Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Caballero: El túnel del Paseo de Alfonso salda una deuda histórica

El alcalde defiende la prolongación del proyecto de Porta do Sol como remedio para "una parte de Vigo que estaba sin hacer"

Vista aérea de Barrio do Cura, por donde transcurrirá el vial. // M. B.

Vista aérea de Barrio do Cura, por donde transcurrirá el vial. // M. B.

La prolongación del túnel de Porta do Sol por Paseo de Alfonso hasta desembocar en Torrecedeira a través de un vial por Barrio do Cura es una obra con múltiples beneficios. De ello se muestra convencido el Ayuntamiento. El gobierno local valora la reforma, desvelada el pasado domingo por FARO, como un plan idóneo para peatonalizar una médula espinal de la ciudad sin afectar a la fluidez del tráfico, y a su vez, despojar del aislamiento de facto al que estaban sometidas algunas calles que no por su proximidad con el gran núcleo urbano, tenían fácil acceso a él. "Hay que seguir con el proceso de peatonalización del centro de Vigo y de la parte histórica sin producir ningún elemento negativo para los ciudadanos", considera el alcalde, Abel Caballero. "La prolongación del túnel es la forma perfecta. Permite peatonalizar todo el Paseo de Alfonso, Elduayen y Porta do Sol y continuar la calle Torrecedeira".

El anteproyecto en el que trabaja el ejecutivo municipal perfila una segunda fase del túnel, ya en ejecución, desde Porta do Sol hasta los últimos metros del Elduayen. Desde ahí está previsto que continúe el soterramiento del tráfico unos 150 metros más, a los que habría que agregar otros 150 de un ramal en superficie desde Paseo de Alfonso -casi a la altura de la vieja marquesina- hasta la confluencia de Santa Marta-Torrecedeira. El vial transcurriría semioculto por la plaza pública de más de 5.000 metros cuadrados (m²) de Barrio do Cura. A falta del proyecto constructivo, solo para la nueva sección soterrada Praza do Rei baraja un presupuesto que ronda los 6 millones de euros y un plazo de ejecución de obras de 15 meses, sin contar tramitación. Vendrían a sumarse a los 17 millones de la reforma y el túnel de Porta do Sol, cuyos trabajos se extenderán por un periodo de 14 meses.

Esos son los pilares, pero la filosofía de la intervención va más allá. "Lo que estamos haciendo es completar una parte de Vigo que estaba sin hacer" , valora Caballero. El acento, además de la peatonalización del balcón al mar de Paseo de Alfonso (unos 3.300 m² libres de tráfico en superficie), está puesto en Torrecedeira. Una habitado bulevar que sin embargo agoniza en una horquilla con la calle Santa Marta. Un fondo de saco. "Vigo se hizo a medias, desafortunadamente. Y Torrecedeira es una calle sin salida, parece increible que se haya hecho así. Por eso estamos corrigiendo importantísimos errores históricos en el trazado de la ciudad", apunta el jefe del gobierno vigués.

Si todo fluye según lo previsto, tal y como confirma el alcalde, en dos años se pondrá en funcionamiento el túnel desde Policarpo Sanz hasta Elduayen, para después efectuar los 150 metros restantes.

La obra viene a estirar la humanización que hará de Porta do Sol la "gran plaza" de Vigo, con 8.000 m². Y lo hace como un capítulo nuevo, dado que, a juicio del Concello, la ordenación del urbanismo impide concebir todo el proyecto como uno solo. "Barrio do Cura está sin tramitación urbanística, está aún en trámite. Aunque quisiéramos serí a imposible. Cada cosa tiene que tener su momento", matiza el regidor.

De momento serán los técnicos los que tendrán que pormenorizar el calendario administrativo y los pasos a dar, que son largos. Caballero reivindica que "lo importante" es la idea y "tener los recursos" para ejecutar la transformación. Financiación que no repercutirá en los promotores de Barrio do Cura -Autonomy Global Opportunities-. "No sería justo", despeja el alcalde. "Nuestra forma de actuar es hacer ciudad desde el Concello". En el área, a día de hoy un páramo salpicado por los escombros de lo que fue un día la barriada, el fondo promotor hay un plan para construir 400 viviendas, habilitar más de un millar de plazas de aparcamiento y generar más de 2.900 m² de zonas verdes y 2.700 m² para dotaciones.

El reconversión del entorno cumple muchos de los requisitos para marcar un antes y un después en el rostro del Vigo más céntrico. Y con las peatonalizaciones será "mucho más" que un Vigo central, proclama Caballero. "Nosotros lo hacemos en túnel y en otros sitios cortando el tráfico. Y lo hacemos así porque no queremos dañar la fluidez del tráfico. Si no, simplemente peatonalizaríamos", incide.

Acicate para el comercio

La mejora del proyecto ha caído de pie en Torrecedeira, consciente de ser una de las grandes beneficiarias del proyecto. "Para nosotros creo que será estupendo", aplaude Carlos Fernández, presidente de la asociación de comerciantes de Torrecedeira, Pi y Margall y Camelias. "Al principio siempre se dice que 'no' a muchas cosas que son buenas para los demás. Mira el Calvario",ejemplifica, en referencia a las críticas de algunos colectivos. El comercio del barrio, castigadísimo como en otros tantos por la eclosión de las compras online y la implantación de las grandes marcas en el centro, urge a dignificar la calle. "Torrecedeira es un sitio donde vive muchísima gente y donde tenemos problemas puntuales de seguridad, drogas, gente durmiendo en la calle... Estamos abandonados de la mano de Dios", protesta Fernández.

La conexión con el centro está diseñada precisamente para potenciar el bulevar. A falta de nuevos capítulos en el serial de grandes reconversiones. "Habrá más ideas", desliza Caballero.

Compartir el artículo

stats