Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tráfico, el mejor termómetro de las fases del estado de alarma

Entre el decreto de mediados de marzo que lo activó y hoy mismo, cuando finaliza en Galicia, el estado de alarma ha pasado por diferentes etapas. Del confinamiento inicial, durante el que solo se permitía pisar la calle por causas de fuerza mayor, a la progresiva desescalada de cuatro fases que arrancó a principios de mayo. El tráfico ha sido uno de los "termómetros" más sensibles a cada uno de esos pasos. El flujo de vehículos se alimenta de la economía, de las relaciones sociales, del ocio... y se altera con cada cambio que les afecte.

El inicio del estado de alarma, por ejemplo, vació las avenidas, calles, autovías y autopistas de la comarca. El puente de Rande, uno de los puntos más transitados de toda la AP-9, llegó a registrar apenas 3.900 vehículos diarios en fin de semana, lo que representa un descenso del 90%. La reactivación de la economía permitió sin embargo que la segunda semana de abril el tráfico de vehículos pesados en el viaducto hubiese repuntado ya un 44%. Algo similar ocurrió en los viales de acceso de Vigo, que tras ver desplomarse el tráfico han retomado los niveles previos a la crisis.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats