Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El COVID aleja Madrid y Barcelona: menos buses, aviones y trenes tras año y medio de pandemia

Viajeros esperando las maletas de un vuelo a su llegada a Peinador MARTA G. BREA

Los confinamientos, el toque de queda y las ovaciones de balcón son ya un mal recuerdo asociado a una crisis sanitaria que, aunque muy viva todavía, parece torcer poco a poco el pulso gracias a la campaña de vacunación y las medidas de control.

El bus con Madrid sigue con una frecuencia diaria frente a las cinco de antes de la crisis y el de la Ciudad Condal se mantiene al 25% | El Tren Hotel, todavía sin fecha | Air Europa ofrece cerca de la mitad de servicios que en 2019

Lo que no remite –o si lo hace es a un ritmo muy pausado– son sus efectos sobre uno de los flancos más delicados de la economía de Vigo: la oferta de transporte público con las dos grandes capitales del país, Madrid y Barcelona. Año y medio largo después del primer estado de alarma, las parrillas de vuelos, trenes y autobuses siguen muy mermadas y lejos de las que disfrutaban los viajeros de la ciudad hace apenas dos años.

Quizás el ejemplo más sangrante sea el de los autobuses. A día de hoy Monbus ofrece una sola frecuencia semanal con a Ciudad Condal, los viernes. En 2019 eran cuatro. En el caso del eje de Madrid, Avanza comercializa una frecuencia diaria, lejos de las cinco que –recuerda CC.OO.– ofrecía antes de la crisis. El sindicato apunta que la ciudad llegó a disfrutar de ocho servicios diarios y denuncia lo que entiende como “un incumplimiento de la concesión”.

“La empresa ha eliminado servicios”, censura Domingo Cruces, de la ejecutiva local, antes de recordar que “el 90% de los chóferes están en ERTE”. “En verano hubo días con dos servicios, pero ahora solo hay uno y hay pasajeros que se están quedando en tierra. No es un servicio que se preste solo a Vigo, Pontevedra u Ourense; hay también pueblos intermedios”. Para mostrar su rechazo, los trabajadores tienen convocadas concentraciones en la estación los días 24, 25 y 26 de septiembre.

En su web, Avanza tenía ayer cargada la comercialización de servicios solo hasta la última semana del mes. Desde Monbus apuntan que la actividad “se recupera poco a poco en función de la demanda”, pero recuerdan que “la movilidad de larga distancia es la más afectada”.

Tampoco Renfe ha recuperado toda su oferta con Madrid y la capital catalana. Al menos las directas. Antes de que la operadora ferroviaria reajustase su parrilla por efecto del COVID, Vigo disfrutaba de dos Alvia con Chamartín y un Tren Hotel que cubría el recorrido por las noches. Tras meses con un solo Alvia directo, en junio Vigo recuperó la segunda frecuencia diurna; pero el servicio con literas sigue desaparecido. En una entrevista con FARO, el presidente de Renfe, Isaías Táboas, explicaba en mayo que, con el recorte de tiempos que acompañará a la puesta en marcha del AVE entre Madrid y Galicia, “el Tren Hotel no tiene ninguna necesidad”. Si se incluyen los servicios con transbordo la oferta es algo más amplia, pero exige cambiar de tren en Santiago u Ourense.

  • “En diciembre haremos el Vigo-Madrid en cuatro horas y el próximo verano, en tres y 45 minutos”
    “Hemos creado una gerencia específica en Vigo para desarrollar el negocio del Eje Atlántico pensando en la conexión futura hacia Lisboa. Para nosotros ese corredor es fundamental y lo mejor es empezar a prepararnos”

En el corredor ferroviario con Barcelona la situación es similar: a día de hoy Renfe opera un único Alvia directo los lunes, jueves y sábados y servicios combinados el resto de jornadas; pero sin el Tren Hotel. El sindicato CGT apunta sin embargo otra clave: la reestructuración que la operadora aplicó hace meses hizo que la línea catalana apoye también la ruta con el País Vasco. “Para nosotros es un recorte más de servicios de larga distancia en un tren con una alta ocupación”, censura. A principios de mes el servicio directo con Sants llegó a agotar sus plazas durante más de una semana. Hay alternativas más rápidas, pero todas con transbordo obligado, incluso en Madrid.

