Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ibermutua invertirá casi seis millones en el Policlínico Cíes para abrirlo el próximo año

Ibermutua amplía la reforma del Policlínico Cíes, que estará operativo a finales de 2022 C. Prego

Vigo celebrará el centenario de uno de sus arquitectos más característicos de la segunda mitad del siglo pasado, Xosé Bar Boo, con plato fuerte incluido: la reactivación del Cíes, el emblemático edificio en forma de tubo de Avenida de Madrid, situado a tiro de piedra de Plaza de España y que hasta su cierre, en 2015, con la puesta en marcha del Álvaro Cunqueiro, actuaba como policlínico. De cumplirse los planes de Ibermutua, la nueva gestora de las instalaciones, el inmueble estará operativo a finales de 2022. Antes se someterá a un lifting en profundidad para recuperar su uso sanitario y prestar, de nuevo, servicios asistenciales y hospitalarios. La inversión total que acometerá Ibermutua para recuperarlo será, sin embargo, algo mayor de la que había avanzado en un inicio. Para ajustarse a las indicaciones de Patrimonio, la firma ha engrosado en más de un millón de euros el presupuesto de la reforma. En vez de los cerca de 4,1 millones previstos las obras movilizarán unos 5,5.

Desde Ibermutua explican que como parte de la rehabilitación se limpiará la fachada, renovará la carpintería exterior, cambiarán los ascensores y modernizará el sistema de climatización, que se había quedado ya obsoleto. Antes deberá recibir el visto bueno de la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social (DGOSS) a la propuesta revisada –y más costosa–, un trámite que la firma espera que se complete este mismo mes.

  • 1 Una de las joyas de Bar Boo en el casco urbano

    El Policlínico Cíes, de 1967, es uno de los edificios más característicos del arquitecto vigués Xosé Bar Boo (1922-1994) en la ciudad.

  • 2 El objetivo: estar activo antes de 2023

    Los planes de Ibermutua pasan por que el edificio de Avenida de Madrid esté reformado y operativo para finales de 2022.

  • 3 Una inversión de más de 12 millones

    Tendrá uso sanitario. La firma prevé invertir 5,5 millones en su reforma, más de lo previsto y a lo que se añadirá su equipamiento.

Una vez tenga el plácet del ministerio, Ibermutua podrá seguir con el proceso administrativo de licitación y adjudicación. También deberá obtener licencia de Urbanismo, un trámite que esperan cumplir sin problema tras haber mantenido informado al Concello. Otra de las administraciones que deberá darles el visto bueno es el departamento autonómico de Sanidad. La mutua espera que el Cíes esté operativo a finales de 2022, ligeramente más tarde que el plazo que se había marcado en un inicio. Hace justo un año –antes de la pandemia– sus responsables apuntaban que la reapertura podría lograrse el primer trimestre de 2022.

El Policlínico Cíes, situado en Avenida de Madrid. R. GROBAS

Lo que se mantiene intacto es el uso del edificio, que seguirá centrado en la asistencia sanitaria. El objetivo de Ibermutua, mutua colaboradora con la Seguridad Social y que dispone de cerca de 120 centros propios y más de un millar de concertados por todo el país, es que tenga un aprovechamiento asistencial, con espacios destinados a urgencias, quirófanos, consultas, despachos y salas especiales destinadas, por ejemplo, a otorrinolaringología, alergología o neurofisiología. El policlínico estará dotado además con resonancia magnética, lo que lo convertirá en un referente en su sector en la provincia. Según el proyecto presentado en septiembre de 2019, el inmueble tiene una superficie útil de algo más de 3.500 metros cuadrados.

Además de los cerca de 5,5 millones en los que se presupuesta la reforma del edificio Cíes, Ibermutua ha tenido que aportar fondos también para equiparlo –entre 2,5 y 3 millones de euros, aproximadamente– y adquirirlo –otros 3,5 millones–. Tras la apertura del Cunqueiro, hace ya más de un lustro, el Sergas lo devolvió a la Seguridad Social y poco después salió a subasta. Antes de que Ibermutua plantease recuperar el Cíes para uso clínico, el sindicatos Comisiones Obreras (CC. OO.) había propuesto reconvertirlo en un geriátrico. Su planteamiento recibió respaldo de instituciones públicas, pero no llegó a cuajar. En julio de 2019 trascendía que el inmueble pasaba a manos de Ibermutua, que –según figura en su web oficial– dispone de otros dos centros asistenciales en la ciudad: uno en la calle Rosalía de Castro y otro, a muy poca distancia, en la avenida García Barbón.

La reapertura del Cíes coincidirá, de cumplirse los planes de la mutua, con el centenario del nacimiento de Bar Boo. Antes de fallecer, en 1994, con 71 años, el vigués trazó algunas de las construcciones más características del casco urbano, como la iglesia parroquial Nosa Señora das Neves de Teis, el edificio Plaza de Compostela o el propio policlínico de Avenida de Madrid. También tiene obras destacadas en otros municipios de Galicia.

Zona Franca pisa el acelerador para modernizar su nueva sede del Areal

Interior del antiguo rectorado e infografía que muestra su propuesta de iluminación. NORTAP INGENIEROS

Zona Franca pisa el acelerador a fondo para reformar la que será su nueva casa, en pleno corazón urbano de Vigo: el edificio del antiguo rectorado. Las imágenes captadas por la firma Nortap Ingenieros sobre el inicio de las obras muestran cómo la maquinaria está operativa ya en el interior del edificio, donde el mobiliario está completamente retirado para facilitar la labor de los operarios. A finales de octubre, cuando era inminente el inicio de los trabajos, los planes del Consorcio pasaban por que el proceso estuviese concluido en mayo de este año. Por esas mismas fechas, en otoño, Zona Franca empezaba a trasladar a sus primeros empleados a las oficinas situadas en el número 3 de la calle Oporto, anexas al antiguo rectorado –calle Areal nº 46– y que el organismo estatal ha adquirido también. En conjunto, entre la operación de compra y la propia reforma, la entidad que dirige David Regades prevé invertir alrededor de 9,3 millones de euros en ambos inmuebles. Las obras de reforma se adjudicaron en octubre por 3,75 millones de euros a la UTE formada por Dragados S.A. y Prace, Servicios y Obras S.A. El plazo de ejecución de los trabajos recogido en la licitación es de ocho meses, lo que llevaba a Zona Franca el otoño pasado a calcular que las nuevas instalaciones podrían quedar lista a lo largo de la primavera, entre abril o mayo de 2021. Las obras permitirán acondicionar un edificio histórico del Ensanche, trazado por Manuel Uceda en 1863 con un estilo ecléctico clasicista y que ha tenido varios usos desde entonces.

Compartir el artículo

stats