La Navidad de Vigo no tendrá ni la gran noria ni mercadillo en la Alameda, pero sí tendrá una de las atracciones que desde hace algunos años se ha convertido en un referente de las fiestas en la ciudad olívica: la pista de hielo. Así lo ha anunciado Rubén Pérez, presidente de la asociación Zona Náutico, quien sin poner fecha a su montaje y apertura sí ha avanzado algunos detalles sobre la misma.

Pérez ha confirmado en el programa Hoy por Hoy Vigo de la Cadena SER, que la pista de hielo -al contrario que otras actividades de la Navidad en Vigo- se montará en la ubicación habitual, pero que al contrario que el año pasado no contará con la rampa de esquí que pudieron disfrutar los vigueses y turistas que disfrutaron de las fiestas en la ciudad en 2019.

Más allá de la ausencia de la rampa por la que lanzarse con esquís o trineo, la pista de hielo de la Navidad en Vigo se instalará cumpliendo con las normas de seguridad sanitaria derivadas de la crisis del coronavirus, por lo que realizará un control de aforo para así garantizar la distancia de seguridad entre personas y evitar posibles contagios.

Vigo se desliza sobre hielo por Navidad

Una pista de hielo como la de Nueva York

Además, la pista de hielo de este año contará con novedades decorativas que, según Rubén Pérez, recordará a la pista de hielo que se instala en el Rockefeller Center de Nueva York. Así, en el centro se instalará un árbol de Navidad de 10 metros al que podrán rodear los aventureros que este año decidan ponerse los patines para disfrutar de la instalación.

Pero antes de acceder a la pista de hielo y rodear al árbol, los patinadores vigueses cruzarán un gran castillo de hielo que servirá de puerta de entrada a una superficie helada que medirá 40 metros de largo por 20 metros de ancho. Los que, en cambio, decidan ver los toros desde la barrera podrán disfrutar de una zona de restauración en la que se cumplirán las normas anticovid.