La oferta tampoco se ha recuperado al cien por cien en el Tren Celta, la conexión ferroviaria que enlaza Vigo con Oporto. A día de hoy, tras varios cierres de fronteras forzados por la pandemia, Renfe y Comboios (CP) operan una sola frecuencia diaria que ni siquiera permite ir y volver en el día a la metrópoli lusa. A pesar de la apuesta que tanto el Gobierno de España como el de Portugal han confirmado y reconfirmado en público con el eje transfronterizo, el actual servicio sufre la resaca de la crisis: su oferta ha mermado un 50% y según los datos de CP la demanda pinchó un 82% en 2020. De 83.783 pasajeros en 2019 pasó a apenas 14.718.

Si hay un ruedo que haya experimentado cambios y movimientos a lo largo del último año es, sin embargo, el aéreo. Tras fluctuaciones y vaivenes de demanda y oferta desde marzo de 2020, la situación es hoy algo distinta a la de 2019. Air Europa, por ejemplo, mantiene un importante tijeretazo en su conexión con_Barajas: de las cuatro frecuencias diarias que ofrecía en otoño de hace dos años, lo que sumaba 28 semanales, entre ambos sentido; pasará este año a entre una y dos frecuencias por jornada, lo que dejará el saldo semanal en 10 o 14. El escenario es algo mejor en_Iberia, que mantiene una operativa similar a la de 2019.

  • El COVID se resiste a abandonar los balances de viajeros de Vitrasa
    “Hemos creado una gerencia específica en Vigo para desarrollar el negocio del Eje Atlántico pensando en la conexión futura hacia Lisboa. Para nosotros ese corredor es fundamental y lo mejor es empezar a prepararnos”

Ryanair amplía su calendario

En el caso de Barcelona el avión sí experimenta una mejoría. A principios de diciembre la oferta de Vueling será idéntica por ejemplo a la de 2019 –dos vuelos los lunes y viernes, uno los martes, miércoles, jueves y domingos y ninguno los sábados– y a mayores la conexión se beneficiará a partir del 31 de octubre del nuevo servicio de Ryanair, que operará cuatro vuelos semanales. Ayer mismo la low cost extendió la comercialización de la ruta con El Prat hasta el 20 de junio. Antes solo se ofrecía hasta finales de marzo. El refuerzo no evitará en cualquier caso que haya jornadas en las que seguirá resultando prácticamente imposible ir y volver en el mismo día a Cataluña.

  • Ryanair quiere volar entre Vigo y Madrid
    “Hemos creado una gerencia específica en Vigo para desarrollar el negocio del Eje Atlántico pensando en la conexión futura hacia Lisboa. Para nosotros ese corredor es fundamental y lo mejor es empezar a prepararnos”

La sombra del coronavirus se extiende también a otras rutas de Peinador. Air Nostrum ha confirmado que de momento no retomará su conexión con Bilbao –una de las que más tradición acumulaban en el aeródromo– y a partir de octubre también se perderá la ruta estacional de Valencia. Sí se refuerza, con respecto a 2019, la operativa de Binter. 

Las principales rutas de bus, laminadas

Viajeros en la estación de autobuses de Vía Norte Marta G. Brea

De las diferentes opciones de transporte de Vigo la del bus es de lejos a la que más le está costando recuperar la normalidad. La ruta con Barcelona, que antes cubrían cuatro servicios semanales, se mantiene con uno; y la de Madrid pasó a una sola frecuencia diaria. CC.OO. anuncia movilizaciones por el recorte con Madrid.

Sin Bilbao y con Barajas recortado

Durante lo más duro de la pandemia Peinador –al igual que el resto de aeropuertos de Aena– vio cómo su actividad caía hasta la mínima expresión. Hoy la situación es distinta, pero no alcanza aún a la de 2019. Air Europa mantiene una operativa adelgazada y Air Nostrum descarta de momento retomar el vuelo con Bilbao.

Las principales rutas de bus, laminadas

El COVID se ha llevado por delante –al menos hasta la fecha– los Tren Hotel con Madrid y Barcelona. Vigo ha recuperado sus dos Alvia con_Chamartín, aunque con un reajuste de itinerario vía Conxo y recorte de tiempos en uno de los servicios. El Alvia de Barcelona ha pasado a aprovecharse para el servicio con País Vasco.

Caída del servicio nocturno y ajustes.

El COVID se ha llevado por delante –al menos hasta la fecha– los Tren Hotel con Madrid y Barcelona. Vigo ha recuperado sus dos Alvia con Chamartín, aunque con un reajuste de itinerario vía Conxo y recorte de tiempos en uno de los servicios. El Alvia de Barcelona ha pasado a aprovecharse para el servicio con País Vaco.

Viajeros de Renfe a su llegada a la nueva estación de Vialia

Viajeros de Renfe a su llegada a la nueva estación de Vialia PABLO HERNÁNDEZ GAMARRA

Compartir el artículo

stats