Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La firma dueña de los terrenos de GEA, declarada en concurso de acreedores

Casi veinte años después, el capítulo GEA podría estar escribiendo sus últimas líneas. El Juzgado de lo Mercantil 3 de Pontevedra, con sede en Vigo, declaró el concurso de acreedores de la empresa Naerama S.L., dueña de los terrenos de Cabral y Coruxo de la antigua fábrica de GEA. Se trata de un concurso necesario ya que ha sido instado por un grupo de casi 200 extrabajadores con el objetivo de poder cobrar la deuda de casi dos millones por la cesión de estas parcelas.

Al encontrarse la firma en estado de insolvencia, el administrador concursal designado por el juzgado deberá proceder a la subasta o venta directa de sus bienes para afrontar el pago a estos antiguos trabajadores –en algún caso, sus herederos–. Concretamente, como únicos bienes o patrimonio de Naerama figuran las parcelas que acogieron años atrás esta antigua fábrica de cerámica del Grupo de Empresas Álvarez, tal y como se recogía en un auto previo de la magistrada de la sala de lo Mercantil.

Los 189 antiguos trabajadores optaron por esta vía mercantil tras ganar dos pleitos por vía civil contra Naerama Group S.L., condenada junto a Construcciones José Castro S.A. al abono de ese dinero. Todo se remonta a 2002, cuando firmaron un contrato con Naerama por el que le cedían las fincas entonces propiedad del grupo empresarial de Coruxo y Cabral. El contrato se realizó vinculando el precio de la venta a la aprobación del PXOM de Vigo y al volumen de urbanización autorizado, ya que estaba pendiente de recalificación urbanística. Pero aprobado el plan en 2008, los extrabajadores no cobraron lo que les correspondía.

Los acreedores deberán poner en conocimiento del administrador concursal la existencia de sus créditos en el plazo de un mes. El auto, con fecha del pasado 18 de junio, no es firme, y contra él cabe recurso de reposición.

Compartir el artículo

stats