Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Déborah vuelve a descansar en Pereiró

El juzgado entrega a la familia el cuerpo de la joven viguesa muerta hace 19 años tras la exhumación practicada la pasada semana

Operarios portan el ataúd con los restos de Déborah

Operarios portan el ataúd con los restos de Déborah Pablo Hernández

Tras la exhumación del cuerpo de Déborah practicada la pasada semana para tratar de buscar pistas que permitan avanzar en la investigación de su muerte criminal ocurrida hace ya más de 19 años, el juzgado de Tui que lleva el caso autorizó la entrega de los restos mortales a la familia para proceder a su inhumación, que se produjo esta mañana en el cementerio vigués de Pereiró en un acto íntimo de un reducido grupo entre los que estaban la madre y hermanos de la joven, que llevaban flores en su recuerdo. También acudió uno de los abogados que los representa en el procedimiento judicial. “Por fin podemos dejar los restos de mi hermana descansando en paz”, afirmó Rosa. La familia está “expectante” a la espera de los resultados del nuevo análisis que se le hizo al cadáver.

El furgón con el cadáver de la víctima llegó minutos antes de las diez de la mañana. Los restos de Déborah vuelven a descansar en el panteón familiar donde fueron enterrados en 2002, cuando, tras desaparecer, su cuerpo fue hallado en una cuneta de O Rosal. Ahora, tras el nuevo análisis de su cadáver realizado por los forenses, se está a la espera de los resultados, que se podrían demorar meses. Muestras de las uñas fueron enviadas al Instituto Nacional de Toxicología de Madrid en busca de ADN.

Compartir el artículo

stats