Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigueses ya vacunados se contagian por convivir con jóvenes positivos

Las colas para vacunarse en el Ifevi llegaron ayer por la mañana hasta el aparcamiento del recinto ferial de Vigo Marta G. Brea

Facultativos del área están confinando a padres y madres que residen con sus hijos contagiados de coronavirus, la mayoría por incumplir las medidas sanitarias

La quinta ola empieza ya a acechar al área sanitaria de Vigo. En el último balance presentado ayer por la Consellería de Sanidade, se notificaron 52 nuevos contagios en solamente 24 horas (la segunda cifra más elevada en el último mes), lo que eleva las personas que tienen activa la enfermedad hasta los 429. Pero el dato más preocupante sin duda es la tasa de positividad, que ayer se situó en el 7,52%, más de dos puntos por encima del límite marcado por la OMS para determinar si el virus está controlado en un determinado territorio. El municipio que más preocupa es Redondela, con una incidencia por encima de los 168 nuevos casos por cien mil habitantes los últimos catorce días, colocándose en nivel de riesgo alto de contagio. Todo apunta por tanto a que el comité clínico de la Xunta que se reúne hoy determinará duras restricciones en este concello, como el cierre del ocio nocturno o la prohibición de verbenas, entre otras medidas.

Pero detrás de los datos de contagios, que también empiezan a preocupar en la ciudad de Vigo, con una incidencia a catorce días de 89 casos por cien mil habitantes, se esconden varias claves. En primer lugar los constantes brotes entre jóvenes, especialmente veinteañeros, que se están infectando por no cumplir las medidas de seguridad sanitarias y se aglomeran en botellones sin mascarilla y sin distancia social, un problema general que está afectando a varios municipios del área, como Vigo, Cangas o Baiona, y que está provocando un efecto secundario: porque no únicamente se contagian ellos (la mayoría pasan la enfermedad de forma leve), sino que en los centros de salud están detectando que estos jóvenes están infectando también en algunos casos a padres, madres y otros familiares con los que conviven y que ya están vacunados, incluso con las dos dosis. “Estos contagios se están produciendo cuando el joven tiene una carga viral muy alta e infectan a las personas con las que conviven aunque estén vacunadas”, explica Benigno Villoch, jefe de servicio del centro de salud de Cangas. En estos casos, los médicos determinan cuarentena para estos familiares aunque ya tengan las dos dosis de la vacuna y aunque pasen el virus de forma asintomática. “Las autoridades sanitarias están evaluando si es necesaria esta cuarentena”, apunta el facultativo de Cangas.

Redondela, ya en riesgo alto por COVID, apunta a duras restricciones

Pero no solo los jóvenes son responsables de contagios entre mayores vacunados. “Estamos notando que varias personas que ya tienen las segundas dosis se están infectando por una relajación en el cumplimiento de las medidas, por ejemplo en comidas familiares”, explica Alberto Pazos, médico de Familia en el centro de salud de Pintor Colmeiro.

Respecto al proceso de vacunación, ayer estaban citadas en el Ifevi 7.600 personas para recibir la segunda dosis de AstraZeneca. En los alrededores se vivieron importantes colas, las más largas desde el inicio de las inyecciones masivas, llegando incluso a ocupar el aparcamiento del recinto ferial. El Sergas hace un llamamiento a que la gente acuda a su cita a la hora que la convocan para evitar estos episodios, pues se está detectando que muchos no lo están haciendo.

Compartir el artículo

stats