Con la irrupción de la COVID-19 y la necesidad de impartir clases a distancia en la dura etapa del confinamiento, familias de alumnos sordos protestaron porque no había adaptaciones online para que sus hijos e hijas pudieran seguir las clases desde casa. En las últimas semanas son varias las familias en Galicia que piden más intérpretes. El problema de carecer de una persona que les ayude a entender y expresar durante la jornada lectiva se agrava, claramente, en una situación como la actual, con mascarillas de por medio que entorpecen enormemente cualquier tipo de comunicación para las personas sordas. Hasta el punto de quedar incomunicadas.

¿Han recibido en la federación preguntas, quejas, consultas.... en los últimos meses por el tema de intérpretes de alumnos/as sordos en los colegios en esta compleja etapa COVID?

Bastantes, la pandemia ha supuesto un contratiempo en muchos sentidos y ha puesto de manifiesto la falta de accesibilidad que sufrimos las personas sordas en prácticamente todos los ámbitos, no solo en el educativo. Al suspenderse las clases presenciales en el primer confinamiento se optó por la teledocencia, pero no se tuvieron en cuenta las adaptaciones necesarias para el alumnado sordo, como la adaptación de los contenidos a Lengua de Signos Española o el subtitulado. Simplemente la plataforma no estaba preparada, y esto pone de manifiesto que la accesibilidad no está siendo una prioridad. Al iniciarse el nuevo curso se retomó la situación anterior, en la que algunos alumnos sordos cuentan con Intérprete de LSE en el aula, pero otros no, o no se les cubren todas las horas.

¿Son casos puntuales de alumnos sin las adaptaciones cubiertas?

Podemos decir que son casos puntuales, pero no por ello menos graves. Si un alumno sordo no puede entender el contenido que se imparte en la clase o no tiene forma de comunicarse con sus compañeros, va a sufrir una situación de desventaja que, seguro, lastrará su formación y socialización. Las necesidades deben cubrirse al 100% y sin que las familias tengan que salir a la calle a reclamar lo que es un derecho. No olvidemos que estamos hablando del desarrollo social y emocional de un niño o una niña, y cualquier merma puede suponer un daño irreparable. El objetivo debe ser que todo el entorno del alumno sordo sea accesible, solo así podremos hablar de verdadera inclusión.

¿Cuánto se ha complicado todo con el tema de las mascarillas?

Mucho, había alumnos con discapacidad auditiva que se apoyaban en la lectura labial y que con la obligatoriedad del uso de mascarillas, ya no pueden hacerlo. En este sentido, desde la FAXPG hemos pedido a las Consellerías de Educación y Sanidade que sean claras en sus indicaciones, ya que al iniciarse el curso muchos colegios se interesaban por utilizar mascarillas transparentes, pero al no haber una normativa al respecto y un modelo autorizado para su uso en el aula, primaba la seguridad y finalmente se optaba por las mascarillas opacas. Recientemente se ha autorizado el uso de las mascarillas transparentes siempre que estén certificadas, pero no se ha comunicado de una forma clara y muchos colegios siguen sin contar con ellas. Y todo esto teniendo en cuenta además el mayor coste económico de estas mascarillas, asumido por las familias, y que lo ideal es que no solo las lleven el profesor y el alumno sordo, sino también todos sus compañeros.

¿A qué tiene derecho un alumno/a sordo según la normativa vigente?

El derecho a recibir una educación en igualdad de condiciones está recogido en la Convención de Derechos de las Personas con Discapacidad de las Naciones Unidas. En concreto en España tenemos además la Ley 27/2007 que obliga a las administraciones educativas a facilitar a las personas usuarias de las lenguas de signos españolas su utilización como lengua vehicular, y a promover la prestación de servicios de intérpretes. El problema es que esta ley no se está cumpliendo. Aparte, cada alumno sordo tiene sus propias necesidades, los hay que utilizan ayudas técnicas como implantes o audífonos y también deben ofrecérseles los recursos necesarios para que puedan seguir las clases.

¿Es igual en todas las comunidades?

Al ser una normativa estatal, debería cumplirse en toda España, pero la realidad es que cada comunidad la aplica de diferente forma. En todo caso, los casos en los que se dan situaciones de aislamiento no son exclusivos de nuestra comunidad, sino que suceden también en otras.

¿Otros problemas, dudas, consultas en este tiempo de pandemia?

Como comentábamos al inicio, la irrupción de la pandemia ha puesto en evidencia la falta de políticas públicas que garanticen la accesibilidad para las personas sordas en todos los ámbitos. Además de en el escolar, la situación en el ámbito sanitario sigue siendo muy deficitaria y, al priorizarse la atención telefónica, se ha añadido una barrera más para las personas sordas. Desde la FAXPG llevamos tiempo incidiendo especialmente en este tema, ya que en una época en la que la atención sanitaria ha cobrado especial protagonismo, una persona sorda no tiene garantizado el poder contar con un Intérprete por ejemplo ante una urgencia, y eso realmente es algo muy grave. Por otra parte, todos estamos muy pendientes de los medios de comunicación para saber la evolución de la pandemia, pero para una persona sorda el acceso a información en Lengua de Signos Española es muy limitado. En general, hace falta un cambio de mentalidad y tomar conciencia, en todas las esferas, de la importancia de que el entorno sea realmente accesible para que las personas sordas y sordociegas podamos vivir nuestro día a día en igualdad de condiciones.