Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Vidal Novoa, nombrado nuevo párroco de la Colegiata

“La diócesis está en un proceso de renovación generacional necesario”

El sacerdote, de 54 años, sucederá a Moisés Alonso tras un cuarto de siglo

José Vidal Novoa. FdV

La diócesis de Tui-Vigo ha llevado a cabo una serie de transformaciones, realizando cambios en los nombramientos. Así, el obispo Luis Quinteiro Fiuza ha designado a José Vidal Novoa como el nuevo párroco de la Colegiata, y a Ángel Carnicero Carrera como rector del Seminario Mayor de San Xosé. Vidal Novoa es Vicario Episcopal de Pastoral y, desde el año 2019, desempeña la labor de canónigo en la catedral de Tui. Además, ha impartido clases en el IES do Castro de Vigo. Ahora, el reto es mayúsculo.

–¿Qué significa para usted haber sido elegido para este cargo?

–Para mí es un honor y una responsabilidad. Honor porque la Basílica es un centro de referencia en Vigo y para la espiritualidad de todo el entorno, en el sentido de que la devoción al Cristo de la Victoria es muy significativa para mucha gente. Al mismo tiempo es una responsabilidad, porque yo, hasta ahora, llevaba una parroquia en donde las relaciones eran más cercanas, y en Vigo esto es distinto. Todo lo que sucede en la Colegiata tiene unas repercusiones importantes.

–¿Este nombramiento forma parte de una transformación de la Iglesia?

–La diócesis está en un proceso de renovación generacional que es necesario porque la edad de don Moisés está ahí, y llega un momento en el que se necesita ese rejuvenecimiento, y los sacerdotes que son sustituidos necesitan un merecido descanso. Entonces, sí se está realizando una reforma generacional y justo han coincidido varios nombramientos a la vez y da la sensación de que es una renovación urgente y con muchos frentes, pero es algo que la diócesis ya lleva realizando desde hace años.

–¿Qué siente al sustituir a Moisés Alonso Valverde?

–Don Moisés lleva 25 años y está claro el legado que nos deja. Su labor se ha visto recompensada con la concesión del título de Basílica. Eso no es casual, la Santa Sede no va regalando títulos por ahí, sino que es la expresión de un trabajo bien hecho a lo largo de estos 25 años. Yo intentaré ser inteligente y aprovechar todo ese legado y ese trabajo, e intentar continuarlo.

–¿Y qué hará para seguir su estela?

–Creo que hay elementos que son fundamentales, como lo es la devoción al Cristo. Yo creo que hay que santificar esa devoción, hacerla más viva, más honda. El ámbito de la caridad también, porque la devoción al Cristo debe hacernos mirar a nuestros hermanos más pobres y necesitados. En toda la zona también está activo un proceso de reestructuración urbana, que tendrá un efecto en la vida religiosa.

Compartir el artículo

stats