Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rutas dramatizadas para recrear el paso de Julio Verne por la ciudad

Uno de los momentos de la primera ruta guiada dramatizada sobre Julio Verne.

Turistas y muchos vigueses desconocen la relación idílica de Julio Verne con la ciudad olívica en sus dos estancias en el municipio en el siglo XIX. Por eso los guías Borja Concheiro y César Pérez han querido poner en marcha una ruta que recupere los pasos del escritor francés en Vigo durante aquellos días. La primera en celebrarse fue precisamente el pasado viernes, 21 de mayo, justo 137 años después de que el velero de Verne levantase anclas y abandonase la ciudad por última vez. La idea es celebrar la ruta a lo largo de todo el mes de junio, y hacerlo en tandas tanto en gallego como en castellano.

“¿Porqué nuestra ciudad está considerada como la que mejor conoció de la península ibérica el gran escritor francés? ¿Qué le fascinó y le inspiró tanto?”, son algunas de las preguntas a las que intenta dar respuesta el guía turístico. Para hacer más ameno el camino, además, el itinerario se realiza de forma dramatizada, con el monitor vestido de Capitán Nemo. “Con toda la documentación bibliográfica existente ahora mismo, podemos recrear las dos estancias de Julio Verne en Vigo, están perfectamente documentadas”, explica Borja Concheiro.

La idea, por tanto, es conocer Vigo a través de sus ojos, y contando anécdotas como que “le entusiasmaba tomarse un café en la plaza de la Constitución”. La ruta sigue los lugares más emblemáticos de la ciudad relacionados con Julio Verne: Sale de O Castro, baja hasta el Casco Vello, pasan por el Puerto y finalizan en la Alameda, el lugar que el escritor francés solía elegir para sus paseos.

“Descubrimos aquello que más le impresionó y todo lo relacionado con la batalla de Rande y la mítica novela Veintemil leguas de viaje submarino, en la que el novelista francés sitúa la acción del capítulo ocho en la Ría de Vigo...”, asegura Concheiro. La ruta tiene un precio de diez euros y se puede reservar a través de la web vigoturistico.com. El itinerario no solo se dirige a turistas y visitantes de la ciudad, sino a los propios vigueses interesados en conocer la relación de Julio Verne con la urbe olívica. Porque muchos la ignoran más allá de conocer las estatuas en su honor, especialmente el monumento del pulpo.

Tanto Borja Concheiro como su compañero César Pérez han impulsado en los últimos meses nuevos itinerarios por la ciudad para intentar reactivar el sector. Por ejemplo, además del relacionado con Julio Verne, destacan los que están protagonizadas por artistas urbanos locales, que acompañarán a los guías y a los participantes durante un trayecto por las obras que han realizado por las calles de Vigo. Recientemente por ejemplo ha tenido lugar el recorrido por el entorno de Romil y Camelias para visitar las creaciones del artista conocido como el Pelucas, que ha decorado decenas de muros, puertas de garaje o portales. Próximamente tendrán lugar nuevas rutas de este tipo, relacionadas con artistas urbanos de la ciudad y protagonizados por ellos mismos, y que tienen un precio de quince euros. Además, Borja Concheiro y César Pérez siguen organizando diferentes Free Tours para dar a conocer la ciudad y en los que los participantes entregan al guía al final de la ruta la cantidad que consideran oportuna.

Límite de participantes

Hay que ensalzar el emprendimiento de estos jóvenes en un momento difícil para los guías turísticos, ya que muchos de ellos, los que trabajan por su cuenta, no han podido volver todavía a la actividad al no serles rentables por las limitaciones de aforo que se siguen imponiendo. “Hay eventos como conciertos al aire libre con cientos de personas, aumentando poco a poco los aforos en locales cerrados mientras nosotros tenemos un límite de ocho personas en actividades exteriores y cuatro en interiores. Es decir, si un grupo de diez quiere reservar una visita guiada, tenemos que explicarles que tiene que ser con dos guías diferentes y en dos grupos, duplicando el precio habitual, lo que es difícil de asumir”, lamentan. Por eso piden a la Xunta una relajación en las medidas en este sector.

Compartir el artículo

stats