Galicia se queda con 39 plazas vacantes para formar a médicos de familia

Es la segunda comunidad con más puestos sin cubrir | Sanidade pide al Ministerio que elimine la nota de corte de los aspirantes

Centro de salud en Pereiro de Aguiar.

Centro de salud en Pereiro de Aguiar. / Fernando Casanova

Paula Pérez

Paula Pérez

Galicia lanzó este año la mayor oferta de su historia para formar a médicos de familia: 207 plazas. Sin embargo, treinta y nueve de estos puestos se han quedado vacantes tras cerrarse el proceso ordinario de asignación de plazas para acceder a la Formación Sanitaria Especializada organizado por el Ministerio de Sanidad. Quedaron así sin cubrir el 19 por ciento del total. La comunidad gallega ha sido, tras Castilla y León, la autonomía con más puestos que se han quedado vacíos.

El Ministerio de Sanidad abre ahora una convocatoria extraordinaria para tratar de cubrir estas plazas vacantes que, en el conjunto estatal, se han elevado a 202. Está dirigida a los aspirantes que no fueron adjudicatarios en el primer llamamiento por cualquier causa y a los extracomunitarios que no son titulares de una autorización para residir en España. Este proceso se inició ayer y se alargará hasta el 11 de mayo.

“Desde Galicia lamentamos enormemente que se vuelva a producir esta situación en un momento en el que existe un evidente déficit de profesionales en esta especialidad”, denunció la Consellería de Sanidade que culpa al sistema de elección de plazas del Ministerio de Sanidad y pide que se elimine la nota de corte en el examen MIR para que la totalidad de los aspirantes puedan elegir plaza hasta agotar la oferta. “El examen debe servir únicamente para establecer el orden de elección pero no para dejar fuera del acceso las plazas de formación sanitaria especializada”, advierte el Sergas.

El Ministerio de Sanidad ya bajó este año la nota de corte, pero Sanidade no lo ve suficiente. “Hay médicos que se presentaron al examen y que quedan descartados para poder elegir cuando hay plazas vacantes”, lamentan.

Más vacantes

No es la primera vez que quedan puestos sin cubrir para formar a médicos de familia. El pasado año en Galicia no se adjudicaron nueve plazas en la primera convocatoria. Este año la cifra se ha elevado a 39, pero también se ha incrementado la oferta de formación para MIR de Familia.

De hecho, Sanidade destaca que, aún a la espera de la convocatoria extraordinaria, las 168 plazas adjudicadas “representan ya el mayor número de puestos de formación MIR de Familia de la serie histórica”.

Galicia se convirtió en la primera semana de adjudicación de plazas en la comunidad que logró atraer más MIR de Familia entre los aspirantes con las mejores notas. Sin embargo, los puestos situados en el rural y en las zonas más aisladas son más difíciles de cubrir. De hecho, de las 39 vacantes, el grueso están en las provincias de Lugo (20 vacantes) y Ourense (14), además del área sanitaria de Ferrol donde quedaron 5 sin adjudicar. En el resto de Galicia se cubrieron todas las ofertadas.

En el conjunto estatal quedaron vacantes en un total de nueve comunidades. Castilla y León está a la cabeza con 55 puestos sin cubrir, seguida de Galicia con 39. Le sigue Cataluña con 36, Extremadura con 27, Navarra con 18, Aragón con 15, Asturias con 6, Cantabria con 2 y La Rioja con 2.

Sanidade advierte, en todo caso, que en porcentaje de cobertura sobre el total de plazas ofertadas hay tres comunidades con más vacantes: Navarra (45 por ciento sin cubrir), Castilla y León ( 29 por ciento) y Extremadura (28 por ciento).

Desde la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) creen que el ruido mediático y las movilizaciones de los profesionales para visibilizar sus carencias y la situación de la Medicina de Familia han ahuyentado a los MIR de esta especialidad y, por eso, han quedado 202 vacantes en España.

[object Object]

Un grupo de médicos especialistas y residentes entregaron en el Sergas 1.300 firmas para expresar su oposición al acuerdo alcanzado el pasado mes entre la Consellería de Sanidade y CESM para poner fin a la huelga en la sanidad gallega. Reclaman que a las cuestiones económicas se añadan también medidas de índole organizativo y para reducir la elevada carga asistencial.

Rechazan que no se hayan incluido en este acuerdo “mecanismos para la salud laboral”, para facilitar el trabajo de los facultativos y para mejorar la atención a pacientes.

Desde Sanidade muestran su “voluntad de diálogo” y destacan que los acuerdos alcanzados el pasado mes de abril representan el “avance retributivo más importante de los últimos 15 años”. Pero también incluyen mejoras relativas a la reducción de jornada y cambios organizativos.