Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El vigués que atropelló al mago Blass afronta el pago de 140.000 euros en indemnizaciones

La cuantía la piden el ilusionista y dos productoras que tuvieron que cancelar espectáculos ► Las secuelas en brazo y muñeca, alegan, limitan al artista en trucos con cartas o palomas

El mago Jorge Blass, durante una actuación en Vigo. // Fdv

El mago Jorge Blass, durante una actuación en Vigo. // Fdv

Un juicio por un delito contra la seguridad vial en el que se hablará, y mucho, de magia. El 18 de septiembre se celebrará en el Juzgado de lo Penal 1 de Vigo la vista contra el conductor que en 2017 atropelló al mago Jorge Blass, que aquella noche había actuado en la ciudad olívica. Tras hacerlo la Fiscalía, las acusaciones particulares que representan al artista y a dos productoras que a raíz del siniestro tuvieron que cancelar una decena de espectáculos de magia también han formalizado sus escritos. Y junto a pena de cárcel y de retirada del carné, los abogados del prestidigitador y de las empresas piden que el automovilista, con la responsabilidad civil solidaria de la compañía aseguradora, abonen indemnizaciones que suman casi 140.000 euros. Entre los conceptos que engrosan esa cifra están las cuantías que se reclaman por las actuaciones anuladas en distintos puntos de España o por las consecuencias del accidente "en el ejercicio de la actividad profesional" del ilusionista, ya que las secuelas que padece en brazo y muñeca, alegan, le "limitan" para hacer ciertos números, como los de prestidigitación con cartas, palomas o pañuelos.

El siniestro ocurrió la madrugada del 3 de diciembre de 2017. El mago regresaba al hotel donde se alojaba en Vigo tras cenar. El conductor, R.C.V.V., circulaba por la avenida de García Barbón en su BMW y fue al girar a República Argentina cuando sucedió el accidente. Iba con una tasa de alcohol de 0,68 y supuestamente a velocidad inadecuada. En ese momento cruzaba un grupo de peatones al que intentó bordear, pero en la maniobra alcanzó con un espejo retrovisor a Blass, que cayó sobre la calzada, fracturándose cúbito y radio del brazo derecho y lesionándose en el labio.

Dinámica

DinámicaLa propia dinámica del accidente que obligó al artista a pasar por quirófano ya es objeto de controversia jurídica entre las partes. Si las acusaciones particulares atribuyen toda la responsabilidad al conductor, al que achacan una "manifiesta temeridad" y del que apuntan que ya fue condenado por ir al volante bajo los efectos del alcohol, el fiscal habla de "concurrencia de culpas" entre el automovilista y el peatón, ya que este último cruzaba fuera de paso peatonal y con el semáforo en rojo para él. Una cuestión en la que incide también la aseguradora del coche del acusado. El asunto no es baladí, ya que, de apreciar la jueza dicha concurrencia, supondría una reducción de las indemnizaciones que corresponderían al mago.

El fiscal pide para el encausado una pena de 2.700 euros de multa y tres años sin carné. Las acusaciones particulares solicitan dos años de prisión y seis de privación del derecho a conducir vehículos. En cuanto a la indemnización para el ilusionista, el Ministerio Público plantea 50.154 euros por lesiones y secuelas, y la cantidad que se acredite por las ganancias que se dejaron de obtener por los espectáculos cancelados. La cifra que reclaman los letrados del mago y las productoras es mayor: 75.420 euros para Blass, así como 27.652 y 36.500 respectivamente para 7 Rojo Producciones y Entreacto Producciones por las 11 actuaciones que ya tenían contratadas para ese diciembre de 2017 en Pontevedra, Avilés, Madrid o Barcelona y que hubo que anular.

Secuelas

SecuelasConcretamente, en relación a la indemnización interesada para Jorge Blass, junto a la relativa a lesiones, hospitalización, baja laboral o lucro cesante por lo que dejó de percibir mientras estuvo inactivo, se hace hincapié en las secuelas y en el perjuicio que las mismas le provocan en sus espectáculos.

En su escrito, el letrado del artista argumenta que la limitación en la rotación del antebrazo y la muñeca, así como de la flexión de la falange de un dedo, "limitan" a su cliente "en la realización de determinados trucos", como los de cartas o palomas. Y que el material de osteosíntesis implantado en el brazo y la imposibilidad de someter a sus antebrazos a mucho peso inciden en otros números "más físicos", como el de escape en el que se arrastra por trampillas en el escenario.

También destaca el perjuicio estético de las cicatrices derivadas del atropello. La del antebrazo es de 16 centímetros. Y el abogado dice que esa parte del cuerpo es "un sello característico" de magos que como Blass hacen por ejemplo juegos de cartas, ya que deben "arremangarse" para que el público vea que no guardan cartas en la manga.

Compartir el artículo

stats