La oferta de pisos en alquiler cae un 18 por ciento en Galicia tras la Ley de Vivienda

Los inmuebles disponibles bajan a mínimos históricos: solo 2.600 en diciembre

Mientras, hay 21.000 en el mercado turístico y se incrementa el arrendamiento de habitaciones

Escaparate de una inmobiliaria en Vigo.

Escaparate de una inmobiliaria en Vigo. / Marta G. Brea

Paula Pérez

Paula Pérez

La oferta de pisos en alquiler cae a mínimos históricos en Galicia. Con datos actualizados del mes de diciembre solo quedan disponibles 2.600 viviendas en el mercado del arrendamiento tradicional. Esto supone una drástica reducción, de más del 18 por ciento, respecto a los 3.200 ó 3.500 inmuebles con los que habitualmente contaba la comunidad. La entrada en vigor este año de la Ley de Vivienda ha contribuido a este descenso, según la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), que afirma que debido a la “inseguridad jurídica” que genera esta normativa, muchos propietarios han decidido sacar sus viviendas del mercado del alquiler tradicional y dedicarlas a pisos turísticos, venderlas o simplemente dejarlas vacías.

En ciudades como Vigo o A Coruña la oferta de alquileres tradicionales ronda en cada una de ellas los 400 pisos, cuando antes se situaba en las 800 ó 1.000 viviendas, según la patronal de las inmobiliarias.

“No toda la culpa la tiene la Ley de Vivienda, pero sí una responsabilidad importante”, apunta el presidente de Fegein, Benito Iglesias. Esta norma no entró en vigor hasta mayo de este año pero, según explica el responsable de las inmobiliarias, su impacto ya se dejó notar incluso antes de su aprobación, pues a medida que se fue conociendo el borrador muchos propietarios decidieron abandonar el mercado del alquiler.

Causas

Según las inmobiliarias, son varios los aspectos de la ley que están contribuyendo a esta reducción de la oferta. Por un lado, “la inseguridad jurídica” en la que deja a los propietarios, pero también “la intervención del mercado poniendo tope al incremento de los alquileres”. Y, por último, Fegein apunta a la mayor protección que se da a los inquilinos ante posibles casos de desahucio. “Si al propietario el mensaje que se le da es que si se topa con una familia vulnerable y deja de pagar el arrendamiento no podrá recuperar su dinero pero tampoco su vivienda, muchos se lo van a pensar antes de alquilarla”, explica Benito Iglesias.

Según denuncia, nunca en Galicia hubo tan pocas viviendas para alquilar. Y, mientras, se están disparando los pisos vacacionales. Frente a los 2.600 inmuebles que se ofrecen para arrendamiento tradicional, hay 21.000 destinados al turismo.

Hace año y medio, las viviendas destinadas al alquiler turístico en ciudades como Vigo, A Coruña o Santiago rondaban as 300. Ahora, por primera vez, superan ya el millar de inmuebles.

Alquiler de habitaciones

También está aumentando el alquiler compartido de habitaciones ante las dificultades de encontrar arrendamientos completos a precios asequibles. En septiembre se contabilizaban 1.185 cuartos en arrendamiento frente a las 915 que había en febrero. En ciudades como Vigo una de estas habitaciones cuesta ya 400 euros, cuando a principios de año eran 360 euros.

A esto hay que sumar el incremento de inmuebles vacíos. Según datos de Fegein, en Galicia hay 345.000 viviendas a cierre de este 2022. “Con la Ley de Vivienda han roto el mercado, lo han desestabilizado. La nueva ministra tiene ahora la oportunidad de corregirla y modificarla”, opina Iglesias.