La inversión de la Xunta sube un 55% en año preelectoral, el mayor aumento de la década

El desembolso entre enero y septiembre roza los 1.000 millones de euros, la cifra más alta desde que hay registros | La inyección de fondos europeos facilita este esfuerzo inversor

Obras de construcción del nuevo centro de salud de Moaña.

Obras de construcción del nuevo centro de salud de Moaña. / Marta G. Brea

Paula Pérez

Paula Pérez

Las inversiones de la Xunta entre enero y septiembre rozan ya los 1.000 millones de euros, una cifra histórica pues es la más elevada desde que el Ministerio de Hacienda recopila los datos de ejecución presupuestaria de las comunidades autónomas. Solo comparado con el pasado año el incremento ha sido del 55 por ciento, lo que supone también la mayor subida desde el año 2010 que hay registros. Este potente desembolso económico coincide en vísperas de celebrarse unas elecciones autonómicas –previstas para el primer semestre de 2024– y tras la fuerte inyección de fondos europeos desplegados para paliar la crisis derivada del COVID.

A diferencia de la recesión económica de 2009 cuando la UE apostó por la austeridad, tras la pandemia de 2020, que paralizó la economía, se cambió la receta y se habilitaron los llamados Fondos Next Generation: un total de 750.000 millones de euros para el conjunto de los Estados miembros.

Aunque España recibió la primera remesa de ayudas a mediados de 2021, en Galicia el mayor impulso a las inversiones ha llegado este año. Los mayores ingresos de la Xunta, tanto por la llegada de fondos europeos como por el aumento de la recaudación fiscal, lo hacen posible.

Según los datos de ejecución presupuestaria del Ministerio de Hacienda, a fecha de septiembre los pagos corrientes ascienden a 993 millones de euros. Aquí se engloban tanto las inversiones reales (607 millones) –que incluyen las nuevas actuaciones impulsadas por las consellerías, sobre todo en infraestructuras– como también las transferencias de capital (386,1 millones) –que son los recursos que la Xunta transfiere a otros organismos y administraciones para la realización de obras concretas y puntuales como, por ejemplo, las ayudas a los ayuntamientos para rehabilitación–.

El pasado año, por estas mismas fechas, el desembolso era mucho menor: 641 millones de euros. En 2022, de hecho, las inversiones solo crecieron un 6 por ciento respecto al ejercicio anterior. Y en 2021 incluso bajaron un 12,7 por ciento en el periodo analizado situándose en los 605,9 millones de euros. Es, por tanto, no solo el mayor incremento desde que hay registros sino además la cifra más alta destinada por la Xunta a inversiones, a solo unos meses de que se celebren comicios autonómicos.

Medidas sociales

Además de su esfuerzo inversor, el Gobierno gallego ha desplegado en los últimos meses una importante batería de medidas destinadas a los mayores como los bonos de dependencia, los viajes subvencionados o la gratuidad de los buses interurbanos. Esto ha suscitado críticas entre los partidos de la oposición que han acusado a la Xunta de “electoralismo”.

No ha sido la Xunta, en todo caso, el único gobierno autonómico que ha incrementado de manera espectacular sus inversiones en 2023. Galicia es, eso sí, la quinta comunidad con mayor aumento, pero la superan Canarias (101 por ciento más), Madrid (90,7 por ciento), Andalucía (74,7 por ciento) y Asturias (65,8 por ciento).

Las inversiones son, además, el capítulo de gastos de la Xunta que más sube. Entre enero y septiembre la Administración autonómica desembolsó, en general, un 9 por ciento más de dinero que el mismo periodo del año anterior. El mayor aumento fueron las inversiones (54,7 por ciento), seguido del gasto financiero que creció un 38,6 por ciento debido al incremento de los tipos de interés. Más moderado fue el aumento en nóminas (7,15 por ciento) o el de gastos corrientes (8,12 por ciento).

[object Object]

A pesar de que la Xunta ha invertido ya casi 1.000 millones en lo que va de año, la mayor cifra desde que hay registros, esta cuantía equivale solo a un tercio de lo que tiene presupuestado para 2023. Es decir, todavía no ha gastado dos tercios de los 3.383 millones de créditos de los que dispone para obras e infraestructuras.

Aunque este porcentaje de ejecución puede parecer bajo, en comparación con el resto de las comunidades Galicia se sitúa entre las más cumplidoras. Solo tres comunidades superan el nivel de ejecución presupuestaria de la Xunta: son el País Vasco que ya abonó el 37,8 por ciento del presupuesto comprometido, Navarra (el 31,2 por ciento) y Madrid (30,5 por ciento).

Galicia y estas tres autonomías han ejecutado ya el doble del presupuesto en obras que otros gobiernos regionales como la Comunidad Valenciana o Asturias, donde solo se ha gastado hasta septiembre el 15 por ciento de los créditos disponibles.

En Galicia, según los datos de ejecución presupuestaria del Ministerio de Hacienda, el presupuesto total destinado a obras se ha elevado a lo largo del año en 624,3 millones de euros mediante modificaciones de crédito pasando así de los 2.759 millones a los 3.383 millones finales. La Xunta ya tiene comprometidos gastos por 2.230 millones y ha pagado 993 millones.