Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Navidad en Vigo

“Antes noviembre era un mes malo y ahora estamos a tope”

Ambiente, ayer, en una de las terrazas situadas en el casco vello vigués Pablo Hernández

Hosteleros y comerciantes aplauden la apuesta por la Navidad y el efecto llamada a los turistas de toda España: “Nos da la vida”

Los hoteles lo avisaron con sus reservas desde hace semanas y los restaurantes lo constatan en el día a día. El sábado del encendido “fue fantástico, no dábamos abasto”, decían varios hosteleros ayer domingo a mediodía, aún con la resaca del encendido del sábado, pero viendo que tenían por delante otra jornada espectacular en cuanto a trabajo. El motivo, muchos de los turistas que llegaron para las luces hicieron noche viernes y sábado y prolongaban su estancia en la ciudad hasta después de comer antes de volver a su lugar de origen.

“Esto de las luces nos da la vida. Antes noviembre era un mes malo, pero desde que lo hacen estamos a tope”, explica Gustavo Trezado, gerente del Restaurante O Portón. El restaurador, que más de 33 años en el Casco Vello, mostraba ayer su satisfacción por la afluencia de visitantes, una circunstancia que les lleva a tener todos los viernes y sábado reservados hasta el 20 de diciembre, cuando se van de vacaciones. Incluso han implantado las reservas con dos turnos para poder acoger a más gente. “Ahora jugamos con dos horarios para aumentar la capacidad”, indica.

Gustavo Trezado, gerente del restaurante O Portón. Pablo Hernández

Hostelería y comercio están haciendo su particular agosto en noviembre y tiendas como El Arca de Noé, en pleno corazón de la zona vieja no dudaron en abrir este domingo para aprovechar el tirón de la recién estrenada Navidad. “Nosotros solo abrimos domingos cuando hay cruceros y en circunstancias especiales, cuando se espera mucha presencia de turistas, como es el caso de hoy”, detalla Juan Quintela, responsable de la tienda de moda y complementos. El comerciante muestra su satisfacción por la apuesta viguesa por la Navidad, algo que, asegura, beneficia a toda la ciudad, no solo al centro. “Todo lo que sean actividades que atraigan gente a la ciudad siempre es una buena medida. Se habla de la Navidad en todas partes y y esto le da la vida al barrio y a toda la ciudad”, dice.

Ya lo indicaba el sábado Roberto Giráldez, presidente de Vigo Comercio: “Tras un año y medio apagados, nadie quiere perderse la Navidad de Vigo” . Algo que refrendaba Abel Caballero pronosticando para este año mayor afluencia de turistas que antes de la pandemia.

Eliancel Perozo, encargado de Vigo and Grill Pablo Hernández

Gente de todas partes, sobre todo de España pero también extranjeros quisieron presenciar el encendido y aprovechar para hacer parada y gasto en la hostelería local. “Tenemos gente de muchas zonas de España, muchos de Madrid, pero también tuvimos grupos de Islandia o incluso Irlanda”, explica Eliancel Perozo, encargado de Vigo and Grill, un negocio nacido justo antes de la pandemia y que se vio obligado a cerrar para reabrir este verano con mejores expectativas.

Con algo más de historia en Vigo, en el bar Cosmos ayer tampoco había una mesa libre. “Las Navidades nos salvan el año”, asegura el encargado del local, José Iglesias. Y es que aunque parece que ha pasado mucho tiempo, no hace tanto la hostelería aún estaba restringida en cuando a aforos y eso, lógicamente, reducía ingresos.

José Iglesias, encargado en el Cosmos. P. H.

El hecho de recuperar casi la normalidad en aforos y horarios, unido al efecto de las luces tiene como consecuencia una reactivación económica del sector que los hosteleros agradecen. “Ahora trabajamos todo el mes de diciembre y antes había gente solo la semana del 24 al 31”, explica desde el Cocedero La Piedra Cristian Sobral

Compartir el artículo

stats