Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Remodelación del subterráneo de A Laxe

Zona Franca cierra el parking robotizado para convertirlo en uno convencional de 184 plazas

El miércoles dejará de operar para iniciar los trabajos de reforma - El Consorcio invertirá 1,6 millones y el plazo de ejecución será de seis meses -Se construirá una rampa interior - El mantenimiento del sistema actual cuesta 16.000 euros mensuales

Acceso al parking robotizado, en A Laxe, al lado de la Estación Marítima de ría. // Alba Villar

Acceso al parking robotizado, en A Laxe, al lado de la Estación Marítima de ría. // Alba Villar

El parking robotizado de A Laxe cumple 20 años inmerso en una profunda reforma. Su propietario, Zona Franca, cerrará sus puertas el miércoles para iniciar la remodelación que lo transformará en un subterráneo convencional, libre del complejo -y sobre todo caro- sistema automático con el que se puso en marcha en 1999. El Consorcio ha contactado ya con los cerca de 90 abonados del parking para reubicarlos en el de A Estrela, situado a escasos 700 metros y que -al igual que el robotizado- está en manos de Aparcamientos Subterráneos de Vigo, una sociedad impulsada por el organismo estatal.

Una vez el parking cierre sus puertas los técnicos del Consorcio empezarán con los trabajos previos a la remodelación, como desconectar el actual sistema robotizado. El presupuesto de licitación rondará los 1,59 millones de euros y el plazo de obra que se plantea es de seis meses. La reforma dará un cambio radical al subterráneo, que dejará de funcionar con su actual mecanismo automático e incorporará una rampa entre sus dos plantas. La actuación reducirá de forma sensible la capacidad del parking. Cuando abrió sus puertas, en 1999, se anunció que el recinto podría acoger unos 400 vehículos, aunque con el paso del tiempo su aforo se fue rebajando hasta las 200 plazas que estaban operativas a comienzos de año. Desde el Consorcio estatal señalan que la capacidad máxima operativa del robotizado es de alrededor de 340 vehículos.

Tras la reforma, el aforo del parking se quedará en 184 plazas, 81 situadas en el sótano menos uno y las 103 restantes en el menos dos. El recorte se debe en gran medida a la nueva distribución interna del subterráneo, que incorporará pasillos de circulación y rampas de comunicación entre sótanos. A finales de enero, tras la celebración del Comité Ejecutivo en el que el delegado estatal, David Regades, planteó la reforma, se avanzó que el parking dispondrá de espacio suficiente para que los coches puedan maniobrar con comodidad. "Las plazas de aparcamiento se dispondrán en batería a 90º, a las que se accederán por pasillos centrales para propiciar un funcionamiento de la circulación sencillo y seguro", apuntaba entonces el órgano estatal en un comunicado.

En la misma nota el Consorcio destacaba los "elevados gastos de mantenimiento" ocasionados por el sistema robotizado. El complejo mecanismo tendría un sustancioso coste de mantenimiento de entorno a 16.000 euros mensuales, una abultada factura que adelgazará tras la reforma del parking. El organismo estatal incide también en la obsolescencia del sistema.

A pesar de que la remodelación restará plazas al robotizado de A Laxe, los planes de Zona Franca para el entorno de A Laxe pasan por una reforma ambiciosa que aumentaría el número de estacionamientos en la zona. El Consorcio quiere construir un nuevo subterráneo bajo los jardines de Elduayen, entre Montero Ríos y As Avenidas, que conecte a su vez con el robotizado de A Laxe y A Estrela. El objetivo del delegado, David Regades, es inyectar unas 500 nuevas plazas para vehículos, que sumadas a las de los otros dos recintos sumarían cerca de 1.200 estacionamientos. La inversión prevista para la nueva infraestructura rondaría los seis millones de euros y permitiría ganar una superficie de 22.000 metros cuadrados (m2) en dos plantas.

Compartir el artículo

stats