Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Una oferta para comprar el Bahía?

Una auditoría valora el hotel de cara a una propuesta de compra pese a que su dueño matiza que “no hay nada en firme”

Foto exterior del hotel Bahía, junto a la estación marítima.

Foto exterior del hotel Bahía, junto a la estación marítima. Marta G. Brea

La compra del Hotel América –en el entorno de Areal– el pasado septiembre por parte de la sociedad Udra Investments, ha podido abrir la veda para un baile de traspasos en el sector hotelero, que acumula prácticamente un año de dificultades por las restricciones al turismo derivadas de la pandemia. Esta situación podría motivar que la práctica totalidad de los hoteles de la urbe estén dispuestos a negociar su venta a pesar de no haber colgado todavía el cartel. Un ejemplo de ello sería el emblemático Hotel Bahía.

Una auditoría

Fuentes consultadas por este periódico aseguran que el complejo hotelero está siendo objeto de una auditoría de las instalaciones de cara a una posible venta. Hay que recordar que el Bahía no solo ofrece un servicio de hospedaje puntual, sino que también cuenta con apartamentos privados. En concreto, el hotel cuenta con 17 plantas, siete para viviendas y las diez restantes para esta función hotelera. En total, son 91 las habitaciones de las que se dispone a mayores de estas viviendas particulares.

Posible comprador

La realización de esta auditoría responde al interés de un posible comprador, quien según estas mismas fuentes, habría realizado ya una oferta por el céntrico establecimiento.

Su dueño y director, César Ballesteros ha afirmado rotundo que no tiene el hotel en venta, concretamente, que no hay “nada en firme, sobre la mesa”, si bien reconoce que si alguna firma o empresa realizase una imponente oferta, posiblemente por encima del valor del mercado, sería una alternativa a estudiar. “Nosotros no le ponemos precio porque no buscamos su venta. Ahora otra cosa es que venga una empresa y te haga una oferta y a nosotros nos pueda interesar. No vamos a ponerle un precio, porque eso sería decir que sí queremos venderlo y no es así. No tengo intención de vender pero sí llega alguna propuesta interesante, la escucharía”, matiza el empresario vigués, quien desde el año pasado, mantiene las puertas del Bahía cerradas y buena parte de sus trabajadores en ERTE por la ausencia de reservas y el inexistente turismo, que confían recuperar ya para los meses de verano.

El atractivo de Vigo

Esta oferta, en caso de que llega a materializarse o no, podría no ser la única para los alojamientos olívicos. ¿Su atractivo? Desde el sector, la urbe se considera un destino seguros en plena pandemia, se verá beneficiada por el tirón del Xacobeo y presume de gastronomía y atractivos naturales únicos –playas y Cíes–.

Interés extranjero

En palabras de Ballesteros, esto unido al “bajo” apoyo de las instituciones públicas” al sector en comparación de otros países, motivará el interés extranjero por los hospedajes locales: “Habrá movimientos, está claro que los fondos de inversión se van a meter en el gremio porque la rentabilidad es conocida. Los negocios están en un momento crítico, muy endeudados. En otros países, como por ejemplo Austria, las ayudas equivalen a un 70% de la facturación del año anterior, nosotros aquí no tenemos eso”, lamenta el dueño y director del prestigioso Hotel Bahía, situado frente a la fachada marítima de A Laxe.

Compartir el artículo

stats