Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las playas para perros no frenan los conflictos con los bañistas

Paseo reivindicativo para el esparcimiento de los perros en la playa de Samil. Marta G. Brea

La política de playas para perros, dogfriendly, del Concello de Vigo no frena los conflictos con los bañistas. Así, los desencuentros entre los usuarios de de las playas de A Calzoa y Foz a causa de los canes centran el mayor número de denuncias recibidas por la Policía Local del servicio de playas este verano. Problemas de tráfico por estacionamientos en zonas prohibidas, aparcamiento de autocaravanas y campistas en zonas no permitidas, niños perdidos, exhibicionistas, peleas por las mesas de Samil, hurtos y alguna queja por nudismo conforman los 1.932 servicios prestados por los Policías Locales adscrito al servicio de playas entre el 15 de junio y el 15 de septiembre.

Revisiones habituales y control de perros y propietarios

Pese a las revisiones habituales de los arenales y el control que ejercen los agentes tanto de propietarios como de canes, deben resolver casi una queja diaria contra dueños de canes: perros sueltos fuera de las zonas acotadas o en las rocas; enfrentamientos con usuarios porque los dueños bañan a los animales en las duchas de agua dulce destinadas a los bañistas, protestas porque no limpian ni recogen las deposiciones de los animales...

Ataque a niños

Además, este verano se presentaron varios denuncias contra propietarios de perros peligrosos que arañaron o mordieron a niños en los arenales, pero también contra dueños de canes que atacaron a otros perros, que sufrieron heridas de gravedad. Las discusiones entre bañistas y propietarios de animales se repiten en numerosos arenales , incluidos Samil, Alcabre, O Vao y Teis, y llegan a tal nivel que se requiere la presencia de la Policía Local. En A Calzoa y Foz –donde hay viviendas cerca del mar–, un vecino llegó a pedir auxilio policial porque un perro que estaba en el arenal ladraba de tal forma que le impedía descansar.

Problemas de tráfico en los arenales

Los problemas de tráfico son también habituales en la temporada estival: vehículos mal estacionados que bloquean aparcamientos en los arenales, impiden que los autobuses dejen a los pasajeros en la parada y obstruyen giros al estar estacionados sobre isletas. La presencia de la grúa y de los agentes locales es imprescindible para controlar el tráfico.

"Gorrillas" que intimidan

Vinculados a los conflictos pro encontrar aparcamientos en los arenales, aparecen también numerosas denuncias contra “gorrillas” que llegan a retirar zonas valladas para ampliar los estacionamientos y amenazan e impiden estacionar a quienes no les dan propina.

Autocaravanas

Este verano la masiva afluencia de furgonetas y autocaravanas a los arenales vigueses causaron numerosas denuncias. Varios vehículos con matrícula extranjera desplegaron toldos, mesas y sillas en zonas prohibidas y utilizaban las duchas públicas para su higiene personal; mientras que alguno extendían sus tiendas de campaña en el jardín de Samil. La Policía Local se encargó de la retirada de estos vehículos.

Exhibicionistas

Aunque pocas, también se recogieron denuncias contra exhibicionistas que fueron identificados. Es el caso de un hombre que se masturbaba ente el Museo del Mar y la playa da Vela y otro en Fortiñón. También se denunciaron varios “actos sexuales” que tenían lugar en el monte cerca de los arenales y a varios nudistas fuera de la zona de Fontaíña.

Aforos, venta ambulante y seguridad en las islas Cíes

La veintena de agentes del Servicio de Playas, que incluye la seguridad de las islas Cíes, se ocuparon también del control del uso de mascarillas, del cumplimiento de los aforos en los establecimientos, del control de la venta ambulante, del furtivismo e investigaron los actos vandálicos ocurridos en la zona de Camaleón en Samil.

Servicios humanitarios

Además de la revisión , prácticamente diaria, de todos los arenales, la Policía Local realizó numerosos servicios humanitarios, desde acompañar y localizar a padres o tutores de la veintena de niños perdidos, a la atención de personas que sufrieron problemas de salud, o pérdidas de llaves de coches y objetos.

Compartir el artículo

stats