Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La familia de Déborah urge “celeridad” en la investigación: “El tiempo aprieta”

Una mujer del entorno del exnovio testificó ayer de nuevo tras detectarse contradicciones | Sin respuesta aún a la petición de exhumar el cadáver

Rosa, hermana de Déborah, ayer ante el juzgado de Tui.   | // MARTA G. BREA

Rosa, hermana de Déborah, ayer ante el juzgado de Tui. | // MARTA G. BREA

A los abogados y a la familia de Déborah les preocupa el paso del tiempo. Para ellos, como reconocían ayer, el tiempo es, literalmente, oro. Falta poco más de un año para que la causa por la desaparición y muerte criminal en 2002 de la joven viguesa prescriba. Por eso piden “celeridad” para intentar resolver el caso antes de esa fecha límite de mayo de 2022. Siguen pendientes de respuesta judicial a tres cuestiones que ven claves para dar un impulso al procedimiento: la petición de exhumar el cuerpo de la víctima, la respuesta al informe pericial donde se expone que la muerte fue homicida y la solicitud de que una empresa especializada que intervino en el caso Diana Quer se encargue de volcar el disco duro del ordenador de la fallecida para buscar emails o alguna otra pista.

“Desde que nos hicimos cargo del caso estamos en una cuenta atrás”, declaraba uno de los letrados de la familia, Ignacio Pérez Amoedo, a su llegada al Juzgado de Instrucción número 2 de Tui, donde ayer compareció una testigo cuya toma de declaración –y la de otros cuatro citados el próximo 23 de abril– fue ordenada vía recurso de apelación por la Audiencia Provincial de Pontevedra tras haberla denegado la jueza y el fiscal.

La testigo es una mujer que pertenece al entorno del exnovio de la víctima y en cuya primera declaración en sede judicial hace meses habría incurrido en contradicciones importantes en relación con lo manifestado por otras personas. Las preguntas versaron sobre un partido de fútbol clave y otras cuestiones de las horas próximas a la desaparición de la joven. Ayer, en su segunda comparecencia, habría dicho no recordar temas sobre los que se le volvió a preguntar, alegando que pasó ya mucho tiempo.

Para Rosa, hermana de Déborah, es fundamental aclarar judicialmente todas las “contradicciones” y “dudas” en torno al día de la desaparición de su hermana y sobre el que siempre fue el principal sospechoso policial. Y pidió de nuevo la colaboración ciudadana: “Hacemos un llamamiento para que cualquier persona que pueda tener información, por muy irrelevante que le parezca, nos la haga llegar”.

Compartir el artículo

stats