Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cumbre en San Caetano seis años después

Feijóo y Caballero afrontan hoy una cita crucial para reactivar el Área Metropolitana

Caballero demanda mayor peso para Vigo en los órganos de gobierno. Informará a Feijóo de que en agosto se entregará el suelo para que construya la Ciudad de la Justicia

Feijóo y Caballero en la primera y última visita oficial del presidente de la Xunta al Concello, en 2009. // R. Grobas

Feijóo y Caballero en la primera y última visita oficial del presidente de la Xunta al Concello, en 2009. // R. Grobas

Hoy es el día en que Alberto Núñez Feijóo y Abel Caballero están llamados a imprimir un nuevo rumbo en las relaciones institucionales entre la Xunta y la primera ciudad de Galicia. Después de seis años sin reunirse y con una larga trayectoria de enfrentamientos en cuestiones fundamentales como infraestructuras o sanidad, el alcalde y el presidente autonómico se han citado a la una de la tarde en San Caetano. El primer asunto que el regidor vigués pondrá sobre la mesa en la cumbre es la propuesta de reactivar el Área Metropolitana introduciendo cambios que mejoren la representatividad de Vigo en los órganos de gobierno. Esta es la premisa indispensable para que la ciudad se integre en la nueva figura administrativa que entró en vigor legalmente en mayo de 2012, pero carece de aplicación alguna.

Caballero demandará además al Gobierno gallego que se implique en la promoción de Peinador y exigirá una rectificación a la Consellería de Sanidade para que dote al Hospital Álvaro Cunqueiro de laboratorio central en lugar de ubicarlo a 11 kilómetros de distancia. Una de cal y otra de arena. El alcalde informará personalmente a Feijóo de que en agosto se pondrán a disposición de Presidencia los terrenos para construir la Ciudad de la Justicia. El futuro de la estación intermodal o cambios en la asignación de fondos para desempleo son otras de las peticiones que planteará la delegación viguesa.

| Un Área fallida. El proyecto llamado a favorecer la integración de los 14 municipios de la comarca viguesa y a modernizar la actual estructura administrativa en tres niveles cayó en saco roto al ser aprobada en solitario en abril de 2012 con los 38 votos del PP y las 37 papeletas en contra de PSOE y BNG. Esta profunda división fue insalvable en los tres meses que siguieron hasta la constitución del nuevo organismo en una insólita sesión a la que el PSOE no se presentó, en la que el PP renunció a presentar candidato propio consciente de lo inútil de arrancar el Área Metropolitana sin su capital y motor demográfico y económico y en la que el BNG exigió que se derogase la ley que viera la luz apenas cuatro meses antes en Santiago.

Haz click para ampliar el gráfico

El fracaso notorio del proyecto explica que en tres años ninguno de los protagonistas haya intentando resucitar el proyecto de forma convincente. Y el desacuerdo para la puesta en marcha del transporte metropolitano tampoco invitaba al optimismo. No fue hasta la contundente mayoría absoluta de Abel Caballero el pasado 24 de mayo cuando Feijóo lo llamó para felicitarlo y desde Vigo se pidió la celebración de una cumbre en la que el Área Metropolitana ocupara de nuevo un lugar central.

El escenario ha cambiado sustancialmente desde entonces. El PP ocupaba en 2012 once de las catorce alcaldías y 32 de los 52 asientos de la asamblea metropolitana. Pero en las últimas elecciones municipales el partido perdió cuatro alcaldías importantes -Cangas, Moaña, Porriño y Nigrán-, y el éxito del PSOE vigués fue tan rotundo que sus 73.074 votos en Vigo superan los obtenidos por los populares en los 14 concellos.

| Gobernanza. El principal debate reside en la representatividad de los municipios en los órganos de gobierno del Área y las atribuciones de la presidencia. En su entrevista a FARO, Feijóo reiteró este fin de semana que Caballero puede ser presidente del organismo "mañana". Pero lo que se demanda desde la ciudad es que en la Junta de Gobierno del Área Metropolitana, que es el equivalente a los gobiernos municipales o autonómicos, con potestad para fijar las prioridades de inversión y aprobar el presupuesto, entre otras decisiones fundamentales, Vigo tenga un peso proporcional al 62% de la población que representa en lugar de un voto entre catorce alcaldes como está previsto en la ley. Garantizar la presidencia para quien ocupe la Alcaldía de Vigo en cada momento es otra de las demandas de Caballero, pero dado que en la ley gallega la figura del presidente tiene atribuciones limitadas, se considera más importante asegurar un peso acorde a su tamaño y aportación económica en el órgano que actuará como verdadero gestor del Área Metropolitana. Desbloquear este punto es crucial para avanzar hacia otras cuestiones importantes, pero menos enconadas desde el punto de vista político.

