Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Semana Santa no se apiada de los hoteles: la ocupación no pasa del 30% para los festivos

Efectivos de la Policía Local controlan a los viajeros que desembarcaron en Guixar. | // PABLO HERNÁNDEZ

Una festividad “tirada por la borda”. Este es el sentir de buena parte de los negocios hoteleros de la ciudad a horas del comienzo de las vacaciones de la Semana Santa, y no lo dicen ellos, sino sus agendas. Las reservas, lejos de las cifras de otros años, no alcanzaron tampoco las previsiones esperadas para este año, a estas alturas. El comienzo de la vacunación y la relajación de medidas como la apertura de los cierres perimetrales, al menos en la comunidad, y la decisión final de no reducir el horario de toque de queda habría esperanzado a los hoteleros de cara a la próxima semana. Pero nada más lejos de la realidad.

“A día de hoy no hay diferencia entre una semana y otra; si hay alguna festividad o no. El cliente viene por trabajo y no por ocio, lo notamos en las reservas entre semana y las del fin de semana”, destacan desde el Hotel Occidental. Misma opinión manejan desde el Hotel Axis. “Todo el movimiento que tenemos es por trabajo, nada de ocio”, explica su directora.

Frenazo

Un “frenazo” en estas solicitudes de alojamiento también notaron desde el Hotel NH, frente al Náutico. “La verdad es que hace una semana tuvimos un pequeño empujón, bastantes reservas pero de repente otro frenazo. No esperamos siquiera algo de última hora; si conseguimos llegar a un 30 o 40% de ocupación, con las condiciones en las que estamos, sería hasta bueno”, explica su director.

Este porcentaje es el que manejan desde el Pazo dos Escudos, en Alcabre, donde a diferencia de otros emplazamientos sí percibieron un repunte, con permiso de las cancelaciones. “Y para este fin de semana notamos un incremento de reservas y también para Semana Santa. Lunes, martes y miércoles está más flojo pero ya desde el jueves tenemos el 40% de pernoctaciones reservadas. Y eso que también tuvimos bastante cancelaciones”, relatan desde el hotel, añadiendo la importancia del tiempo en un posible incremento de reservas. “Esto siempre es vital, sino ayuda, la gente prefiere algo más próximo y por lo tanto no se desplaza”, razona.

Baiona

Su argumento es defendido por el director del Hotel Tryp Los Galeones y también presidente de la Asociación de Hoteles de Vigo (Ahosvi), Jaime Pereira. “La estimación del sector es que, de media, no se alcanzará el 20%. La situación es mala; muy mala. La gente sigue siendo cauta; ni siquiera con el tirón de Cíes. Habrá que esperar a la siguiente festividad”, lamenta.

Si ya las condiciones en Vigo son complejas, en la vecina Baiona, que afronta la semana en alerta máxima, los hoteleros están al límite. “Tuvimos muchísimas cancelaciones; pensábamos sacar del ERTE los trabajadores y no puede ser. Esperaremos hasta el último momento, pero si no hay reservas se cerrará”, cuentan desde el Hotel Bahía de Baiona.

Aviones, trenes y buses

El aeropuerto de Peinador, la estación de trenes de Guixar y la terminal de autobuses de la avenida de Madrid de Vigo están ya en el punto de mira de la policía. A lo largo de la mañana de ayer se desplegaron varios controles del cuerpo local en la estación de ferrocarril de Areal (donde llegan los trenes de larga distancia a Vigo) para supervisar que los viajeros procedentes de otras comunidades autónomas cumplan con alguna de las excepciones que permiten moverse entre ellas en la Semana Santa.

Y tras supervisar el tren procedente de Madrid, ya tramitaron las primeras denuncias. Según ha podido saber este periódico, al menos dos pasajeros que llegaron ayer a Vigo a las 13.00 horas en el tren Alvia fueron denunciados por la Policía Local por saltarse las restricciones que impiden viajar entre comunidades. La multa puede superar los 1.000 euros.

Compartir el artículo

stats