Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vigo vetará los patinetes eléctricos en algunas calles

Adaptará la nueva ordenanza a las pautas de la DGT, aunque aboga por la obligación del casco. En tres meses tendrá listo el concurso para las firmas de alquiler

Una persona circula con un patinete eléctrico por una calle de Vigo // Marta G. Brea

Una persona circula con un patinete eléctrico por una calle de Vigo // Marta G. Brea

El Concello trabaja en varios frentes para poner fin a la anarquía en el uso de losanarquía patinetes eléctricos. No hay más que echar un rápido vistazo a las hemerotecas más recientes: usuarios interceptados entrando en la AP-9, vehículos trucados para alcanzar velocidades de hasta 100 km/h, conducciones temerarias bajo los efectos del alcohol o las drogas, algún que otro siniestro, o muy especialmente, los vigueses que siguen circulando con ellos por la acera y son apercibidos -alguno, reincidente-. En todo ello sobresale un denominador común: la seguridad. Así que el gobierno municipal, en el proceso de elaboración de una nueva ordenanza reguladora para estos vehículos de movilidad personal (VMP), trabaja codo a codo con la Policía Local para "peinar" la ciudad, y en último término, elaborar un mapa con las rutas más seguras para el uso de los patinetes. No tendrán, pues, vía libre. En algunas calles, las más peligrosas o donde su presencia conlleve algún riesgo, su circulación estará prohibida.

La elaboración de una nueva normativa municipal figuraba ya en la hoja de ruta para el 2020 pero,todavía en fase incipiente, solo se conocen apenas unas pinceladas sobre su contenido. Después de la eclosión de este fenómeno de movilidad en Vigo, como en otras grandes ciudades, la norma se propone, "en ausencia de una regulación específica", fijar un marco para "favorecer la seguridad vial y garantizar la circulación de estos vehículos de forma adaptada, haciéndola compatible con los usos de la vía pública" , según reza el calendario normativo. Fuentes de Praza do Rei aseguran que el mapa con los trazados está "prácticamente acabado", a la espera de que los agentes de Policía realicen comprobaciones.

Lo más ajustado a esta nueva realidad es una instrucción de la DGT, en la que se prohíbe la circulación con estos VMP por aceras y zonas peatonales (multa de 200 euros), así como con auriculares o empleando el teléfono móvil. Sin embargo, las instrucciones son provisionales, mientras no se apruebe una regulación más profunda. De ello son conscientes también en el Concello, que mantienen el compás de espera para conocer si habrá una edad mínima, si se exigirá un seguro o si será obligatorio el uso del casco, como apuesta el gobierno municipal. "Recogeremos todas las exigencias que emanen de la DGT", subrayan.

Pero la ofensiva municipal por poner orden no se ceñirá solo a la ordenanza. Como adelantó el alcalde, Abel Caballero, se convocará un concurso para atraer a más empresas para que presten servicios de alquiler. "Cuantas más concurran y cuantos más patinetes mejor. Eso sí, tiene que ser un proceso ordenado", subrayó el regidor el pasado mes de enero. Entonces muchos de esos patinetes, los vinculados a la empresa Buny, la única con presencia en la ciudad, aparecían atados al mobiliario público, en una escena de descontrol que también se vivió en otras ciudades, como A Coruña.

No obstante, el Ayuntamiento le ha puesto coto. En sus garajes ya se agolpan 110 unidades, la mayoría de esta empresa. El concurso, en el que se trabaja de forma paralela a la normativa, estará listo en un plazo aproximado de tres meses.

Radiografía de incidencias

El último informe de la Policía Local sobre las incidencias protagonizadas por patinetes arrojaba la cifa de 14 accidentes en 2019.. Entre ellos, cinco atropellos, varias colisiones con turismos y otra con un autobús. En el mismo año se habían recogido una decena de denuncias, por un valor sumado en sanciones económicas de 1.735 euros. Tres se tramitaron por circular por la acera a una velocidad superior al paso, dos por circular en zona peatonal, mientras que hubo otras por adelantamientos prohibidos, conducción negligente, cruzar la calzada indebidamente, no obedecer señales o alcoholemia, con una denuncia cada una.

Buny pide recuperar los patinetes requisados y asegura que la caída de actividad le forzó a despidos

Sergi Monferrer, director general de Buny, la única empresa de patinetes de alquiler que ha tenido presencia en Vigo, asegura que ha presentado cuatro instancias para solicitar la recuperación de los patinetes que tiene requisados en los garajes del Concello. "Estamos a la espera", afirma. Monferrer explica que desde hace un mes los VMP de su empresa han dejado de operar a la espera del concurso que prepara el Concello. El parón le obligó a aplicar la tijera. De los 16 contratados que decía disponer en la ciudad, ahora se ha quedado con solo dos. En su haber, estima en "casi 10.000" los usuarios que emplearon sus servicios en Vigo, "de los cuales un 60% fueron recurrentes", es decir, repitieron. Por otro lado, Monferrer se muestra proclive a que el patinete "se asemeje lo máximo a la bicicleta" en términos de regulación y elogia la iniciativa del Concello en el carril-bici. Sobre los patinetes sujetos al mobiliario, matiza que su plataforma multa con 20 euros si los usuarios reinciden (la primera vez solo se apercibe). Para evitar esto, los usuarios deben acreditar con una foto el depósito de los VMP.

Compartir el artículo

stats