Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La importancia de poner la lupa sobre los vacunados

El doctor Benito Regueiro en el laboratorio del Cunqueiro.

Con la curva de incidencia cayendo de forma acusada y ya con la comunidad en riesgo bajo de transmisión de COVID , se relajan las restricciones. En lo que no se debe bajar la guardia es en la vigilancia. Del estudio en colaboración con el Hospital San Cecilio, de Granada, y con la empresa de biotecnología Vircell, el Servicio de Microbiología del Chuvi ha sacado en conclusión una advertencia: “Hay que estar preparado controlando la aparición de variantes, ser especialmente cauto cuando tengamos mucha gente vacunada y seguir vigilando incluso a los vacunados”.

En este estudio, que comenzaron a principios de año, utilizaron muestras del primer caso detectado en España de la variante sudafricana del SARS-CoV-2 –la B.1.351– , que secuenció Microbiología del Chuvi, otras de la inglesa –B.1.1.7– y del linaje inicial –B.1–. Cultivaron el virus en vivo e infectaron células a las que les añadieron el suero de 99 trabajadores sanitarios que fue recogidas cuando recibieron la primera dosis de Pfizer, cuando recibieron la segunda y al completar la pauta al transcurrir 14 días. Querían observar si este suero neutralizaba el virus o le dejaba entrar en la célula e infectarla. ¿Y qué sucedió? “Vimos que la vacuna protegía muy bien frente a la variante inglesa y otras generales, pero contra la sudafricana había menos protección cuando solo tenían una dosis de la vacuna”, explica el jefe del Servicio de Microbiología del Chuvi, el doctor Benito Regueiro. Dos dosis ya proporcionan una “respuesta óptima de anticuerpos neutralizantes”.

La sudafricana –al igual que la inglesa, la brasileira o la india, entre otras– son variantes de escape del confinamiento. Es decir, aquellas que ha desarrollado el virus para incrementar su transmisibilidad y burlar las medidas establecidas por las autoridades para cortar los contagios. “Si ya solo esas nos plantean algún problema, cuando vengan las variantes de escape vacunal va a ser muy importante detectarlas cuanto antes para bloquear brotes”, subraya el catedrático.

Así, de esta investigación sacan una “advertencia oportuna”: “Hay que mantener vigilada a la gente vacunada porque, previsiblemente, cuando esté todo el mundo vacunado, el virus intentará escaparse”. ¿Y cómo hacerlo? El doctor Regueiro apuesta por mantener la atención sobre los casos clínicos que aparezcan y, “de vez en cuando, hacer un control de cómo está funcionando la protección en vacunados”.

“La vacuna no elimina el virus y va a depender de la protección que seas capaz de desarrollar, que es alta en los primeros meses tras la vacunación, pero luego cae”, destaca el microbiólogo. De ahí que sigan vigilando las residencias sociosanitarias, los espacios por donde comenzó la vacunación y donde se ha observado su eficacia, al no registrar positivos en Vigo desde hace meses.

Otra de las conclusiones que sacan de esta investigación es que “está claro que hay que cumplir las pautas vacunales para tener toda la inmunidad”.

Este estudio está recogido entre los preprint de la prestigiosa revista científica The Lancet. No son publicaciones. Son trabajos de investigación en etapa inicial que aún no han sido revisados por pares, pero sobre los que sí se han aplicado las comprobaciones habituales de difusión científica y otra específica de esta publicación médica británica.

Al igual que en Microbiología cultivaron el virus de la variante sudafricana para conservarlo vivo, lo están haciendo con el resto de variantes que circulan con Galicia. Con ellos se pueden hacer más estudios de este tipo.

La incidencia en el área viguesa sigue bajando y ya se encuentra a solo diez puntos de los niveles de nueva normalidad –hasta 25 nuevos casos por cien mil habitantes a 14 días–. Con solo 6 casos de COVID nuevos detectados el lunes y 19 altas concedidas, los casos activos bajan de los 300 –en concreto, están en 292–, el nivel más bajo desde el 1 de septiembre.

Bajan las restricciones en Mos

A nivel municipal, solo 4 de los 26 concellos del área están por encima del riesgo bajo. Son Gondomar (70), Redondela (50), Pazos de Borbén y Tomiño. Mos, que hace solo una semana estaba en riesgo extremo de transmisión, está ya en bajo y no ha registrado ningún caso en la última semana. De ahí que el comité clínico de Sanidade decidiera ayer rebajar las restricciones medias y pasar a las medias-bajas, como el resto del área, con lo que aumentan los aforos en su hostelería –hasta el 75% en exterior y 50% en interior–.

Compartir el artículo

stats