Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Audasa reduce un 30% sus reclamaciones, pero sigue a la cabeza del sector en quejas

- En 2018 anotó 156, el 20% de las computadas por concesionarias de autopistas estatales - Lidera el listado desde 2013 - Destacan las causadas por atascos y problemas con tarjetas

Vehículos circulando por la AP-9 en el entorno de Rande. // R. Grobas

Se aupó a lo más alto del ranking en 2013 y desde entonces ha mantenido intacta su posición en el podio menos memorable entre las gestoras de peajes de España: el de las concesionarias con un mayor volumen de reclamaciones. Por sexto año consecutivo, Audasa repite como la sociedad responsable de autopistas estatales que ha recibido más quejas de usuarios.

El último balance publicado por el Ministerio de Transportes, con datos de 2018, muestra que a lo largo del ejercicio la empresa gestionó 156 reclamaciones. Son casi un 30% menos que las reflejadas en el anuario de 2017 -en el se que reseñaban 219-, pero sigue situando a la responsable de la AP-9 muy por encima del resto de sociedades concesionarias de autopistas.

El informe elaborado por Transportes muestra también que dos de los motivos que generan mayor cantidad de reclamaciones en la AP-9 son los problemas a la hora de pagar con tarjeta y los atascos. Entre los dos suman 47 quejas, cerca de un tercio de las 156 tramitadas en 2018. Ambos puntos -los colapsos y las trabas cuando los conductores no utilizan efectivo- llevan ya años destacando en los balances anuales de la concesionaria.

En 2018 los conductores que circularon por la AP-9, en especial por los accesos de Vigo, sufrieron frecuentes embotellamientos por las obras que Audasa estaba acometiendo en Rande. Aunque los dos nuevos carriles del puente se inauguraron en diciembre de 2017, la maquinaria, operarios y cortes de tráfico se mantuvieron durante meses. Los colapsos -durante los que se siguió cobrando- motivaron incluso la intervención de la Fiscalía y denuncias de conductores.

El balance deja en cualquier caso una lectura positiva: las 156 reclamaciones tramitadas en 2018 suponen un descenso del 30% si se comparan con el año anterior y se alejan de las 282 que llegó a contabilizar Audasa en 2012 o las 254 que manejaba hace seis años. La mejora es menos contundente si se comparan con la conjunto de la red de autopistas estatales. En 2018 las quejas de Audasa representaban el 21% del total del sector, seis puntos por debajo de 2017, pero por encima aún de los porcentajes de la última década. En el polo opuesto, Audasa se mantiene a la cola en empleados por kilómetro, con una tasa de 0,36. La media es de 0,91.

Compartir el artículo

stats