Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Guardia Civil revoca hasta cinco licencias de armas al día por violencia de género o adicciones

La Guardia Civil revoca hasta cinco licencias de armas al día por violencia de género o adicciones

La Guardia Civil revoca hasta cinco licencias de armas al día por violencia de género o adicciones

El pasado mes de febrero, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) retiró la licencia de armas a un hombre absuelto por malos tratos por su “peligrosidad”. Y es que a pesar de que el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Vigo archivó el caso, su “conducta violenta” que queda reflejada en el atestado de la Guardia Civil es “incompatible” con la posesión de armas de fuego.

Los agentes revisan decenas de ellas ante cualquier delito contra las personas

Esta situación no es, ni mucho menos, excepcional. A diario, la unidad de Intervención de Armas y Explosivos de la comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra revisa decenas de estas licencias para asegurarse que la persona cumple con los requisitos para su tenencia, ya que en España la legislación es muy restrictiva. Este minucioso estudio lleva a los agentes a revoca entre 5 y 6 licencias de armas al día a personas que padecen adicciones como alcohol o drogas o, muy especialmente, detenidas o investigadas por casos de violencia de género.

“Una conducta agresiva no es compatible con la tenencia de armas”

Teniente Félix Díaz - Intervención de armas

decoration

El teniente Félix Díaz Juan, responsable provincial de Intervención de Armas y Explosivos en la comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra . FdV

“Una conducta agresiva no es compatible con la tenencia de armas"

decoration

El teniente Félix Díaz Juan, responsable provincial de este departamento resalta la importancia de este último matiz, sobre al que aplican especial atención. “Una conducta agresiva no es compatible con la tenencia de armas. Si una persona es detenida, se le retiran las armas y se ponen a disposición del juzgado; si esta persona sale absuelta se le pueden devolver pero para ello hay que analizar su conducta, si se trata o no de una persona agresiva, violenta y muy especialmente si se trata de un caso de violencia de género. Hay que tener mucha diligencia ante estos episodios”, concreta el teniente Díaz.

Estas revocaciones de licencias, amplía el responsable del departamento de Intervención de Armas, responden frecuentemente a casos relacionados con cualquier tipo de delito contra las personas . “Por ejemplo, amenazas a un compañero, peleas con los vecinos...y ya si hablamos de malos tratos a la mujer no hay posibilidad de mantener una licencia, se les revoca. También conductores que den positivo por consumo o exceso de alcohol, son casos habituales que tenemos a estudio”, afirma.

“La revisión podemos hacerla de oficio, y en mayores de 67años es cada tres años”

decoration

Una vez la comandancia revoque un licencia no implica que la persona no pueda volver a obtenerla, aunque no de forma inmediata. “Si una persona pierde su licencia, pasados cinco seis años se le podría volver a estudiar si quiere recuperar esta licencia”, matiza el teniente Félix Díaz.

¿Cómo se obtiene? El responsable provincial lo compara como a la prueba para la obtención del carné de conducir. “Se trata de un examen con una parte teórica y otra práctica; a mayores de un psicotécnico, todo en la misma jornada. Normalmente las personas que vienes a estas pruebas son personas preparadas, que de verdad quieren la licencia para la caza o práctica deportiva, con ciertas habilidades o aptitudes de tiro y la mayoría suele aprobar. Los exámenes se realizan en la Comandancia de Pontevedra cada dos meses”, señala Díaz, quien amplía que para la renovación de las licencias, el procedimiento es parejo. “En este punto exigiríamos el certificado de antecedentes penales y si supera el psicotécnico se le renovaría la licencia”, subraya el agente.

Escopetas y pistolas de diferente tipo en una armería gallega Xoán Álvarez

Renovación

En cuanto a los plazos de renovación, las licencias de armas se renovarán cada cinco años, excepto a los mayores de 67 años, “a los que se le controla cada tres años”. “También podemos actuar de oficio si vemos que no tiene la capacidad suficiente para tener un arma de fuego; aquí nos podríamos en contacto con el Sergas para un informe de sus aptitudes psicofísicas”, amplía.

Actualmente, el departamento de Intervención de Armas en Vigo –de lo más grandes de Galicia y la forman un cabo y cinco guardias civiles– tiene registradas hasta 4.000 licencias correspondientes tanto al municipio olívico como a toda la comarca. De ellas, el 75%, en torno a las 3.000, se corresponden con licencias de caza, seguidas de las destinadas a actividades deportivas mientras que las de protección –escoltas, joyerías, etc.– su volumen es residual. “La legislación en España es muy restrictiva, muy dura en cuanto a la tenencia de armas de fuego. Tienen que demostrar su motivación”, destaca el teniente Díaz. En Vigo y concellos del área se contabilizan 7.000 unidades (5.000 son escopetas).

Reconoce que si bien cada vez son menos las licencias emitidas, sí percibe un mayor interés de las mujeres. “Muchas buscan heredar o quedarse con el arma de un familiar, así que buscan sacarse la licencia y examinarse para poder ir a cazar”, concluye el teniente.

Más de 10.000 armas esperan su ¿última subasta?

Cuando Intervención de Armas revoca esta licencia, las armas incautadas quedan a resguardo de su armería. En la Comandancia de Pontevedra están depositadas cerca de 10.000 unidades. “La mayoría son muy viajes ya; lo que hacemos es sacarlas a subasta, pero con el COVID hemos tenido que aplazarlo”, relata el teniente Díaz, quien avanza que estas subastas están llegando a su fin.

“Tenemos el depósito lleno; empezó hace muchos años como un servicio para la ciudadanía pero no es una competencia propia”

decoration

Todas aquellas armas que no se subasten, se fundirán. En Vigo, se convertirán en chatarra en torno a las 200 unidades.

Compartir el artículo

stats