| Financiación. La única vía de ingresos que tiene garantizado el ente son las aportaciones que realizarían los 14 concellos en función de su demografía. La segunda y principal fuente de financiación debe ser, también desde los ayuntamientos, el traspaso de fondos para financiar los servicios básicos que pasaría a gestionar de forma conjunta el nuevo gobierno metropolitano -transportes, residuos, turismo, cultura, agua, empleo o extinción de incendios-. La ley se llevó al Parlamento con un estudio económico de 2010 que se realizó sin los datos de Vigo y que no tiene en cuenta competencias que finalmente sí contempla la ley como la gestión urbanística, el transporte metropolitano, la extinción de incendios o Protección Civil. PSOE y BNG centraron en su día las críticas sobre estas lagunas y en sus alegaciones pedían además que se garantizase por ley que Diputación y Xunta traspasan también competencias y recursos para evitar duplicidades en temas como la promoción turística y cultural, la acción social o la promoción económica y el medio ambiente. La ley prevé la creación de comisiones a tres bandas para que gobierno gallego y provincial decidan de forma voluntaria si quieren y cuándo traspasar servicios, pero la fórmula es rechazada por socialistas y nacionalistas, que exigen garantías.

La sede judicial, pendiente del suelo y partida de la Xunta

El pago del suelo a expropiar para construir la sede judicial ha bloqueado el proyecto durante más de seis años. El alcalde accedió finalmente a asumir el coste de los terrenos mientras que la Xunta deberá edificar la infraestructura, proyectada por los arquitectos Jesús Irisarri y Guadalupe Piñera. El Concello vendió pisos municipales en Rosalía y dispone de los fondos para obtener las parcelas. De hecho ya está en el trámite expropiatorio, que prevé concluir muy pronto. Caballero reclama a la Xunta que incluya partida en los presupuestos autonómicos, en los que no figuran fondos para la Ciudad de la Justicia, aunque sí el compromiso para aportarlos si se entrega el suelo antes de final de año.

La terminal de bus, la "pata" que falta para la intermodal

La Xunta sigue sin construir la terminal de buses que completaría la estación ferroviaria de Urzáiz ya en funcionamiento -construida por el Ministerio de Fomento- y permitiría que la ciudad contase con un complejo intermodal de transportes. La Consellería de Infraestructuras concluyó recientemente el estudio de alternativas y asegura que la parcela reservada es insuficiente para la operatividad de las dársenas, considerando necesario que el Concello expropie el ámbito lindante. El gobierno local, por contra, mantiene que sí es posible construir la terminal en el espacio habilitado y que la movilidad está garantizada con reformar la entrada por la Plaza de la Estación.

El laboratorio, asunto clave sobre el recinto sanitario

Caballero es muy crítico con el nuevo hospital, que considera "privado". Sus demandas ante Feijóo se centrarán en que la Xunta lo dote de laboratorio central, un equipamiento que considera irrenunciable y que demandan los propios profesionales del laboratorio del Meixoeiro. El alcalde ha llegado a manifestar que esta "deficiencia" costará vidas. Otro asunto a tratar será el hecho de que el parking del complejo sanitario sea de pago, cuando está emplazado en una zona con amplia superficie para estacionar. También expondrá el alcalde al presidente autonómico que el número de camas con las que nace el recinto (845) es muy inferior al previsto en el proyecto (1.465).

Cuatro años sin avances en los túneles de Beiramar y Teis

La Xunta comprometió en 2011 que el túnel de Beiramar estaría acabado en 2015, pero quedó en el cajón y acabaron por desaparecer las partidas de los presupuestos autonómicos. El paso subterráneo prolongaría el actual hasta el entorno de la calle Coruña, lo que además de sacar tráfico de superficie permitiría humanizar toda la avenida en ese tramo, convirtiéndola en semipeatonal. La obra tendría un coste en torno a los 85 millones de euros. Tampoco ha avanzado el proyecto del túnel de Teis a través de la calle Julián Estévez hasta el entorno de la antigua ETEA. La actuación, que mejoraría el tráfico en el barrio, depende de la colaboración entre el Concello y la Xunta.

