03 de agosto de 2018
03.08.2018

Concierto de Raphael en Vigo: Castrelos se derrite

Miles de fans disfrutan con los éxitos de su ídolo en una gran noche de "infinitos bailes"

03.08.2018 | 02:36

Con las entradas agotadas desde hacía días, Raphael se subió anoche al escenario del Auditorio del Parque de Castrelos y revivió la gloria con la que en 1973 se había estrenado en Vigo. En aquella ocasión diez jóvenes habían sido atendidas en estado de histerismo por la Cruz Roja y el césped, según las crónicas, había quedado totalmente apisonado. De lo que no hay duda es que en Castrelos seguía habiendo el mismo número de sillas de madera que cuando la televisión en blanco y negro. Todas apiñadas, todas llenas.

Y es que Raphael es uno de esos productos del arte musical que, pese al tiempo, no se oxida, sino que coge mayor intensidad. Tan solo había que presenciar el concierto de ayer para dar prueba de ello. Su voz, siempre segura y poderosa, se dirigía a una multitud de aplausos que marcaba la acústica de sus interpretaciones.

Aquel niño de pantalones cortos que se había recorrido las calles de Cuatro Caminos, en Madrid, y que había empezado a trabajar a la edad de los diez años como aprendiz de sastre recitó en Vigo algunas de sus canciones más emblemáticas y que devuelven a quienes las escuchan los recuerdos más entrañables. ¿Cómo si no explicar que el público abandonara el auditorio sintiéndose más joven?

Se alzaban los brazos, las palmas se entrechocaban y los cantos eran entonados con el desenfreno de quienes acarician la juventud, pero se han quedado en los límites de la adolescencia.

Más arriba, en el escenario, Raphael bailaba a su manera chulesca y expresiva. Con el movimiento de la mano derecha y el dedo índice levantado, el intérprete de Llorona parecía aspirar a aquella pose de escultura con que Colón señala en las plazas hispánicas el Nuevo Mundo.

El genial artista nacido en 1943 en Linares (Jaén) ofreció a sus cientos de incondicionales que se citaron en Castrelos un repaso por sus éxitos de siempre y por los temas de su último disco, "Infinitos bailes", en el que interpretó canciones de músicos como el vigués Iván Ferreiro, Dani Martín, Manuel Carrasco o Vanesa Martín.

Por encima de todo, el concierto de ayer fue un homenaje a la música cantada en su sentido más castizo, y una reivindicación contra las herejías que cometemos al meter en un mismo saco todo tipo de artistas. Porque como el vino, los hay gran reserva y de brik, y someter a Raphael a esta diatriba es "innecesariaemente innecesario".

El de Linares, con una trayectoria de más de sesenta años, es, como señaló el alcalde de Vigo, Abel Caballero, "una parte de nuestras vidas por la influencia de su música y de su bien hacer", resaltó en la presentación del concierto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

VIGO 4 COSTADOS


Espíritu navideño

Diversas entidades y colectivos organizan durante estas fiestas actividades de animación y solidarias

Finalizou o Concuro Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo traballaron para contar como ven eles as Illas Cíes

En estas fiestas, sobran los motivos para beber elaboraciones de vino gallego. En 2018, Galicia firmó la segunda mejor cosecha de su historiay nuestras bodegas despiden el año con un buen balance en todos los sectores