Galicia identifica ya una cuarta parte de sus concellos como difíciles para atraer médicos

El Sergas incluye centros de salud de ochenta municipios con nula o baja concurrencia de doctores

Son el 37% de los ayuntamientos de Ourense y el 25% de los de Lugo

Centro de salud de Covelo, un concello de difícil cobertura en atención primaria de Pontevedra.

Centro de salud de Covelo, un concello de difícil cobertura en atención primaria de Pontevedra. / G.P.

Elena Ocampo

Elena Ocampo

Una cuarta parte de los concellos gallegos registran dificultades para cubrir la totalidad de las plazas de sus centros sanitarios con médicos. En total, hasta 80 municipios de Galicia estarían en esta situación, lo que representa un 25% del total de los que pueblan nuestro territorio. El Sergas, dentro de su estrategia para alcanzar la cobertura médica y, a veces también, de personal de enfermería que atienda en centros de salud y hospitales salpicados por toda la geografía gallega, decidió incrementar el número de concellos tipificados como “de difícil cobertura” sanitaria. Se consideran así por haber registrado baja o nula concurrencia en sucesivos concursos de traslados u oposición. Y, de forma paralela, en ellos se aumentan los incentivos para los doctores allí desplazados y para dotar de un atractivo extra al destino.

Pues bien, hasta el 37% de los concellos de Ourense y el 25% de los de Lugo ya integrarían plazas de difícil cobertura: hasta 34 municipios ourensanos y 17 lugueses tienen dificultades en sus centros de salud, según se refleja en el Diario Oficial de Galicia (DOG) de este mismo año –en el que se convocó el proceso selectivo de personal estatutario fijo para Atención Primaria–. Por contra, solo habría 9 municipios así afectados en el área sanitaria de Vigo, uno en el de Pontevedra y 8 en el de A Coruña y Cee, así como 4 en el área sanitaria de Ferrol y 7 en el área sanitaria de Santiago de Compostela y Barbanza, que tienen esa catalogación actualizada este año.

“Se aumentó el número de municipios que fueron tipificados como de difícil cobertura, sobre todo en las provincias de Lugo y Ourense, que son mayoritariamente en las que tenemos dificultades. Ahora mismo un tercio de los concellos de Ourense, por ejemplo, lo son y eso también incluye a los hospitales comarcales de Verín y Valdeorras, en donde se marcan unas 40 plazas con dificultades de cobertura”, explicó el gerente del área sanitaria de Ourense, Verín y O Barco de Valdeorras, Félix Rubial, tras participar en el II Congreso de Igualdad y Recursos Humanos de servicios públicos de salud que finaliza hoy en Santiago.

“Desierto médico”

En su ponencia, titulada “Desierto médico” (un término europeo acuñado por la OMS), el gestor sanitario explicó que la situación deficitaria de profesionales en lugares aislados es “un problema global”. No es solo Galicia u otras comunidades de España o Portugal. Incluso lo sufren países con sistemas sanitarios distintos como EE UU o Australia, defiende.

La problemática es tan severa que afectaría, según el estudio del gerente sanitario, hasta a 6 millones de canadienses que carecen de un doctor en Atención Primaria. Además, el experto contextualizó como “sorprendente” en la época en la que España tiene más médicos –solo después de Alemania– que se registre esta situación de “dificultad”.

Un centro anunciaba este verano la falta de médicos en un centro de salud de Pontevedra.

Un centro anunciaba este verano la falta de médicos en un centro de salud de Pontevedra. / Rafa Vázquez / rafa

Una de las medidas que el profesional sanitario puso en valor es, precisamente, la “importación” de médicos en el Estado. Asegura que los datos del último año disponible en el Ministerio de Sanidad (2020) apuntan a que la entrada de galenos extranjeros ascendió en España a 3.559, mientras que los que salieron fueron 204. Pero gran parte del discurso de Rubial se centró en las soluciones que se están implantando por las administraciones sanitarias y, marcadamente, por la gallega.

Concurso de méritos

La administración sanitaria tomó cartas en el asunto ya en 2022, con el diseño de concursos de méritos y procesos de consolidación de plazas. “La administración gallega impulsó una decisión valiente, con la estabilización a través de una ley que marca que los médicos en plazas de difícil cobertura, ya sea en Atención Primaria u hospitalaria, pueden obtener una plaza por concurso de méritos, sin oposición”, añadieron desde el Sergas. Precisamente, señalan a esta medida como diferencial con respecto a otras comunidades.

El último concurso de méritos, sin oposición, desarrollado este año incluyó un total de 423 plazas consideradas de difícil cobertura y que está en la fase final de resolución en este momento. En concreto, esa segunda oferta –que simulaba el proceso finalizado por el que se cubrieron 106 vacantes de médicos especialistas de Atención Primaria a principios de año– incluía otros 132 puestos fijos para este nivel asistencial, otros 116 en los siete hospitales comarcales gallegos y 175 dentro del plan de salud mental. De ellos, 72 eran para facultativos –de atención primaria y se presentaron más de 253 aspirantes– otros 60 de pediatras y se presentaron hasta 105 personas para optar a Pediatría.

Medidas: desde triplicar la baremación de la antigüedad a la jubilación flexible o más MIR

Las medidas que se están aplicando en Galicia para frenar la sangría de facultativos en pequeños centros de salud de destinos aislados son, por ejemplo, una “jubilación flexible”. Esa medida se propone al tiempo que, por otra banda, se promueve el aumento del número de médicos residentes (MIR).

Por citar un ejemplo cercano, los concellos de Arbo, Crecente, Covelo, Fornelos de Montes, A Guarda, Oia, Pazos de Borbén, O Rosal o Tui, todos en el área sanitaria de Vigo, fueron identificados como difíciles para cubrir en atención primaria y O Grove en Pontevedra.

En la ponencia Félix Rubial destacó que se multiplicó “por tres” la baremación del tiempo trabajado, con respecto a otros destinos médicos que no son de difícil cobertura. Es decir, la antigüedad de haber ejercido en centros de salud de municipios como Toques, o Ponteceso, Ortigueira, Navia de Suarna, computan el triple. Asimismo, destinos como Calvos de Randín, San Xoán de Río o Vilamartín de Valdeorras en Ourense. Así, desde el Sergas explican que las medidas para invertir esa tendencia y transformar las plazas poco apetecibles para los facultativos más jóvenes en un polo de atracción “no tienen que ver solo con la retribución”, sino con la estabilización.

En las últimas convocatorias de estabilización del Sergas se aceptó darles la condición de personal estatutario fijo, sin pasar por una oposición. Este hecho haría que las plazas puedan atraer incluso a facultativos de otros países, valoran. También incluyen mejoras retributivas y otras, vinculadas al menor número de horas de trabajo.