Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Odisea en un avión a Vigo desviado a Asturias: "Solo nos dieron agua en toda la noche"

Así fue el giro de un avión que se aproximó a Vigo para acabar en Asturias. R. V. | Imagen: Emilio Formoso

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Así fue el giro de un avión que se aproximó a Vigo para acabar en Asturias. Edgar Melchor

Más de 200 pasajeros de un avión Barcelona-Vigo vivieron en las últimas horas una odisea que solo terminó bien entrada la madrugada. El vuelo, de Vueling, con salida a las 19.30 horas desde la Ciudad Condal tendría que haber aterrizado en suelo vigués sobre las 21.05 h, pero finalmente se desvió a Asturias por "meteorología adversa".

Los problemas ya comenzaron antes incluso de partir desde el aeropuerto Josep Tarradellas-El Prat, cuando la compañía de bajo coste Vueling se vio obligada a encajar a una persona más en la aeronave

Los problemas ya comenzaron antes incluso de partir desde el aeropuerto Josep Tarradellas-El Prat, cuando la compañía de bajo coste Vueling se vio obligada a encajar a una persona más en la aeronave, ya llena, provocando una demora de 20 minutos -se procedió a reorganizar la carga del transporte-, según relata a FARO uno de los usuarios del VY1704, Emilio Formoso, vecino de Baiona.

Cuando este parecía ser el único inconveniente, en lo que iba a ser el final del trayecto, el avión se aproximó a Peinador, pero la "meteorología adversa" frustró el planeo obligando al comandante a dirigirse hacia Oviedo, a tenor de lo trasladado por la propia aerolínea en su cuenta de Twitter. "Nos dijeron que había mucho viento y no podía aterrizar", explica el afectado.

"Nos dijeron que había mucho viento y no podía aterrizar"

decoration

A pesar de disponer de otras tres bases aéreas más próximas a la ciudad olívica -A Coruña, Santiago y Oporto-, la "máxima autoridad en vuelo" tomó la decisión de viajar a más de 260 kilómetros de distancia para tocar tierra.

Vueling ha aclarado en redes sociales que las inclemencias temporales "perjudicaban", así mismo, "a los aeropuertos más cercanos de Vigo".

Una vez en las pistas de Asturias, adonde descendieron a las 21.30 h, nadie les proporcionó a los pasajeros "ningún tipo de información": "Únicamente había personal de Iberia, nos dijeron que teníamos que esperar". La solución de Vueling fue fletar cuatro autobuses, los cuales solo pudieron abandonar el Principado tres horas más tarde, a las 00.30, arribando a Vigo a las 5.05 h de la madrugada: "Ni nos ofrecieron la posibilidad de dormir en un hotel".

Durante todo ese tiempo, los damnificados solo recibieron "una botella de agua presentando el billete": "Nos explicaron que la cafetería no podía servir comida y que no era posible distribuir cáterin", termina Formoso. Amén de ese nuevo contratiempo, los autocares circularon por "carreteras comarcales" y únicamente hicieron parada en una gasolinera -cerrada- de la capital gallega para que los conductores pudieran descansar por ley.

Finalmente, según han denunciado en redes sociales, para más inri, los perjudicados, que cubrieron sus respectivas hojas de reclamaciones, se encontraron a la llegada de Vigo con la falta de taxis para poder llegar a sus destinos y descansar.

Compartir el artículo

stats