Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Vigo del mañana diseñado por el PXOM

El Concello remite a la Xunta el borrador del Plan para el trámite ambiental. Un Lagares accesible y el retranqueo de Samil, ejes ambientales

PXOM Vigo

El nuevo mapa del urbanismo de Vigo va tomando forma. Y perfila una ciudad más compacta, más metropolitana, con mayor músculo empresarial, y con un marchamo medioambiental más acusado. También una urbe más dimensionada y realista. El Concello ha remitido a la Xunta el borrador del futuro Plan Xeral para iniciar la tramitación ambiental e iniciar un largo camino burocrático que suprima, al cabo, la provisionalidad urbanística del municipio tras la caída del PXOM del 2008 por sentencia judicial. En el documento, el suelo urbano consolidado alcanza casi las 4.000 hectáreas –un tercio de la superficie total del municipio—, mientras que el no consolidado supera las 2.900 y el urbanizable, es decir, espacios susceptibles de crecimiento, rebasan las 556 hectáreas. Estos son sus principales ejes:

4.000 ha: suelo urbano consolidado

UNA INYECCIÓN DE VIVIENDAS PARA RECUPERAR Y SUMAR NUEVOS VECINOS

El nuevo Plan hace un apuesta por recuperar a todos los vecinos que hicieron las maletas hacia los concellos del área en busca, fundamentalmente, de precios asequibles de vivienda. Así, según las estimaciones de Urbanismo, plantea suelo para alrededor de 50.000 viviendas nuevas, lo que significa un crecimiento de más de un tercio sobre las 143.000 del parque actual. El importante incremento es, sin embargo, la mitad que las alrededor de 120.000 viviendas adicionales recogidas en el malogrado PXOM de 2008. Principalmente, por dos factores: uno, el incremento al ralentí de la población –la tasa acumulada anual es del 0,23%–; y dos, el cambio del modelo de familias, cada vez más unifamiliar –uno de cada cuatro hogares de la ciudad son unipersonales-. En palabras de María José Caride, edil de Urbanismo, se trata de “recoger las necesidades de vivienda de las familias” pero “hacerlo de la forma más ordenada posible”. Se trata, en muchos casos, de llevar vacíos que dejan al aire algunas costuras del paisaje urbano.

La política de vivienda imita en Vigo buena parte de los defectos que se arrastran en el resto de ciudades. La falta de construcciones nuevas hasta hace bien poco ha provocado que el 90% de las transacciones inmobiliarias sean de segunda mano. El alquiler, por su parte, se sitúa en una media de 500 euros al mes, el segundo más alto de Galicia, por detrás de A Coruña.

Por otro lado, en las parroquias no se prevén grandes promociones. “La idea básica es no arrasar todo para hacer un nuevo modelo de ciudad”, templa Caride. Asentar población en los núcleos, mejorar dotaciones o pulir accesos son en caso las prioridades.

Prevé ganar millones de metros cuadrados de suelo empresarial y descarta Porto Cabral y la Ciudad del Frío

CUATRO EJES DE CRECIMIENTO: DE SAMIL-ALCABRE HASTA LAVADORES

El Plan establece cuatro grandes zonas de expansión y crecimiento de la ciudad. Uno es el eje Samil-Alcabre-Navia, articulado en torno a la Avenida Europa –que contará con un gran parque de 50.000 m²—, la prolongación de la calle Marín más allá de Tomás Paredes y algunos cambios, como por ejemplo, la propuesta de un “nuevo vial en segunda línea” que permita recuperar el sistema dunar de la playa. Navia, por su parte, es si cabe el último gran polo residencial de la urbe. La segunda fase del PAU está pendiente para generar un total de 1.600 viviendas de protección oficial.

La segunda zona es la comprendida en A Salgueira y alrededores, con el Lagares como gran activo medioambiental. En su caso, el Concello prevé la “permeabilización” de Arquitecto Palacios para permitir, bien con cubierta o con un paso inferior, el paso de peatones desde las reformada Avenida de Madrid y el barrio del Calvario, o desde la Gran Vía hacia el río.

Próxima, el tercer pilar es el comprendido entre Sárdoma y el Ofimático, combinando el uso residencial y terciario; y el cuarto es el eje Lavadores-Inmaculada-San Xoán para articular una conexión verde entre los barrios

Un Lagares accesible y el retranqueo de Samil, ejes ambientales

UN VUELCO AL SUELO INDUSTRIAL PARA AFIANZAR EL PODER ECONÓMICO VIGUÉS

Es otro de los grandes cimientos del nuevo Plan para que ninguna empresa se vaya de Vigo por falta de espacio. Como publicó este diario, Concello y Zona Franca ya pactaran ampliar en 2 millones de m² el suelo industrial en la ciudad, principalmente con la ampliación de los polígonos de Balaídos y el Parque Tecnolóxico e Loxístico (PTL) de Valadares, pero también con nuevas áreas como en el contorno del Parque de A Pasaxe, compartida con Gondomar; el de Ameal –junto a Peinador— y el recinto “tech” de Sobreira, en el Campus Universitario, donde podría habilitarse un millón de m². A ello hay que sumar, además, unos 500.000 m² que se podrían ganar a la “reconversión” y recalificación” de tejidos urbanos industriales, algunos “informales” pero con gran actividad, y 974.100 m² de todo lo comprendido entre la avenida de Madrid, el Meixoeiro y sus contornos. El área comercial de Recaré, sin ir más lejos, pero también otros, como zonas puntuales previstas en Puxeiros.

