Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Povisa y Fátima vacían sus UCI de COVID

Las buenas noticias en la presión hospitalaria contrastan con la subida de la incidencia en el área, que retrocede a niveles de hace dos semanas

Una de cal y otra de arena. La presencia del virus en los hospitales del área sanitaria de Vigo baja a niveles del 1 de enero, con 52 ingresados. Aún es mayor la mejora de sus unidades de cuidados críticos, con ocho contagiados, cifra que no se repetía desde finales de octubre. Además, las de Povisa y Vithas Fátima ya están libres del virus –la segunda, desde el 14 de marzo–. Sin embargo, en la calle, la pandemia empeora. La incidencia acumulada a 14 días sigue subiendo y retrocede a la situación de hace dos semanas, con 82 nuevos diagnósticos por cien mil habitantes.

Y no parece que vaya a mejorar. La incidencia a 7 días –de 43– apunta a un pequeño empeoramiento. Es ya la segunda área gallega con peor situación, tras A Coruña. Y con Pontevedra, son las únicas en las que crece la curva. Pero en Vigo, más.

Inspectores médicos

Por otra parte, los médicos inspectores del Instituto Nacional de la Seguridad Social denuncian que aún no han sido vacunados, pese a que están englobados en el grupo 3B de otro personal sanitario y no se les excluye de la inmunización con AstraZeneca. Reprochan que ya se ha iniciado la vacunación de otros menos prioritarios como el grupo 6, con los profesores, o incluso el 9, con población general de 50 y 55 años. Denuncian que su actividad diaria consiste en realizar reconocimientos fundamentalmente presenciales a pacientes que, en ocasiones, también son personas vulnerables. Sanidade asegura que procederá a pincharles esta semana y justifica que no lo hizo antes porque no tenían los listados.

Compartir el artículo

stats