La llave mejor guardada del Sergas blinda las oposiciones

La Xunta contrata una plataforma online que elige aleatoriamente las preguntas: ni el tribunal conoce el examen final

La prueba se imprime en una sala con videovigilancia

Opositores en una prueba celebrada este año en el recinto ferial de Silleda.   | // BERNABÉ

Opositores en una prueba celebrada este año en el recinto ferial de Silleda. | // BERNABÉ / E. ocampo

Elena Ocampo

Elena Ocampo

Hace ya más de diez años, aunque habrá quien aún lo recuerde, tres hermanos se hicieron célebres por dos motivos: primero, porque obtuvieron prácticamente las mejores notas de unas oposiciones entre 5.000 aspirantes y, segundo, –pero no menos importante– porque el registro ya informatizado desveló que se habían matriculado en los exámenes en prácticamente el tiempo de descuento. Una última convocatoria que les habría regalado apenas unas semanas para engullir ingentes datos normativos y técnicos en sus (aparentemente) privilegiadas mentes. Todas las alarmas saltaron cuando salieron las listas de aprobados y tres personas con los mismos apellidos aparecieron entre los primeros puestos y con notas muy similares. Aquel caso de filtración de exámenes fue tan evidente en Galicia que, en su reguero de pruebas, señaló al empleado de una copistería... o alguien que, quizás, pasaba por allí aquel día y se fijó en esa fotocopia. No era nada menos que un examen que sesudos profesionales de un tribunal habían realizado para blindar que las personas que accediesen a una plaza pública del cuerpo autonómico, demostrasen su altísima preparación. Fuera como fuese, la administración tomó nota.

Aquella investigación sobre las pruebas de administrativo y de auxiliar administrativo de la Xunta –grupos C1 y C2– concluyó con la exclusión de cinco opositores, de los cuales tres eran los citados hermanos, que fallaron idénticas respuestas. Desde prácticamente 2009, Función Pública determinó dejar de encargar la impresión de los exámenes a una empresa externa, de forma que la Xunta asume esa función para evitar la salida de los ejercicios fuera del complejo administrativo. Y, desde siempre, pero más desde entonces, se extreman las cautelas.

Quizás por eso, el Sergas acaba de contratar una plataforma online para curarse en salud, nunca mejor dicho. Para quienes gusten de bucear en procedimientos administrativos, podrán ver que en las últimas licitaciones de la Consellería de Sanidade hay una Plataforma de elaboración de exámenes. Pues bien, pese al título, no se trata de una plataforma para la realización de exámenes online, sino que se trata de un sistema –que ya se lleva utilizando desde hace más de 10 años–, para dar soporte a los tribunales en la elaboración e impresión de los exámenes tipo test del Sergas.

“El objeto del presente contratación es disponer de una plataforma segura donde se pueda realizar, con plenas garantías de confidencialidad, integridad y disponibilidad, el proceso de elaboración de los exámenes de modalidad tipo test e impresión de las plantillas de respuestas, vinculados a los procesos selectivos que se realicen para la provisión de personal del sistema sanitario público de Galicia Debido a la sensibilidad de los procesos y a los requisitos extremos de confidencialidad, el contratista será responsable de garantizar el cumplimiento de todas las medidas de seguridad exigidas”, indican en las características de la contratación. Aunque el Sergas acepta para este servicio tanto una plataforma “en la nube” desde sus propias instalaciones o bien que la empresa interesada acometa bajo su completa responsabilidad la creación de dicho entorno en las instalaciones del Sergas “adaptándose a las plataformas existentes y sus limitaciones”, deja claro que lo que pretende es que “siempre” quede bajo la responsabilidad del contratista el cumplimiento de las medidas de seguridad exigidas.

Hasta el día del examen no se trasladan al lugar de las pruebas los test

¿Cómo se realizan, por tanto, esos exámenes de oposición? ¿Y cómo se custodian? Fuentes de la consellería de Sanidade lo explican: “Cada miembro del tribunal registra sus preguntas en una aplicación informática que cumple todos los requisitos de seguridad tanto en el acceso –pues está limitado a los miembros de los tribunales– como en el registro de preguntas”. Y luego, por todo lo anteriormente citado, el proceso de garantías se extiende a la generación e impresión del examen. “Cada miembro del tribunal solo puede visualizar las preguntas que elabora [esa misma persona, pero desconoce las que envían los demás] y queda trazabilidad en la plataforma de todos los accesos y modificaciones que se realicen”.

“Es la plataforma la que las escoge de una forma aleatoria, dando mayor seguridad a los procesos”

Además, “los miembros del tribunal deben registrar un mayor número de preguntas que las establecidas para la configuración del examen”. ¿Por qué? Más garantía de que no se conocerán las preguntas. “Es la plataforma la que las escoge de una forma aleatoria, dando mayor seguridad a los procesos”. relatan. “La impresión del examen también se realiza a través de esta plataforma informática en una sala de seguridad con control de acceso y cámaras de videovigilancia y control de accesos de la Dirección General de Recursos Humanos”. No será hasta el propio día del examen hasta cuando se trasladen al lugar de la realización de las prueba los exámenes, custodiados y bajo medidas de seguridad. Es decir, todo está bajo un estricto control. En resumen, se trata de una plataforma informática que garantiza la confidencialidad, seguridad y trazabilidad en todo el proceso de elaboración e impresión de los exámenes de los procesos selectivos del Servicio Gallego de Salud.