Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Val Miñor impulsa la subida de usuarios en los centros de salud del área durante la pandemia

Suma 1.315 cartillas y 3 de cada 10 corresponden a Baiona, Nigrán y Gondomar | Pese a contar con la mitad de la población, Vigo solo aporta el 16% del crecimiento y la mitad de sus servicios de Primaria pierden cartillas

Exterior del centro de salud Val Miñor, en A Xunqueira. A.I.

Uno de los efectos de la pandemia han sido los movimientos de población. Tras la experiencia del confinamiento domiciliario, algunas familias se han replanteado en dónde quieren vivir. Municipios del entorno han percibido un aumento de sus vecinos por empadronamientos en segundas residencias buscando, en general, entornos más tranquilos u hogares más amplios y con espacios exteriores. A la espera de datos oficiales de los censos correspondientes a este periodo –las disponibles ayer en el Instituto Nacional de Estadística se refieren al 1 de enero de 2019–, uno de los registros en los que se puede comprobar cuánto de real hay en esta sensación es el número de usuarios adscritos a los centros de salud. Desde febrero y hasta noviembre, en el área viguesa son 1.315 más en las consultas de Medicina de Familia. Y la zona que más impulsa este crecimiento es la de Val Miñor, con tres de cada diez de estas tarjetas sanitarias a mayores.

El entorno metropolitano, sin la ciudad, aporta el grueso de este crecimiento. A pesar de concentrar a algo más de la mitad de la población, Vigo solo es responsable de una de cada seis de estas cartillas que suman los centros de salud del área. De hecho, siete de sus catorce servicios de Atención Primaria pierden usuarios. A grandes rasgos, también se observa como este descenso se concentra principalmente en el casco urbano, mientras que en las parroquias periféricas los médicos tienen ahora más personas adscritas a sus consultas. Una de las excepciones es el Casco Vello que en los últimos años está recuperando vecinos –principalmente, gente joven– gracias a la rehabilitación de viviendas, como las que lleva a cabo el consorcio en el que colaboran el Concello y la Xunta. Su centro de salud gana medio centenar de tarjetas de adultos, hasta las 15.605.

Otro de los que no siguen la norma es el de A Doblada. De hecho, es el centro de salud vigués que incorpora más tarjetas, con 213 más, con las que supera las 30.000. También tienen saldo positivo los de Coruxo, Lavadores, Navia, Coia y Matamá. Este último registra la segunda mayor subida en términos absolutos, con 143 adultos más y la primera, si se tiene en cuenta el tamaño del servicio. Sus cartillas suben un 1,37%, cuando la media de la ciudad es de 0,07%.

El que más pierde es el servicio que forman Pintor Colmeiro y Nicolás Peña –80 personas menos–, seguido por el de Taboada Leal y Calle Cuba –llamado Vigo centro, con 67 menos–. También bajan Rosalía de Castro –en 63–, Beiramar –en 42–, López Mora –en 44–, Sárdoma y Bembrive –en 52– y Teis –en 5–.

De los 26 municipios que conforman el área, solo hay dos en los que decrece el número de cartillas sanitarias de sus centros de salud. Son los de Redondela y Cangas, pero la bajada es tan pequeña –18 y 29 menos, respectivamente– que, más bien, se podría hablar de un estancamiento. Además de los movimientos de población que se han podido producir dentro de la comarca, este aumento generalizado de los usuarios de Atención Primaria apunta a la posible llegada de gente de fuera que haya decidido trasladarse o asentarse en sus segundos domicilios.

Nigrán, Gondomar y Baiona aglutinan a menos del 8% de la población del área –poco más de 44.000 personas–. En cambio, el servicio de Atención Primaria que les da cobertura, el de Val Miñor, aporta el 29% del incremento de cartillas experimentado en todo el área sanitaria.

El segundo servicio con mayor crecimiento es el que forman los centros de salud de O Porriño, Mos y Salceda. Suben en 225 usuarios. Con casi 42.000 cartillas, el más grande de toda el área sanitaria viguesa, seguido, precisamente, por el de Val Miñor.

El de Tui y Tomiño es el tercero en subida del número de tarjetas sanitarias de adultos. Con 220 más, rebasan las 30.148. El servicio encabezado por Ponteareas y que incluye a As Neves, Mondariz, Covelo, y Salvaterra, es el otro que registra un incremento notable, con 213 usuarios más. En los otros tres –Moaña, A Guarda y A Cañiza– son variaciones más discretas.

En total, el número de personas que tienen a su médico de familia en el área subió a 566.712. Con los 69.213 niños, suman 635.925 personas, según estos datos del Sergas, correspondientes al pasado mes de noviembre. Al inicio de 2019, el censo de estos 26 concellos tenía 69.361 personas menos.

Los médicos de familia tienen una media de 1.257 usuarios y los pediatras, 865

Los médicos de familia del área viguesa siguen a una media de 1.257 personas. Pero la variación es grande entre algunos. Por ejemplo, mientras los trece del servicio de A Cañiza cuentan con una media de 804 cartillas, en Porriño sus cupos están un 80% más cargados –1.446 tarjetas por facultativo– El Sergas destaca que la media se ha rebajado algo –13 tarjetas menos en adultos–, tras la creación seis nuevas plazas en el mes de marzo en Matamá –que tenía el liderazgo en febrero, con 1.495 usuarios por médico de familia–, Tomiño, Val Miñor, Teis, Pintor Colmeiro y Baiona. En cuanto a los cupos de Pediatría, la media se sitúa en 865 niños por facultativo. Aunque la horquilla va de los 1.312 que tienen en Matamá a los 137 de Covelo. Son trece los centros de salud con más de un millar de menores por pediatra.

Compartir el artículo

stats