Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vuelve la caza de las ‘raíñas’ asiáticas

En primavera las velutinas construyen los nidos primarios y por cada reina que se captura hay 20.000 avispas menos

Bomberos de Vigo de la brigada especial contra la avispa velutina

La llegada de la primavera activa a las reinas de la avispa velutina, que inician la construcción de los nidos primarios. Es el momento de empezar a colocar trampas, caseras o comerciales, para intentar frenar la expansión de estas avispas y la amenaza que suponen para la apicultura, así como el riesgo para las personas pues su picadura puede ser mortal.

El principal objetivo, este mes de abril, es capturar cuantas más reinas mejor, pues por cada una de ellas habrá 20.000 avispas menos. La batalla se acomete con “armas caseras”, caso de botellas que las atraen por su olor a feromonas o su contenido de sabor dulce, y otras profesionales entre las que se incluyen carabinas y rifles que disparan cápsulas de veneno al interior de los nidos que se encuentran más altos.

Vigo es el municipio de Pontevedra con más alertas

El COVID no hace batir en retirada a las avispas asiáticas y el último año, pese a la pandemia, el número de avisos en la provincia de Pontevedra a la empresa Seaga, que se ocupa del plan de lucha contra la avispa velutina de la Xunta de Galicia, ascendió a 10.000. Vigo es el municipio con mayor número de alertas, 891, seguido por Pontevedra con 699 y A Estrada con 523 avisos.

Los bomberos vigueses, especialistas en la lucha contra la peligrosa avispa asiática, aún no han tenido grandes intervenciones este año para retirar nidos –hubo alguna actuación esporádica, aunque el grueso se espera las próximas semanas y durante el verano–. A lo largo de 2020 se neutralizaron 1.518 nidos en toda la provincia, de ellos 505 en la ciudad olívica. La retirada suele empezar en abril, y tiene un pico al alza en verano, sobre todo en agosto, y un descenso a partir de noviembre.

Vigo resulta ser una ciudad del agrado de las velutinas, que encuentran agua suficiente para crear el nido y carbohidratos de flores y frutas en esta época. El clima de las Rías Baixas también es propicio para su expansión, según los expertos.

Armas domésticas y profesionales

Los medios de la administración para centralizar las alertas –el número para avisos es el 012– y para erradicar los nidos –bien a través de Seaga, Protección Civil o los bomberos vigueses– son uno de los frentes, pe ro no el único.

Apicultores y ciudadanos han comenzado el combate doméstico contra la avispa asesina. Botellas de plástico usadas se reutilizan como trampas entre los árboles frutales o en las viñas. Con feromonas y sabores dulces tratan de atraer a las ‘raíñas’, aunque todavía no se ha encontrado un método único o un olor totalmente eficiente para atraparlas.

Cuando el nido primario está habitado, la reina sale para construir el secundario, más grande y con más avispas. Eso es lo que ahora tratan de frenar los expertos del Seaga –encargados del plan de la administración autonómica al que se han adscrito este año más de 300 concellos de Galicia– y los apicultores, que son los más damnificados por las avispas depredadoras de abejas. Los equipos de intervención cuentan con pértigas, equipos de protección EPI, escopetas, marcadores, insecticidas, transporte y material informático para su lucha contra la velutina. El objetivo es retirar en un plazo máximo de cinco días hábiles el nido desde que se recibe el aviso en el 112.

Hugo Barreiro

Expertos

Jesús Asorey, presidente de la Asociación Galega de Apicultura expone que el problema están lejos de solucionarse: “Tan solo se eliminan el 20% de los nidos, a tenor de un estudio realizado por investigadores franceses. Entonces, si se retiran 20.000 nidos al año, hay otros 80.000 que no se eliminan y cada uno de ellos cría entre 200 y 400 reinas para el año siguiente”.

La primavera, insiste Asorey, es el mejor momento para capturar a las reinas y eliminar los nidos de cara al verano. Entonces los apicultores tienen que defender ya sus colmenas, objeto de la gula de las avispas velutinas, con arpas electrónicas.

Agua con azúcar y levadura de pan, la mejor trampa casera

Mientras investigadores de distintas universidades españolas y francesas buscan un producto eficaz contra las avispas asiáticas, el paso de los años ha demostrado lo que resulta más eficaz para luchar contra ellas. Jesús Asorey destaca que, desde la llegada de los primeros ejemplares de China por vía marítima al puerto de Burdeos y de allí a España, y especialmente a Galicia, las trampas comerciales han demostrado ser más eficaces que las caseras hechas con botellas de plástico recicladas. “Pero en cuanto a los productos, son los caseros los que resultan más atrayentes para las velutinas. En concreto no pueden resistirse al agua con azúcar y levadura de pan”, explica.

Trampas

Dónde ubicar las trampas para capturar a las avispas reinas es otra de las cosas que se ha aprendido con la experiencia. “Antes poníamos las trampas al lado de las colmenas, pero hemos descubierto que es más eficaz ponerlas en jardines de camelias y otras plantas ornamentales porque las avispas velutinas en este tiempo de primavera no quieren carne, sino productos azucarados. Van a por el néctar de las flores, especialmente de flores orientales, asiáticas. Tal vez porque es a lo que están acostumbradas. Por cada reina que capturamos evitamos que haga un nido y críe otras 20.000 avispas”, incide.

Compartir el artículo

stats