Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Chuvi usa una técnica pionera en Galicia para reconstruir el tórax de una paciente

Cirugía Plástica separó una capa de grasa de dentro del abdomen y la condujo por el interior del cuerpo hasta la cavidad a reparar - Evitó los riesgos de abrir a la mujer

Desde la izq., el cirujano plástico Bruno Gago Vidal y los cirujanos generales Erika Rufo e Ignacio Maruri. // FdV

El Servicio de Cirugía Plástica del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi) se enfrentó recientemente a un nuevo reto en quirófano con la reconstrucción de parte de un tórax. La lesión era una cavidad demasiado grande y profunda como para rellenarla con tejidos cercanos extraídos del mismo cuerpo, que es la solución más habitual. Y el estado de la mujer era demasiado frágil para someterla a los riesgos de una cirugía abierta con la que extraerlo de otro punto. Superaron el desafío aplicando una técnica no empleada hasta entonces en Galicia: trabajando a través de pequeñas incisiones, condujeron grasa del abdomen por el interior del cuerpo, abriéndose paso entre los tejidos, hasta la zona a reparar.

La técnica reconstructiva empleada se llama colgajo de epiplon vía laparoscópica. Un colgajo es una porción de tejido que se extraer de una zona del cuerpo y se mueve a otra para reparar lesiones. El epiplon es un pliegue que cubre y fija las vísceras; una capa de grasa, pero con funciones inmunológicas o de aporte de riego sanguíneo. Es, por tanto, un tejido de calidad para las reconstrucciones, que se usa desde hace años. Pero lo habitual era que se abriera el abdomen del paciente para acceder a él. Hace poco se empezó a hacerlo por vía laparoscopia, es decir, por pequeñas incisiones practicadas en la barriga. El actual coordinador de Cirugía Plástica en el Chuvi, el doctor Bruno Gago Vidal, en colaboración con el cirujano general del mismo centro Ignacio Maruri, la han aplicado por primera vez en Galicia.

La paciente había sido sometida a una cirugía cardíaca y se le infectó la zona por la que accedieron al corazón. Se le extendió al esternón y a las costillas y hubo que quitarle parte de ellos. Le quedó una cavidad en la parte anterior del tórax de 16 por 11 centímetros de extensión y profunda.

Apostaron por el colgajo de epiplon para rellenar esta zona. "Con él conseguimos aportar muy buen tejido para controlar la infección", explica el doctor Gago. Cuenta que no solo da volumen para tapar la cavidad, sino que proporciona "muy buena vascularización, con lo que llegarán mejor las defensas y los antibióticos a esta área para que cure.

Pero ¿cómo llevar esta grasa intraabdominal hasta la parte anterior y superficial del tórax si no había garantías para someter a la paciente a una operación abierta? Introduciendo "una serie de modificaciones técnicas" a la vía laparoscópica que hace poco se ha empezado a usar en estas operaciones.

Realizaron tres incisiones en el abdomen a través de los que introducir el instrumental; localizaron la grasa que rodea las vísceras; la separaron de ellas; y luego le abrieron paso a través de órganos y tejidos hasta el punto de destino, "tunelizando", y traccionando el colgado a través de este espacio. Esto es lo novedoso de la técnica llevada a cabo en los quirófanos del Hospital Álvaro Cunqueiro

Más de 5 horas en quirófano

Más de 5 horas en quirófanoFue una cirugía larga, de entre 5 y 6 horas, en las que, además de los doctores Gago y Maruri, intervinieron el cirujano cardíaco Daniel Molina y la cirujana general Erika Rufo. Fue hace alrededor de un mes y fue exitosa. La paciente evoluciona bien.

No descartan que, en un futuro, necesite otra intervención. Con la infección, la mujer perdió estructura ósea de la caja torácica. Estudiaron los parámetros de afectación de esta pared y calcularon que podría tener alguna pequeña secuela a la hora de respirar. Por el momento, no ha aparecido. Pero si sucediera, la cobertura de calidad que le proporciona a la zona esta capa de grasa intraabdominal les permitiría volver a operarla sin problemas.

Ahora van a recoger estas novedades introducidas en la técnica en una comunicación para compartirlo con la comunidad científica.

Compartir el artículo

stats