Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran Vigo

Una malla de gimnasia como “oídos”

Las alumnas del Colegio Acacias creadoras de este innovador robot

Las alumnas del Colegio Acacias creadoras de este innovador robot

Estudiantes de 14 años del Colegio Acacias diseñan un programa que transmite por vibraciones la música al cerebro de personas con déficit de audición y les permite interactuar y practicar gimnasia rítmica

Una de las mejores funciones que pueden tener los avances en robótica es ayudar a las personas, especialmente en el caso de aquellas que tienen algún tipo de discapacidad. Lograr que las personas sordas sientan la música para acercarlas a la práctica de la gimnasia rítmica es lo que persigue el equipo científico Las Acacias Bot, de Vigo, formado por chicas de entre 14 y 15 años.

Han diseñado una malla deportiva a la que han incorporado un microcontrolador y motores vibradores repartidos estratégicamente. Su misión es estimular el sistema somatosensorial, que captará las vibraciones mediante mecanorreceptores cutáneos y las transmitirá hasta el cerebro, pudiendo así percibir la música.

Además, contará con una app desde la que el entrenador puede enviar avisos al gimnasta vía bluetooth. Con esta malla especial los gimnastas con déficit de audición podrán, por primera vez, competir en este deporte tanto a nivel amateur como de competición.

“Nos apasiona la gimnasia rítmica por su combinación de expresión corporal, baile y música. Es arte en el deporte y ninguna persona con dificultad auditiva lo practica. Hemos enfocado el proyecto en ayudar a personas con limitaciones en el deporte e ideado la solución”, explica una de las jóvenes.

4

Alumnas del Colegio Acacias crean un robot para personas con déficit de audición R. V.

La principal dificultad para las personas con discapacidad auditiva es seguir el ritmo, que fija la guía del tiempo que debe seguir los gimnastas para expresar el ejercicio. “No había una solución para las personas sordas, así que nosotras hemos creado Vibro Mesh. Mediante la electrónica se transforma la música en vibraciones y se convierte en estímulos que se envían al cerebro”, relatan las jóvenes científicas de Las Acacias.

Las placas, los micromotores y todos elementos robóticos van cosidos con hilos conductores en el interior de la malla. Concretamente en la zona baja de la espalda, donde no molestará al deportista.

Este ambicioso proyecto científico es uno de los cuatro seleccionados para representar a España en el premio internacional Global Innovation Award, que busca ayudar a jóvenes de entre 10 y 16 años a profundizar en el desarrollo de sus proyectos científicos.

El equipo que ha realizado la selección, formado por jueces de First Lego League España y expertos en la temática, ha valorado la identificación del problema, la innovación en las soluciones presentadas, el uso de Steam en sus soluciones y el estudio de viabilidad de su implementación.

De los 35.000 proyectos presentados en todo el mundo, es uno de los tres españoles que se encuentran en las semifinales, con solo 200 aspirantes

De entre los equipos First Lego League de todo el mundo –en la pasada edición hubo 35.000– se ha nominado a 200. Sólo veinte serán los seleccionados para defender sus soluciones innovadoras en la final que se celebrará vía online desde California el próximo mes de junio. Los otros equipos españoles seleccionados para la semifinal, además del colegio vigués Las Acacias, son el Vilabots de FLL Vic; Robolutti On de FLL Alicante y GoalVolution de FLL Euskadi.

Es un proyecto científico que reúne valores y robótica y que compitan. El proyecto no solo tiene que tener valores científicos, sino también ser viable y ponerse en práctica. Cada año tiene una temática distintas. En esta ocasión es sobre ejercicio físico.

En el colegio vigués Las Acacias hay mucha afición a la gimnasia rítmica, por eso apostaron por diseñar una malla que a través de sensores permite que los gimnastas sordos perciban la música de forma que puedan interactuar y participar en la disciplina deportiva, explican desde el centro educativo.

Ente las virtudes de estas mallas, resaltan que los entrenadores pueden enviar al deportista vía bluetooth mensajes de que todo va bien, de si necesita mejorar algo. En definitiva, van interactuando en una actividad que hasta hora era inviable para las personas con déficit de audición.

Compartir el artículo

stats