Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El embudo de la calle Venezuela: caos de carriles en solo 600 m

La reforma de la calle, del parque infantil y el carril bici convierten el vial en un complejo zigzag para los conductores en sentido Gran Vía

5

La calle Venezuela, un embudo para el tráfico por las obras

Imágenes de la calle Venezuela de Vigo durante el día de ayer. // Ricardo Grobas

El inicio del cursoel próximo miércoles pondrá a prueba la circulación de vehículos en la "nueva" calle Venezuela. Esta concurrida arteria ha cambiado por completo su fisonomíaconcurrida arteria en los últimos meses y todo apunta a que los conductores deberán armarse todavía más de paciencia una vez que el tráfico se multiplique tras el fin de las vacaciones, el inicio de los colegios y la llegada del mal tiempo. La reciente reforma del vial, la ampliación del parque infantil y la creación del carril bici han estrechado el asfalto hasta tal punto que Tráfico se ha visto obligado a suprimir varios carriles de circulación creando un embudo de 100 metros de largo entre los cruces con las calles Panamá y Arzobispo Xelmírez, en paralelo al parque infantil.

En el citado tramo, en pleno corazón de Venezuela, los conductores que van hacia Gran Vía deben ingeniárselas para pasar de dos carriles de circulación a solo uno a lo largo de 100 metros, para, tras el parque infantil, recuperar tres. Un complejo zigzag en una calle de apenas 600 metros por la que circulan cada día más de 10.000 vehículos y que ha provocado ya quejas de vecinos y conductores.

En el primer tramo de Venezuela, a la altura del colegio Salesianos, se han respetado dos carriles de circulación en cada sentido. Se suprimieron, eso sí, todas las plazas de estacionamiento del margen del centro escolar para poder encajar el carril bici (en todo el vial, hasta Vázquez Varela, se eliminaron más de 100). Luego, hasta la calle Panamá, a su paso por Maristas, continúa habiendo un par de carriles hacia Gran Vía pero solo uno en sentido opuesto.

El conflictivo embudo que comienza ya a suponer un quebradero de cabeza para multitud de conductores comienza en el cruce con Panamá. La ampliación del parque infantil provocó la pérdida de toda la hilera de aparcamientos y la construcción del carril bici dejó además este tramo sin uno de sus tres carriles de circulación. Ahora hay dos, pero en la práctica solo vale uno, ya que el de la izquierda solo permite a los conductores ir hacia Bolivia y Ecuador. Es decir, no se puede utilizar para seguir de frente. Y, por lo tanto, supone que los más de 10.000 vehículos que van en dirección a El Corte Inglés cada día tienen que pasar de dos a un solo carril de circulación para atravesar los 100 metros del tramo del parque infantil.

La situación se complica todavía más con los cruces que desembocan en este nudo desde Bolivia, tanto en sentido ascendente, como descendente desde la Plaza Elíptica. Al haber un solo carril para seguir de frente por Venezuela, es habitual que esté colapsado y, en hora punta, apenas dos o tres coches tienen tiempo de incorporarse al vial central antes de que cierren los semáforos. Esta situación se complicará probablemente todavía más cuando comience a funcionar el carril bici. Ya que a la regulación de semáforos de coches y peatones actual en este complejo nudo que se ha creado, habrá que sumar la de los ciclistas.

Compartir el artículo

stats