Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entre el recelo y la aprobación: la opinión vecinal se divide en dos bandos

El debate defiende que se potencie el mirador pero con discrepancias sobre la forma

La prolongación del túnel por Paseo de Alfonso no apaga las críticas de Vigo Histórico, la plataforma que hasta ahora ha mantenido un postura más crítica con la galería bajo tierra. En esencia, el discurso es el mismo. El problema no es la peatonalización, cuyo añadido también avalan, sino la excavación en sí. "Es innecesario", aprecia Rafael Ferradáns, portavoz del movimiento. "No nos satisface. Siempre que hemos creído que la peatonalización de Porta do Sol debe ser extendida a Elduayen y paseo de Alfonso, pero se puede conseguir dificultando el tráfico, en línea con lo que marca la legislación española y europea. Creemos que es perfectamente factible. Bastaría con hacer un plan de movilidad", afirma. En las mismas coordenadas se expresa Fiz Axeitos, de la asociación de vecinos del Casco Vello. Axeitos, a falta de una reunión de la directiva de la asociación, cree que lo idea sería "paralizar a actual obra para facela toda xunta". Además, "co sentido común funcionando" ,opina como Ferradáns que "non fai falta o túnel". "As directrices europeas van por quitar, non por esconder o tráfico", coincide.

En Paseo de Alfonso, ayer, hubo división de opiniones entre peatones y pequeños comerciantes. Armando, con la barra de pan y la prensa bajo el brazo, desconfía: "Creo que es un riesgo para los edificios antiguos, y no sabes hasta qué punto eso será seguro. Me temo que pueda pasar algo". A Rosa, a punto de tomar un Vitrasa junto a la antigua marquesina, le parece "demasiado". "Está bien hasta Elduayen, pero hasta aquí es excesivo". Igual que a Paqui Domínguez: "Es un gasto superfluo, me da igual que lo regale la UE, que lo utilicen en otras cosas como en servicios sociales". En la acera del enfrente, Dolores Gómez revisa sobre el mostrador de su kiosco la información de FARO da pie al argumento del riesgo para los edificios "centenarios", pero también puntualiza que el tráfico "por algún lado hay que meterlo, al hacer nuevo Barrio do Cura". "A ver si con esto Vigo luce un poco, porque antes daba muy mala imagen. Las obras afectan siempre, pero si es para mejorar... ¡y que lo hagan lo más rápido posible!", añade. En la barra del bar el Mirador, Fermín Fernández y Luz Loureiro debaten -más bien, confluyen- sobre la reforma. "¡Jolín! Yo pensaba: ya que lo hacen, ¿por qué no lo llevan un poquito más por el paseo de Alfonso? Queda mejor peatonal. A mí me parece bien", dice ella. Él, detrás de la barra, asiente, sin temor a lo farragoso de las obras: "Son así, por eso vamos a dejar de hacer algo nuevo. O renovar, o morir". "Mi mayor preocupación es por dónde va circular el transporte público en esta vía, que es un arteria principal", reflexiona Fernanda, en la acera del paseo.

Compartir el artículo

stats