Santiago, donde el secretario general del PSOE intervendrá tras la proclamación de Valentín González Formoso como nuevo líder autonómico.

La segunda visita prevista por parte del jefe del Ejecutivo a Galicia será el próximo 20 de diciembre en el estreno oficial de la línea de Alta Velocidad entre Madrid y Ourense. Si bien en el viaje de prueba del pasado 22 de noviembre fue la ministra de Transportes, la catalana Raquel Sánchez Jiménez, la que acompañó a los presidentes Feijóo y Mañueco en el primer AVE con pasajeros que llegaba a Galicia, está previsto que en el estreno definitivo del trazado desde Pedralba de la Pradería el presidente inaugure una obra prometida y aplazada por sus tres antecesores en sucesivas ocasiones.

De la misma manera ha vuelto a incidir Caballero en la necesidad de la construcción de un túnel para lograr la salida sur de la ciudad hacia Oporto y Lisboa en “un compromiso adquirido en la cumbre de A Guarda de 2020” y que permitirá a Vigo ser el nexo ferroviario de Portugal con el resto de España y Europa.

60 km menos, una hora más

Para reafirmar sus críticas a la situación actual, recordó la diferencia de tiempos que habrá entre las dos primeras ciudades de Galicia respecto de Madrid a partir del día 21 de diciembre. Mientras que los Alvia que salgan de Urzáiz emplearán como mínimo 4 horas y 18 minutos, la combinación de Avant y AVE por la línea “directa” de Santiago se queda en tres horas y media.

Caballero calificaba de “imposible de aceptar” el hecho de que el tren de alta velocidad más rápido desde A Coruña tarde una hora menos que desde Vigo debido al rodeo por Santiago “pese a que la ciudad olívica se encuentre 60 kilómetros más cerca”. Es por ello que vuelve a pedir al Gobierno de España y el Ministerio de Transportes la “máxima premura y garantías políticas” para avanzar en sus fases de ejecución en cuanto se resuelva el estudio hidrogeológico este verano.

Compartir el artículo

stats