Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Código de Barras ya es historia de la movida viguesa

"Código de Barras", historia de la movida viguesa

"Código de Barras", historia de la movida viguesa

En sus techos forrados con espejos se reflejaron durante años los bailes, juergas y ligues de un buen puñado de vigueses, los mismos que cada noche de sábado se subían al coche para enfilar la Avenida de Europa rumbo Samil y dejar atrás –en el casco urbano, y con él sus oficinas, talleres y aulas– las preocupaciones de la semana. Entre finales de los 90 y principios de los 2000 Código de Barras fue sinónimo de fiestas cerca de la playa y madrugadas “elásticas”. Quienes querían estirarlas al máximo, hasta bien amanecido el domingo, podían incluso marcharse a casa desayunados. La discoteca presumía de terraza y un pequeño bar en el que cualquiera podía comerse el primer bocata o hamburguesa del día.

Discoteca "Código de Barras" antes del derribo Ricardo Grobas

Ahora, tras una larga etapa de abandono, en el solar solo quedan cascotes. Ni código. Ni barras. Tampoco espejos, mesas, sillas, bafles o las barras por las que se desfilazan los vasos de tubo y botellines. Las palas y excavadoras contratadas por la empresa propietaria de la parcela, integrada en el holding francés ADEO, dueña también de la cadena Leroy Merlín, ha reducido ya a escombros lo que en su día fue una de las discotecas más populares y con más parroquianos de toda la comarca viguesa.

30

Del Manco a Vanitas: así vivimos la 'movida' viguesa los que fuimos a la EGB Hilda Gómez

El Concello detalla que se está limpiando la zona para el nuevo uso que tendrá la parcela, donde, como ya avanzó FARO en mayo de 2019, la promotora proyecta un Bricomart, una macrotienda especializada en la venta de productos para la construcción y reformas. La firma tiene ya tiendas repartidas por varias ciudades de España, incluida Santiago, además de otros países europeos, como Francia, Italia o Polonia. Hace dos años la promotora, Bricolaje Bricoman SLU, avanzaba también que en el entorno se abrirán otras superficies comerciales. “Hay interés de muchas empresas”, señalaba la firma hace dos años. Su puesta en marcha, calculaba entonces la empresa, generaría alrededor de medio millar de empleos.

Alcabre acogerá un centro comercial con un Bricomart que creará 500 empleos

Alcabre acogerá un centro comercial con un Bricomart que creará 500 empleos

La caída definitiva de Código de Barras y la construcción del Bricomart no solo sumará un nuevo área comercial a Vigo. De la mano traerá también un par de mejoras de calado para las comunicaciones de la propia ciudad. El proyecto que tiene sobre la mesa la firma contempla la cesión de superficie al Concello de Vigo para la reforma de Avenida de Europa y la construcción del carril bici, que ya se extiende por buena parte de la ciudad para conectar Samil y Teis.

En 2019 se avanzaba que los promotores del entorno comercial cederían algo más de 11.000 metros cuadrados (m2) al Ayuntamiento para prolongar el bulevar de Coia, incluida la vía para bicicletas. Como parte del proyecto se contemplaba también una rotonda de entrada y salida desde Navia hacia Avenida de Europa y un nuevo vial para enlazar camiño Caringosta con la calle Castaña.

Además de la mejora de las conexiones, el proyecto que la firma manejaba al menos entonces preveía reforzar la oferta de aparcamiento de la zona con entre 1.200 y 1.300 nuevas plazas, ampliables. La compañía calculaba que la inversión superaría los 50 millones de euros y las dotaciones podrían estar listas en el plazo de alrededor de tres o cuatro años. En el ámbito ya se había planteado tiempo atrás abrir una nueva tienda Hipercor.

Trabajos de derribo del edificio Ricardo Grobas

Desde hacía años del antiguo Código de Barras ya quedaba únicamente el edificio, abandonado y con las persianas bajadas en un lateral de Avenida de Europa. En su fachada se podían leer aún, con la tinta medio descolorida por la lluvia, el viento y el sol, los últimos carteles publicitarios con marcas de whisky. Ahora se amontonan en el suelo del solar, junto al resto de cascotes y maderas del edificio. Ayer quedaba poco más que las palmeras plantadas en uno de los laterales de la finca. Con su desaparición, Código de Barras se suma a la larga lista de discotecas, afters, pubs y bares que alimentaron la noche viguesa entre las últimas décadas del siglo XX, como el Vanitas, Vademécum, Tebeo o El Manco. Quedan de ellos un buen puñado de recuerdos y otras tantas fotos en las hemerotecas.

El Manco. Ricardo Grobas

El Manco.

Situado en pleno centro de Vigo, en la calle Lepanto, fue una de las discotecas más conocidas de la ciudad.

Duke

Duke.

Situada en la calle Nicaragua, la discoteca Duke abrió a finales de la década de 1980, cuando Vigo brillaba en la Movida.

U.V.I.

U.V.I.

Uno de los after más conocidos de la ciudad. El local ganaba vida cuando ya habían cerrado el resto de discotecas de Vigo.

Vanitas

Vanitas.

Vanitas abrió sus puertas en 1984 en Nigrán. No tardó en convertirse en una de la salas de fiesta más populares del área.

Vademecum

Vademecum.

Uno de los dance clubs más populares del país, el Vademecum se transformó con el tiempo en el actual Radar.

Tebeo

Tebeo.

El local abrió sus puertas en 1984 en Areal, una zona en la que han tomado el relevo locales como el 20th Century.

Compartir el artículo

stats