Ayuda para impulsar el resurgir de Peinador

O a todos o a ninguno. Caballero pedirá al presidente de la Xunta "el mismo trato" para los tres aeropuertos gallegos al sostener que en los últimos años el gobierno gallego ha dado ayudas encubiertas a rutas en Lavacolla y Alvedro. En todo caso el alcalde aspira a que la Administración autonómica contribuya económicamente al resurgir de Peinador con acciones de apoyo en materia de promoción aérea. El Concello vigués destina 2,9 millones de sus arcas a acuerdos para los enlaces a Sevilla, Málaga, Londres y Gran Canaria (que opera la compañía Air Nostrum), y otros 726.000 euros a la promoción de las conexiones de Volotea con Valencia, Mallorca e Ibiza.

Competencia sobre el río para un mayor cuidado

La transferencia de las competencias sobre el Lagares al Concello es otra de las cuestiones que quiere plantear Caballero. Alega que el traspaso permitiría mejorar el cuidado del río, y esgrime como argumento de fondo que todo el cauce discurre dentro del término municipal (el río nace en Cabral y muere en Samil). Un informe de la FEMP recoge que, en la mayoría de las autonomías, el control sobre los lechos es compartido entre los gobiernos de las comunidades y los ayuntamientos, que tendrían capacidad de decisión sobre las actuaciones en los ríos. Para la transferencia total sería necesario que el Parlamento aprobase una ley específica, pero según el alcalde no modificar el estatuto de autonomía.

Respaldo en becas de comedor y mejoras en colegios

El Concello de Vigo destina 1,8 millones de euros al año al pago de 5.000 becas de comedor y actualmente no hay listas de espera. Toda la demanda está cubierta. Caballero ha denunciado en los últimos años los "recortes" de la Xunta en esta materia. Por otra parte, en la carta remitida a Feijóo para solicitarle formalmente la reunión propuso abordar inversiones autonómicas en diferentes infraestructuras educativas de la ciudad. El Concello está a la espera también de la autorización para poner en marcha las nuevas guarderías municipales de Navia y Mestres Goldar. Las obras están acabadas y la previsión es que las dos escuelas entren en funcionamiento en septiembre.

Apoyo de la Xunta para combatir los efectos de la crisis

La reforma local podría suponer que los ayuntamientos pierdan las competencias sobre los servicios sociales. Esta será una de las cuestiones que quiere tratar Caballero en la cita de hoy ante el riesgo de que personas en situación de dificultad queden sin cobertura. El Concello paga el funcionamiento del albergue municipal y tiene en marcha cuantiosos planes en este área, desde el cheque social para familias sin recursos con dos millones, hasta el de ayuda en el hogar con 2,9, pasando por el medio millón destinado a emergencia. Además sufraga el servicio de teleasistencia que dejó de pagar la Diputación Provincial, y el Centro de Drogodependencias (Cedro). El regidor pedirá más apoyo de la Xunta.

Un reparto de fondos para empleo por población

El gobierno local ha reclamado en varias ocasiones más fondos de la Xunta para planes de empleo. El criterio que defiende es demográfico, de manera que se tenga en cuenta a la hora de asignar partidas el peso poblacional de Vigo. El Concello destina cada año más de cinco millones de euros a diferentes iniciativas de creación de puestos de trabajo con los que, según sus datos, genera casi un millar de empleos. Además de los programas Vigo Emprega -dotado con dos millones y que da prioridad a los colectivos con especial dificultad para incorporarse al mercado laboral- mantiene la convocatoria para que asociaciones sin ánimo de lucro puedan contratar personal.

Mayor compromiso con el MARCO y entidades culturales

La aportación de la Xunta al Museo de Arte Contemporáneo (MARCO) llegó a alcanzar los 300.000 euros hace cinco años, y actualmente es de 100.000. Caballero ha reclamado reiteradamente al Gobierno gallego un aumento, ya que el Concello corre con el grueso del presupuesto (605.000 euros) mientras que el Ministerio de Cultura contribuye con 48.000 y se retiraron del patronato en su momento la Diputación y Caixanova. También demandará el alcalde más apoyo a colectivos culturales de la ciudad. Una de las peticiones en las que más ha hecho hincapié se refiere a que la Xunta dé a la Sinfónica Vigo 430 las mismas ayudas que las que recibe la Real Filharmonía y la Sinfónica de Galicia.

Compartir el artículo

stats