El desatascador de la ordenación provisional


Conocido técnicamente como el Instrumento de Ordenación Provisional (IOP), la norma ha servido como desatascador para recuperar la edificabilidad de unas 50.000 parcelas que, junto con los planes específicos del Casco Vello, Ensanche o Bouzas, permitía resolver la situación urbanística del 70% del suelo de la ciudad. La ordenación provisional ha servido de cauce además para avanzar en la tramitación de casi 70 promociones inmobiliarias. Por ejemplo, ha facilitado la activación de proyectos como el de Cordelerías Mar y el nuevo hotel Samil a cargo de la división inmobiliaria del multimillonario Manuel Jove, o de otras como un bloque de 40 viviendas en la curva de San Gregorio.

ADIÓS A PORTO CABRAL Y LA CIUDAD DEL FRÍO, HOLA A OTRAS RECUPERACIONES

El PXOM viene a consagrar el descarte de dos “viejos conocidos” en el urbanismo vigués. No se habilitará suelo para Porto Cabral, el macrocentro comercial de 800 millones de euros de inversión proyectado por Intu Eurofund amparándose en el Plan de 2008. “Las condiciones de hoy no justifican una intervención como esa”, explica Caride, en línea con la posición del Concello en los meses previos, cuando rechazó su petición de recurrir la Ordenación Provisional. Junto al complejo, también se cae la conocida como Ciudad del Frío: una plataforma prevista en Matamá para albergar el traslado de las empresas frigoríficas de Beiramar.

En cambio, el Plan abrirá la puerta a recuperar enclaves industriales históricos como las naves de Álvarez en Coruxo y especialmente en Cabral. “La nave central, si se pudiera conservar, sería algo destacado para la memoria colectiva”, explica Caride. De igual modo las parcelas industriales de Teis –como las torres proyectadas por Zona Franca en las parcelas de CLH— y los espacios ferroviarios en desuso de Guixar se reconvertirán.

EL ENLACE “COMPLETO” DE BUENOS AIRES Y UNA NUEVA ARTERIA VIARIA

Enterrado otro macroproyecto, el de la antigua Ronda de Vigo, el borrador incluye la construcción del vial desde la A-55 –en Baruxáns, en la conexión con la futura autovía Vigo-O Porriño— hasta la avenida Clara Campoamor, y desde ahí, hasta PSA y Balaídos. El vial también aportaría una nueva salida a la Universidad y el Cunqueiro. Además, como ya había anunciado el Concello, se reflejará el documento la cubierta de varios puntos de la AP-9 en su tramo urbano para lograr un “enlace completo” en Buenos Aires, para los vecinos de Teis. La propuesta es generar espacios públicos encima de la autopista y minimizar su impacto en la ciudad.

Un documento “vivo” cuya aprobación inicial se prevé para el arranque de 2021


El futuro PXOM inicia una andadura administrativa que le llevará por varias fases y hasta una fecha límite: el 2023, momento en que debe quedar aprobado definitivamente. Sin embargo, según los cálculos de Urbanismo, el Plan podría quedar aprobado inicialmente en los últimos compases de este año, aunque la incertidumbre actual derivada de la crisis del coronavirus y el papel otras administraciones, en este caso la Xunta, en el proceso, invitan a pensar que la fecha más plausible sea la del primer trimestre de 2021. En todo caso, le concejal de Urbanismo, María José Caride, expresa el deseo del Ayuntamiento de que sea un plazo ”lo más corto posible”. “Si lo vamos a aprobar este año, no depende de nosotros”, sentencia.

De momento la actual fase es la de evaluación ambiental estratégica. El Concello remitió ya a la Xunta una carta para reclamar el inicio de este examen previo. En la misiva, revelada por FARO este sábado, el gobierno local informa que se ha acordado continuar con la tramitación del Plan al amparo del decreto que declara el estado de alarma y su modificación del 18 de marzo. En virtud de este segundo, las administraciones “podrán acordar motivadamente la continuación de aquellos procedimientos administrativos […] que sean indispensables para la protección del interés general”. Eso mismo hace constar Praza do Rei para formalizar la petición.

De acuerdo con esta evaluación ambiental, el texto se someterá a consultas públicas para que todas las entidades o particulares que así lo deseen puedan expresar sus criterios acerca del documento en el plano ambiental. Una vez la Xunta publique el informe preceptivo, el Concello tiene vía libre para pulir el texto hasta la aprobación inicial.

El documento, con todo, está “vivo”, como se afana en aclarar María José Caride. Para su configuración final llegarán informes de las distintas administraciones y organismos públicos para trazar un PXOM “lo más consensuado posible”, reivindica Caride.

Compartir el artículo

stats