Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La jubilación llama a más de 200 profesores de la Universidad de Vigo

Estudiantes en un aula de la Universidad de Vigo

Estudiantes en un aula de la Universidad de Vigo R. Grobas

Más de 200 profesores tienen entre 60 y 66 años y solo el 4,3% todavía no ha cumplido los 35 | La tasa de Vigo es la más baja de Galicia; Santiago casi la duplica con un 21,2%

Las universidades españolas se enfrentan durante la próxima década al reto mayúsculo de renovar sus cuadros docentes. Y la de Vigo, a pesar de ser una institución joven, puesto que acaba de entrar en la treintena, no es ajena a este problema. El 12,3% de sus profesores se encuentra en proceso de jubilación –tienen entre 60 y 66 años, ambos incluidos– y solo el 4,3% de la plantilla todavía no ha cumplido los 35.

Según los datos publicados por el Ministerio de Educación en marzo de este año y correspondientes al curso 2019/20, algo más de 200 de los 1.681 docentes de la UVigo se encuentran en una etapa de retirada. Aún así, la tasa viguesa es la mas baja de Galicia. La de A Coruña es ligeramente superior, un 14,5%, y la de Santiago, cuya plantilla es bastante superior a la de sus homólogas, alcanza el 21,2%.

La edad media de los claustros de Vigo y A Coruña se sitúa en torno a los 50 años, mientras que Compostela roza los 54. Y en las tres universidades las mujeres tienen 3-4 años por debajo de sus compañeros. De hecho, la proporción de la plantilla en proceso de jubilación difiere en gran medida respecto al sexo. En la institución olívica, se encuentran en esta situación un 9,6% de profesoras rente al 14,2% de profesores.

El problema de las jubilaciones masivas que ocurrirán en los próximos años –la UVigo calcula que a partir de 2026 alcanzarán las 60-70 anuales– es que la carrera docente se compone de diferentes etapas por las que se avanza a base de méritos con el paso del tiempo. Y en los últimos años las universidades no han podido dar entrada a personal joven que fuese avanzado en esa cadena debido a las restricciones en la contratación derivadas de la crisis. Hasta este año, la tasa de reposición era del 100% aunque las arcas de las instituciones les permitiesen cubrir más plazas. Y en 2021 ha aumentado hasta el 110%,

De ahí que el PDI (Personal Docente e Investigador) con menos de 35 años tenga una representación tan baja. La UDC tiene la proporción más elevada de Galicia, un 5,3%, y la USC la más baja, un 3,7%. Y en las tres universidades gallegas la juventud la aportan mayoritariamente las mujeres: un 6, 3% en Vigo frente al 2,8 de compañeros en esta misma franja de edad.

Los profesores universitarios pueden seguir ejerciendo como eméritos hasta los 70 años si cuentan con una trayectoria destacada y cumplen ciertos requisitos de excelencia. Santiago tiene en su cuadro de personal el mayor número de docentes con 67 años o más –un 7,2%–, mientras que A Coruña y Vigo se quedan en un 3,5 y un 2,8%, respectivamente.

La mayoría de docentes que se encuentran en esta situación son hombres. En Santiago, los eméritos suponen casi el 10% de la plantilla total frente al 4% de sus compañeras. Y en Vigo, la diferencia de sexos es de un 4% frente a un 1%.

Tipos de contrato

El informe del Ministerio de Educación también permite conocer los tramos de edad de las plantillas universitarias según la modalidad de contrato. En Vigo, la edad media de los eméritos está entre los 73 y los 74 años, la de los profesores funcionarios roza los 55 y los más jóvenes son los contratados temporales, 45 años.

El mayor grueso de docentes con menos de 35 años pertenece a este último grupo sin estabilidad –un 11,7%–; y el de profesores en proceso de jubilación al de funcionarios –17,5%–.

La clasificación de los empleados universitarios según el régimen de dedicación incide en este mismo diagnóstico. El 10,6% de los docentes contratados a tiempo parcial –la cifra global es de 547– tienen menos de 35 años. Y solo el 1,3% de los que trabajan a tiempo completo –de un total de 1.134– pertenecen a este mismo tramo de edad.

La mayoría de empleados por debajo de los 35 tienen contratos temporales

La edad media presenta una separación de 6 años y resulta destacable que la proporción de profesores en proceso de jubilación no difiera en gran medida entre los trabajadores a tiempo completo –un 13,3%– y a tiempo parcial –10,6%–.

Respecto a los centros propios y adscritos de la Universidad de Vigo, la edad media de los primeros es ligeramente superior, casi 51 años frente a 49-50. Sin embargo, el porcentaje de profesores que pueden acceder a la jubilación es mayor en los segundos, un 16,4% contra un 11,7%.

También cuentan con una plantilla más joven las escuelas adscritas como Enfermería, Magisterio-CEU y CUD de Marín. Los menores de 35 años suponen el 6% de sus cuadros de personal, mientras que en los centros propios se quedan en un 4%.

Los claustros más jóvenes, en Ciencias de la Salud

Las carreras de la rama de Ciencias de la Salud –Enfermería y Fisioterapia– tienen los claustros más jóvenes de la UVigo. La edad media es de 48 años y uno de cada diez docentes todavía no ha cumplido los 35.

Las titulaciones de Artes y Humanidades se sitúan por detrás en cuanto a la presencia de profesores por debajo de esta edad. Constituyen el 6% de las plantillas, que tienen una media de 51 años. Curiosamente, esta rama también registra la mayor proporción de docentes con 67 o más años, casi el 4%.

Es igualmente elevada en Ciencias, un 3,4%, que además tiene la edad media más elevada, 53 años; la mayor cantidad de docentes en proceso de jubilación de toda la UVigo, un 15%; y la menor presencia de profesores con menos de 35 años, solo un 2%.

Los cuadros de personal en la rama de Ingeniería rozan los 50 años de media y en las carreras de Ciencias Sociales y Jurídicas es de 50,5. La tasa de profesores en etapa de acceso a la jubilación es la tercera más alta, un 12,2%, pero también destaca la plantilla joven, un 4%.

Compartir el artículo

stats